Menú

El pandero de Podemos

Circuló el domingo por Twitter el titular "Pablo Iglesias, el follable". Era falso, pero llevábamos demasiado sin escribir de Podemos.

Rosa Belmonte
55
Pablo Iglesias en una de sus últimas reuniones con militantes. | Archivo

Lo único bueno del culo de Kim Kardashian en Paper es que por un rato o dos se habla de otra cosa que no sea Podemos y los suyos. E incluyo en el campo semántico (e ideológico) a Tania Sánchez, aunque sea de IU. Este fin de semana, la Primera Novia ha tenido dos reportajazos en la prensa. Mi favorito es el de Yolanda Veiga en V de Vocento, donde Tania reconocía lo que influyeron en ella los curris de Fraggle Rock: "Recuerdo un capítulo que me marcó. Los curris se ponen en huelga y se plantean si tiene sentido estar todo el día fabricando cosas para que los fraggle se las coman". Más influencias intelectuales: la Bruja Avería. "¡Qué forma tan maravillosa de hacer política! La bola de cristal trataba a los niños como las personas pequeñas que éramos, no como a imbéciles". ¿Pero la Bruja Avería no era la que decía ‘¡Viva el mal! Viva el capital!’? Claro, que también decía lo de "Soy Avería y aspiro a la alcaldía". Tania aspira a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Y, vaya, que si los de Ganemos Madrid se organizan con IU y con Podemos seguro que lo consigue.

Por sus partes, Pablo Iglesias, después de convertirse en secretario general de Podemos (segunda noticia en el TD2 del sábado), se ha puesto de gira mediática, aunque jamás se ha bajado de ella, y ha sido protagonista de un artículo falso. Circuló el domingo por Twitter un titular de El Mundo en el que se leía "Pablo Iglesias, el follable". Y la entradilla continuaba por esos derroteros. En realidad era falso (una broma del director de cine Luis Endera, según él mismo confirmó). El artículo real decía: "Pablo Iglesias, el deseado", que tampoco veo yo mucha diferencia entre una cosa y otra.

Aparte de esto, Iglesias fue el domingo por la noche a El objetivo, el programa de Ana Pastor. Y el lunes por la mañana, a la Cadena Ser para que lo entrevistara Pepa Bueno. La intervención de Iglesias en El objetivo, de donde salió un poco escaldado, dio al programa su récord, con un 14,6% de share y 3.031.000 espectadores. Y Un tiempo nuevo lleva desde que se acabó su última edición anunciando que el próximo sábado sí que va Pablo Iglesias, el deseado, al programa. En este tiempo nuevo (y muermo), el sábado pasado enfrentaron en el plató a Miguel Ángel Rodríguez y a Juan Carlos Monedero. Era como elegir entre crucifixión y muerte en la hoguera.

Y mientras, Kim Kardashian, como los de Sálvame, recreando la imagen de la modelo Carolina Beaumont en 1976, denominada ‘El incidente champagne’. Bueno, recreándola el fotógrafo Jean-Paul Goude. Pero hay otro origen en el culazo de Kardashian, y es en el enorme de Sara Baartman, una africana nacida en 1789 en la tribu de los Khoisan que padecía lo que ahora se llama esteatopigia. Fue vendida a un médico británico que se la llevó a Inglaterra. Primero la examinaron los científicos, luego fue exhibida en público. Cuatro años después, fue traspasada a un empresario de París. Murió en 1815. Georges Cuvier, anatomista, se quedó con su esqueleto, cerebro y genitales, que se exponían en el Museo del Hombre de Paris en frascos. Hasta 1974. En 1994, Mandela pidió a Mitterand que devolviera los restos. Lo consiguió en 2002. Seguramente Kim Kardashian no sabe que con ese culazo está ‘deshomenajeando’ a Sara.

Qué párrafo más largo. Demasiado tiempo sin escribir de Podemos por culpa de Kim. Fantaseo con el día en que Pablo Iglesias aparezca en Un tiempo nuevo. Me gustaría tanto que sacaran un enano parecido, como Javier Gurruchaga sacó a Hervé Villechaize en Viaje con nosotros simulando que era Felipe González. Un tiempo viejo. Cuando había políticos y programas de televisión. Incluso Fraggle Rock.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation