Menú

La vida es mofa

Hay una estulticia generalizada en las revistas femeninas y de moda. Y en determinadas modas de los famosos, como comer barro...

Rosa Belmonte
4
SMofa, en Twitter | Archivo

Hay una cuenta paródica en Twitter llamada SMofa. Lo más gracioso es que a veces resulta difícil distinguirla de la original, que por supuesto es SModa. Un tuit de SMofa: "Zara presenta 3 maxibolsos inspirados en la bolsa escrotal de nuestro presidente. #moda #bolsaescrotal". Otro: "Enviamos a 5 madres con una zapatilla en la mano al Sónar a comentar outfits. #reportaje #ojalá". Y ahora, uno reciente de SModa: "Comer barro, la última moda ‘saludable’ de Hollywood". Este va a en serio. Que las actrices Shailene Woodley y Zoë Kravitz son comedoras de barro. Contarlo es igual que difundir la pica en cualquiera de sus variantes como si fuera algo digno de compartir. A ver, geofagia, comer tierra o arcilla; tricofagia, comer pelos; cautopirofagia, comer cerillas quemadas; litofagia, comer piedras, o la más normal, onicofagia, comer uñas.

Ante las tontas de los barros, los médicos se han llevado las manos a la cabeza porque la geofagia puede provocar daños irreparables si no se lleva a cabo con garantías (entre otras delicias, puede haber arsénico o excrementos de animales). Esto sí es una guarrindonguería y no las cosas de Robin Food. La actriz Shailene Woodley relató cómo había descubierto esta maravilla gastronómica. El primero que le habló de los beneficios del barro fue ¡un taxista africano! De verdad que no cabemos más tontos en el mundo. El taxista le contó que en su país de origen lo tomaban las mujeres embarazadas. Una costumbre todavía vigente en zonas subdesarrolladas de África. Mira, como el ébola. También recuerda el artículo de SModa que en el Madrid del siglo XVII se puso de moda y las bobas de hace siglos, además de ingerir la arcilla en tabletas azucaradas, daban bocados a las vasijas de barro que hubiera en la casa. "El barro es genial porque tu cuerpo no lo absorbe y aparentemente suministra una carga negativa que se adhiere a isóptopos negativos", explicó (o algo así) Shailene. La madre del Sónar con la zapatilla en la mano no daría abasto si la mandáramos a todos sitios.

La tía, mientras promocionaba la película Divergente, iba incluso al programa de David Letterman y seguía con la cantinela del barro. Hasta la Cienciología parece más inteligente. Bueno, no. Zoë Kravitz se unió a la locura en US Weekley confesando que bebió arcilla con el fin de adelgazar nueve kilos para una película ("limpia el cuerpo y te llena"). Y, claro, me he acordado de otro tuit de SMofa: "Healthy tips: pierde 10 kilos en una semana devorando tus propias extremidades".

Hay una estulticia generalizada en las revistas femeninas y de moda. Pero es la misma que había en Las novelas tontas de ciertas damas novelistas sobre las que escribió George Eliot. No me resisto a volver a SMofa: "Reportaje: te hablamos de Coachella como si supieras lo que es. #festival #allilejos". Más: "Dinos qué outfit llevas y te diremos de qué raza tiene que ser tu asistenta. #outfit #hogar". Y otro: "No sabes qué ponerte para ir a buscar comida en la basura? 15 coolhunters te dan las claves. #coolhunters #trashchic". Perdón, es que no puedo parar. Uno más: “Tips para robar el semen de tu novio y sorprenderle 9 meses más tarde con su progenie. #embarazo #tips”. En mi perfil de Twitter tengo unas frases extractadas de La vida amarga, de Pla: "¿Habla en serio o en broma?". "¿Hay alguna diferencia?". Eso es. Porque la vida es mofa.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation