Menú

Sofía Cristo: "Pensé que mi madre me encontraría muerta"

Sofía Cristo habla por primera vez de su enfermedad tras seis meses ingresada en un centro de desintoxicación.

0
Sofía Cristo habla por primera vez de su enfermedad tras seis meses ingresada en un centro de desintoxicación.
Sofía Cristo y Bárbara Rey | Portada de 'Lecturas'

Sofía Cristo y Bárbara Rey hablan para Lecturas de la etapa más dura que han vivido. La hija de Ángel Cristo asegura que su problema de adicción no tiene nada que ver con "la voluntad", sino que es una cuestión genética, ya que hay personas que nacen con "una vulnerabilidad y predisposición" a ser adictos. No obstante, es consciente de que todo lo que ha vivido con su padre "en cierto modo" también le ha influido.

La madrileña pensaba que "si no consumía no podía ser feliz", pero ya ha descubierto que es posible. Además, reconoce que los adictos son "mentirosos, manipuladores y muy listos". Un día, tras los avisos de Nagore, se dio cuenta de que tenía que cambiar porque "estaba perdiéndolo todo". Tres meses antes de que Sofía Cristo ingresase en el centro de desintoxicación, recuerda que "tenía miedo de dormirse, tenía arritmias, lo pasaba muy mal, pensaba que su madre la iba a encontrar muerta".

Confiesa que su relación con Nagore "está aparcada, porque esto es algo temporal". Declara que se quieren muchísimo, pero por ahora no pueden ni ser amigas. Por su adicción, el tema de su padre es fundamental. Sofía Cristo recuerda que cuando murió Ángel Cristo "lo pasó muy mal", pero no se acuerda bien de ese momento "ya que estaba bajo los efectos de las drogas". Reconoce que el asunto de su padre siempre ha sido la mejor excusa para drogarse, y ahora, gracias a la terapia "se ha dado cuenta de que su padre tuvo que sufrir mucho".

Aunque, la madrileña revela que "nunca se drogó con su padre", confirma que sí que "consumió su droga". Cuenta que la primera vez que probó la droga "fue a los 15 años. El amigo del barrio se había convertido en camello. Me fui con él en el coche a dar una vuelta a Majadahonda y recogió a otro chico, que era muy guapo. El caso es que me gustó este chico y antes de ir a tomar algo me dijeron que si quería una raya. Esa fue mi primera vez". Sabe que no estaba tan enferma como su padre, pero "estaba muy mal". Ahora, Sofía Cristo solo quiere poder mirar hacia adelante y conseguir rehacer su vida.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios