Menú
Katy Mikhailova

Pechotes al aire

Las activistas de Femen y su desnudo en el Congreso siguen acaparando la atención.

Katy Mikhailova
0
Las activistas de Femen y su desnudo en el Congreso siguen acaparando la atención.
Las activistas de Femen | Archivo

Pechos por doquier, y al aire libre. Es lo que veo últimamente. Libertad piden; libertad para matar, y ya de paso también ejercen el libertinaje. ¿Qué pasa que se ha puesto tan de moda protestar con un par de 'melones' al descubierto?

Hace un par de semanas en la Fashion Week parisina hubo otro par de activistas, víctimas de su estupidez –¡ucranianas, por cierto!- que interrumpieron una pasarela para protestar contra el uso de las pieles. Casualmente en Ucrania, durante la Eurocopa en verano de 2012, se pudo apreciar más de lo mismo, con bastante asco por mi parte.

Y ahora, estas asesinas potenciales, que intenta justificar una causa imposible de justificar, irrumpen una sesión parlamentaria.

Piensan que es progreso. ¡Pobrecitas! Y, ya si se opta por manifestarse, ¿por qué hay que hacer con el pecho al aire?, ¿para poner cachondo a más de uno –o de una, pues lesbianas entre las ultra-feministas hay muchas-? No lo entiendo. No entiendo esta moda de enseñarlo todo como protesta hacia algo.

Lo curioso es que las feministas se quejan de que los hombres –los ‘machos’ y 'machistas'- utilizan a mujeres como objetos, del mismo modo que denuncian el supuesto hecho de que haya mujeres que se presten a ello. Pero, ¿salir con el pecho al aire, acaso, no es convertirse en un objeto más para llamar la atención, para alimentar la vista de más de un 'salido'? Igual es una técnica de algunas ucranianas para promocionar sus cuerpos y sus servicios. ¡Quién sabe!

Otro dato curioso: ¿por qué no veo obesas, ni siquiera gorditas, hacer semejante espectáculo? A la tonta esa que trepaba por una de las columnas de las Cortes se le veían las costillas de lo delgada que estaba.

Francamente me dan pena. Abrí un debate, al día siguiente, en mi muro de Facebook sobre la cuestión. Reflexionaba acerca de que a ellas nadie les ha quitado la vida, nadie les ha privado de vivir; y, sin embargo, protestan por el asesinato, creyendo que es legítimo. ¿Cómo se puede pedir que se apruebe matar a una persona? Uno de los comentaristas que escribía venía a decir que si tenemos derecho a voto también debemos tener derecho a hacer con nuestro cuerpo lo que nos dé la gana. ¿Desde cuándo a una vida, aunque esté dentro de nosotros, le podemos prohibir vivir? ¿Quiénes somos? ¿No es, acaso paradójico estar en contra de las tauromaquias –porque les da ‘penita’ los toros, animal que por cierto sin este tipo de prácticas ni existiría- y al mismo tiempo estar a favor de matar a personas? Por favor, que alguien me lo explique porque no lo entiendo.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios