Opinión
Noticias y opinión en la red

Mala publicidad

El Ministerio de Ciencia y Tecnología no cambia. Si hay un punto donde demuestra a las claras que no sabe mucho de Internet es cuando intenta promocionarlo. Porque emplea métodos que, pudiendo ser útiles en otros ámbitos, no son los adecuados en la Red. La publicidad impactante e instantánea, con banners por doquier, sitios estupendos y muy animados, e incluso anuncios en medios fuera de Internet, pueden ser adecuados para dar a conocer un sitio o una oferta. Una novedad, en suma. Pero si se quiere que dicha novedad permanezca, que los usuarios la visiten, que se convierta en referencia y que vuelvan en el futuro, hay que emplear otro arma: el marketing de red.
 
Este modo de promoción es el que muchos viejos lobos de Internet hemos empleado toda la vida, sin saber siquiera que tuviera un nombre. Su núcleo consiste en crear una comunidad de usuarios fieles, mediante sistemas de participación como bitácoras y foros y actualizando frecuentemente los contenidos, y en lograr ser encontrado en los buscadores (léase Google) cuando se busquen los asuntos de los que trata nuestro sitio web. Para ello hay que crear contenidos interesantes (en texto) que puedan ser enlazados por otras páginas web.
 
No voy a explayarme mucho sobre la última campaña conjunta del MYCT y AECE, que la noticia ya es suficientemente explícita. Querría centrarme en los resultados de la estrategia que siguieron con su anterior campaña. Si buscamos en Google "comercio electrónico", veremos que la página del ministerio dedicada a su promoción brilla por su ausencia en los primeros resultados. Y en los siguientes también. En cuanto a la fidelidad de los usuarios que lograron recopilar, podemos ver en Alexa como tuvieron un único pico de visitas, coincidiendo con la campaña, para regresar inmediatamente después a las tinieblas exteriores de la Red, formadas por aquellas páginas que nadie se molesta en enlazar ni visitar.
 
La página Estrenate.com cambió tras la campaña y se convirtió en un directorio de tiendas en la Red. Desgraciadamente, parece que sólo de aquellas que pertenecen a la asociación, lo que reduce enormemente su utilidad a los usuarios. Además, está creada con tecnología Flash, lo que impide tanto su indexación por los buscadores como ser enlazado de forma profunda, bases del marketing de red. Si me permiten una sugerencia, deberían hacer un directorio más amplio, permitiendo a los usuarios comentar cada tienda, crear foros donde la gente pueda expresar sus alegrías y desventuras comprando en la Red y publicar artículos donde se describan los mecanismos de seguridad, los riesgos y las garantías y las ventajas e inconvenientes del comercio electrónico. Es arriesgado, pues no sólo se recibirán opiniones favorables, pero es la única manera de crear una plataforma creíble y popular desde la que promocionar los negocios españoles en Internet.
 
 
Daniel Rodríguez Herrera es editor de Programación en castellano.