Menú

La azarosa juventud de Tita Cervera

Su mayor meta era casarse con un millonario, pero sus malas elecciones y sus ganas de disfrutar le complicaron la vida.

P. Velasco
7
Tita Cervera | Archivo/Cordon Press

Poco se podía imaginar nadie cuando Tita Cervera nació que sería el centro de atención de la prensa rosa durante todos estos años. Vino al mundo el 23 de abril de 1943, bajo el nombre de María del Carmen Rosario Soledad Cervera y Fernández de la Guerra, más conocida por Tita o Carmen Cervera. Desde joven vivió circunstancias inusuales en una familia española de esa época, ya que sus padres se separaron cuando ella sólo tenía cinco años. Este hecho marcó un antes y un después en la vida de la baronesa.

Vivió bajo el cuidado de su madre desde el principio. Ésta se preocupó de educarla para que consiguiera entablar amistad con la alta sociedad y sabía que para ello era imprescindible la buena presencia y exquisita educación. La única obsesión de la madre de Tita era que su hija se casara con un millonario, para así tener la vida solucionada. Si a esto se le suma la belleza natural y la figura espectacular de Cervera, poco a poco fue alcanzando sus sueños.

En 1961 Tita ganó el certamen de Miss España, algo que le abrió las puertas a relacionarse con la socialité, cumpliendo así uno de los deseos más buscados de su madre. Después se presentó a Miss Universo y quedó en el tercer puesto, sin embargo, nadie se acuerda de quién fue la primera, pero sí de Carmen, que sigue ocupando cientos de páginas del papel couché. Esto le dio la oportunidad de viajar y de comenzar una amistad con personalidades del nivel de Dean Martin, Frank Sinatra y Marilyn Monroe.

Portada 'Interviú'

Su primer matrimonio vino de la mano del actor Lex Barker, en 1965. Su historia de amor fue como una película: coincidieron en un avión y la madre de Tita, tan avispada y pícara como siempre, le dijo a su hija que fuera a pedirle un autógrafo. A partir de ahí el actor se quedó prendado de los encantos de Carmen, hasta que acabaron casándose. Siete años después, en 1972, Lex falleció, dejando de herencia a la baronesa casi todo lo que tenía, a pesar de que se rumoreaba que justo cuando él murió estaban en trámites de divorcio.

Tres años después, Cervera cometió el mayor error de toda su vida: conocer a Espartaco Santoni y casarse con él en 1975. Sus problemas más serios y su inestabilidad sentimental y económica comenzaron el día que el playboy apareció en su vida. Santoni fue detenido por presunta estafa y falsedad de documentos, algo que afectó económicamente a la baronesa, tanto que llegó a quedarse sin nada.

Parece que la vida empezó a sonreírle a raíz de conocer a Manuel Segura. Les presento su inseparable amiga la actriz Paula Pattier. Por aquella época, ella era casi en la única persona en la que la baronesa podía confiar. Era su compañera de fatigas, de fiesta y de ligues. Tita empezó una relación con Segura que acabó con el nacimiento de Borja Thyssen. Se especuló que la pareja lo dejó el día que se enteró que esperaba un hijo. En pleno embarazo, se podía ver a Carmen de fiesta con Paula –quien también lucía tripa de embarazada, pero luego se descubrió que sólo lo fingía- por las discotecas de moda. Casi todos sus amigos les habían dejado de lado por su forma de vivir la vida: salir de fiesta en pleno embarazo y compartiendo piso. El día que nació el hijo de la baronesa, al no ver aparecer a Manuel, la prensa rosa confirmó la ruptura. Esos días no fueron tranquilos para Tita Cervera, ya que poco antes la había traicionado su gran amiga Paula Pattier, su amiga del alma.

Se conocieron cuando la baronesa se mudó a Madrid para rehacer su vida y curar sus heridas, después de su tóxica relación con Espartaco Santoni. Se hicieron inseparables desde el principio, pero Paula acabó traicionándola. Tita estaba embarazada de 8 meses y Pattier escribió a la baronesa para hacerle unas fotografías, en el ámbito de lo privado. Carmen se dejó fotografiar porque confiaba en ella. Poco después, aparecieron las instantáneas publicadas en Interviú, algo que Cervera nunca perdonó. Según se comentó, la actriz se vengó de su amiga porque nunca le perdonó que empezara con Manolo.

Portada 'Interviú'

Tita decidió no dejarlo pasar y pagarle con la misma moneda. Informó al mundo de que el embarazo de Pattier era falso: "El niño es de su hermana Maribel, como todo el mundo sabe. Ella quería hacerse publicidad con lo del embarazo y de paso salvar la cara de la otra. Cogieron dos habitaciones contiguas en la clínica y el parto de Maribel lo vendieron como apendicitis".

Una vez pasado todo esto, Tita conoció a Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza, con quien se casó en 1985, y que acabó reconociendo a Borja como hijo propio. Cuando el barón murió en el 2002, Tita ya había conseguido todo lo que había deseado: dinero, fama, casarse con un millonario, prestigio, títulos nobiliarios… Pero su idílica vida en la alta sociedad acabó en una guerra judicial con su hijo que ha durado hasta ahora.

Temas

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation