Menú

Disputa sobre el topless

Fray Josepho condena semejante práctica. El licencioso Sans-Foy, a fe que no.

0

Ha vuelto a pasar. Otra vez fray Josepho ha experimentado uno de esos extraños trances en que se siente poseído por un monje del siglo XIII y, como en anteriores ocasiones, ha vuelto a escribir en castellano medieval. En esta ocasión han sido unas cuadernas vías contra la costumbre del topless en las playas.

Por su parte, mientras disfruta de su veraneo en una playa de moda (cuyas señas omitimos por razones de seguridad), Monsieur de Sans-Foy, poeta licencioso y mundano, ha salido en defensa de esa disoluta costumbre en decadentes sextinas modernistas. Lean, lean:

CONTRA LAS FEMBRAS QUE ENSEÑAN LAS TETAS E LOS OMNES QUE LAS MIRAN
Por Fray Josepho

Yo, fray Josepho, asceta, non fuyo nin m’escondo,
et condemno el escándalo, et el viçio fediondo
dellas tetas al aire, con su aspeto redondo,
que a Monsieur de Sansfuá me lo ponen verriondo.

Tal pasa en el estío, dende el mesmo solstiçio.
Ennas que diçen guiris la cosa tuvo iniçio,
maguer ya las autóctonas hanse entregado al viçio...
¡E oblíganme a apretar más fuerte mi ciliçio!

Ca túmbanse ennas plagias las dueñas e donçellas,
e pora untarse ungüentos que güelen a scentellas,
egual que Dios las truxo, se van sacando aquellas,
a vista de los omnes, sus mórbidas mamellas.

Que conna usanza indina que por las plagias ves,
et otrosí en albercas de villas e chalés,
sin sus suxetadores, sostenes e corsés,
totas las fembras fazen lo que diçen topless.

Usanzas son tan viles e tanto demoniacas
que siguen egualmientre burgiesas e bellacas,
e viexas e mançebas, e membrudas e flacas,
e gordas connas tetas cual ubres de las vacas.

Sabet que non importa si es un uso moderno;
sabet que non incumbe que lo dexe el Gobierno;
sabet, livianas fembras, que iredes al infierno,
e que arderedes todas, sabet, en fuego eterno.

E sepan esos omnes, commo Monsieur Sansfuá,
que pora fisgar tetas siempre a las plagias va,
que con oxos cual platos catándolas está,
que otrosí en el averno, commo ellas, arderá.

¡LIBERTAD PARA LAS PRESAS!
Por Monsieur de Sans-Foy

Se hacen largos los meses de invernal cautiverio,
del sostén que os oprime con su doble hemisferio
y os mantiene encerradas, bajo férreo control.
¿Cómo no rebelarse, cuando llega el verano,
y ceder al impulso disoluto y liviano
de exponer las domingas a los rayos del Sol?

Juveniles bombones que apuntáis hacia el cielo,
matriarcales botijos, de lactantes consuelo,
vejestorios colgajos de un pasado mejor...
Fray Josepho pretende que a la vista se esconda,
por cochina y marrana, vuestra forma redonda,
pues, tenerla a la vista, le produce terror.

Ofendida, rechaza, su virtud pudibunda,
las ubérrimas ubres de la Hispania fecunda
que se exhiben gozosas a la orilla del mar.
Como réplica, puede, mi poética pluma,
sugerirle que pida, si la cosa le abruma,
un porrón de bromuro en la barra del bar.

Es mezquino ofenderse por tan dulces asomos,
cuando todos sabemos que mamíferos somos,
separados del mono por un mísero gen...

Es más propio de moros que de buenos cristianos
impedir a las hembras disfrutar los veranos
y dejar a las tetas derrotar al sostén.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios