Opinión
Noticias y opinión en la red
Fuero y Libertad

El dique de Navarra

La rebelión cívica sigue adelante, con fuerza y con más motivos que nunca. La manifestación convocada este sábado en Pamplona a las cinco de la tarde por el Gobierno foral es un nuevo grito de libertad, un nuevo gesto de denuncia democracia de la evidente ofensiva de Zapatero y de su Gobierno contra Navarra. Un asalto que pretende convertir Navarra en mera moneda de cambio para impulsar el proceso de rendición ante los terroristas de ETA.

La intención de ceder la Comunidad Foral a las pretensiones nacionalistas resulta difícil de dudar dada la estrategia y trayectoria de este Gobierno y habida cuenta de que es una de las exigencias de ETA y de que Zapatero ha cedido a las cesiones constantes a la banda. Otra cosa es que semejante actitud no corresponda a la que debería tener un Gobierno normal en una democracia homologada, lo que quizá explique los nervios que se perciben en el Ejecutivo y que provoca reacciones de lo más variado.

Por ejemplo, la vicepresidenta De la Vega ha dicho tras el Consejo de Ministros que la manifestación de este sábado en Pamplona es el resultado de unos fantasmas que alienta Mariano Rajoy. Quizá semejante afirmación podría haber tenido alguna credibilidad en otro momento, pero después del alto el fuego pactado con ETA, de la reacción del Gobierno al atentado de Barajas, de la excarcelación del etarra De Juana Chaos, del desprecio a las víctimas y de la soberbia con que han reaccionado ante las multitudinarias manifestaciones en la calle, la credibilidad de los socialistas está por los suelos. Por ello, y por mucho más, hay razones para pensar que Navarra está en el paquete de las concesiones a la banda terrorista.

De nada sirven ya los requiebros dialécticos de Zapatero, ni sus piruetas verbales. A estas alturas de legislatura lo conocemos demasiado bien y sabemos que siempre dice una cosa y hace la contraria. Su crédito está agotado. Para salvarse necesitaría cambiar y dar pruebas fehacientes de ello, algo que a estas alturas se antoja imposible. Zapatero va a por Navarra y es obligación de los españoles de bien ayudar a que la Comunidad Foral se convierta en un dique que nos proteja a todos de la marea secesionista que se nos viene encima. Seguro que así será.