Menú

Un asunto espinoso

Las broncas de Belén Esteban e Ylenia por la limpieza en la casa de Gran Hermano abren un debate sobre la higiene.

Rosa Belmonte
10
Belén Esteban e Ylenia | Telecinco

Ya están tardando en ofrecer a Belén Esteban un anuncio de Cillit Bang. O el nuevo spot de Pronto: "Ylenia, yo paso el Pronto y tú el paño". La rubia levantina se lanzaría por la mesa con el babero gigante en la postura de la Victoria de Samotracia. La de la mata de pelo, antes de ser expulsada, se había llevado una bronca de Belén por no limpiar el cuarto de baño. Hasta dejaron de hablarse, lo que en semejantes personas es muy meritorio. También podría hacer Belén un programa tipo How clean is your house?, aquella maravilla británica de Kim Woodburn y Aggi Mackenzie (iban a casas mugrosas y las dejaban como la patena). Porque Belén es en GH VIP la diosa de lo limpio, por tomar el título de la adaptación que Mediaset pensaba hacer del espacio de Channel 4 (se habló de que se iba a llamar Las diosas de lo limpio). Belén, aunque diga estar harta de planchar, fregar y limpiar, es como Mónica Geller en aquel capítulo de Friends en el que Ross se echaba de novia a una guarra que tenía el apartamento como una pocilga. Mónica se presentaba al acabar el capítulo con el cubo y las bayetas. Ahora Belén está aprendiendo banderas . "¿Tú has oído alguna vez Chad?", pregunta a Coman. O "Suazilandia no lo he oído en mi vida". Y, sobre todo, "Qué vergüenza, qué ejemplo voy a dar a mi hija".

Pero lo de la limpieza de la casa siguió tras irse Ylenia. Belén la tomó con Fede, que no fregaba en la cocina por la mañana porque él se rige por otro horario. Como si tuviera jet lag del estropajo. O será que ha leído el Walden de Thoreau: "Si un ser no vibra al compás de sus semejantes, quizá es porque oye una música diferente. Debe seguir el ritmo que oiga, no importa cuál sea ni de dónde provenga". En todo caso, la mejor frase de Belén a Fede sobre el asunto: "Esto es como una multiplicación. Y te voy a dar el resultado: hay que fregar". Un poco madre. Primero cuando dijo aquello de "Mientras haya mujeres aquí los hombres no van a limpiar". Y ahora mandándolos a limpiar.

Pero al fin ha sido Fede el que ha sacado los colores a los demás en cuanto a la limpieza corporal. Desde el año 2000 en que empezó GH, es el primer concursante que echa de menos el bidé. Y a mí eso me parece lo más importante que ha pasado en mucho tiempo en el programa. Belén se sorprendía de que el muchacho se duchara cada vez que iba al baño. Y él decía que si no había bidé cómo no lo iba a hacer. No iba a ir "con el culo sucio". Ella confesaba que en su casa había "tantos bideles" que el del cuarto de baño de su habitación lo había quitado. Como tantos españoles. Es un asunto espinoso. Uno de esos temas que no hay que sacar porque enseguida te salen los que dicen que la ducha diaria es suficiente o que el bidé es para gente que se ducha poco. Como si fueran incompatibles. Ante estos argumentos es mejor callarse. Lucía Etxebarría dijo una vez que el bidé era "antihigiénico, una forma de pillar cistitis, pues muchos gérmenes situados en la zona perianal se trasladan a la vagina". Pues muy bien. La escritora sería como un tipo (un artista) que conocí hace tiempo. Un día dio una fiesta en su casa y cuando entré al baño vi el uso que le daba al bidé: tenía plantados un montón de cactus. Mucho más artístico que el urinario de Duchamp. Un asunto espinoso.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation