Opinión
Noticias y opinión en la red
El País

El Chafardero me promociona

Un amigo me envía un recorte de El Chafardero Indomable, alias El País, con un artículo de José María Izquierdo, quien, leo en internet, es un brillante directivo propagandístico de PRISA. Por lo visto, ha estado escribiendo antes sobre Jiménez Losantos, Ussía, César Vidal y Carlos Dávila, y ahora me obsequia con el correspondiente escrito, titulado El historiador de la casquería, que me permito recomendar.

Un observador superficial podría creer, por el título y otras expresiones, que el señor Izquierdo me es hostil; una lectura más atenta demuestra enseguida lo contrario. El periodista me cita de manera insuficiente pero con básica corrección, es decir, no desvirtuando o colocando fuera de contexto (bueno, solo un poquito) mis palabras.

Adorna las citas con una especie de grititos escandalizados tipo "¡Qué barbaridades suelta este historiador de casquería!"; "¿Cómo se atreve a decir tal cosa?"; "¡Cuánta víscera, sangre maloliente, sapos viscosos...!", en fin, cosas de esas. Ello puede impresionar a mentes obtusas, pero, fíjense, el señor Izquierdo en ningún momento se plantea rebatir mis expresiones ni afirma siquiera su falsedad. De hecho, cualquier persona sin anteojeras solo puede ver que las frases que él recoge de mi blog expresan la más contundente realidad: el Gobierno colabora con el terrorismo, con las dictaduras y cleptocracias del Tercer Mundo, conculca la Constitución, comparte la mayor parte de la ideología con la ETA; el Frente Popular era ilegítimo y antidemocrático, la ley de memoria histórica es totalitaria y pretende equiparar a las víctimas inocentes de la represión con los asesinos chekistas abandonados por sus amos; la paz y la democracia actual –lo que queda de ella– vienen del franquismo; la homosexualidad no vale lo mismo que la sexualidad normal entre hombre y mujer, etc. La inepcia intelectual, la demagogia vacua de nuestra descerebrada progresía nunca ha podido refutar o desmentir uno solo de estos asertos, y nuestro buen Izquierdo lo sabe perfectamente; así, las citas se imponen por su evidencia, y eso es lo importante del artículo.

Por ello sospecho que el articulista está cambiando de bandera: su truco es muy fácil y conocido. Es el que, en épocas o lugares de censura, se ha utilizado siempre para "colar" verdades molestas: se las expone tal cual, pero rodeándolas de expresiones indignadas: "¿Será posible? ¡Fijaos en lo que dice... Es intolerable!", etc. A menos que los asiduos de El Chafardero estén ya por completo estragados, muchos se fijarán, efectivamente, en "lo que dice", querrán leer más y posiblemente no lo encontrarán tan "intolerable".

En fin, muchas gracias, señor Izquierdo, y cuídese de de sus jefes, que quizá quieran hacerle alguna observación. 

Acceda a los 17 comentarios guardadosClick aquí