Menú

Mantillas y Terelus

Ya lo sabemos: en Semana Santa ni minifalda, ni escote, ni vestidos ceñidos, ni guantes largos, ni medias de rejilla.

Rosa Belmonte
4
Terelu Campos | Telecinco

Ni minifalda, ni escote, ni vestidos ceñidos, ni guantes largos, ni medias de rejilla. Pero sí moño bajo y maquillaje lo más claro posible, evitando el color rojo. La Junta Mayor de las Cofradías de la Semana Santa de Alicante ha recordado estas recomendaciones que llevan años cumpliéndose por las "damas de mantilla" en las procesiones (en otros sitios se las llama Manolas). Recomendaciones que están en los reglamentos. Son indicaciones de sentido común. De respeto y decoro común. Da hasta apuro que se tenga que decir. Porque una cosa es que las Pussy Riots irrumpan en la Catedral de Cristo Salvador de Moscú cantando a la Virgen que eche a Putin; otra, que una panda de radicales (al parecer, con la novia de Errejón entre ellos), lo hiciera en la capilla de la Complutense. Pero lo que no tiene sentido es que haya que llamar la atención a las damas católicas, a las que el decoro se les supone. Por lo menos en público y vestidas de Semana Santa.

El presidente de la Junta recuerda que en caso de no cumplirse con esa vestimenta se invita a la dama a que abandone la procesión. Como los jueces que echan a los marchadores que tienen en algún momento los dos pies en el aire. Si esas recomendaciones nos parecen una noticia es porque siempre hay excepciones. El año pasado en Logroño hubo una excepción con minifalda y escote palabra de honor (siendo malo, lo peor no es ese escote, es tirarte para que no se caiga). A la pobre excepción le faltaron los guantes de Gilda. Fue una saetera la que dio el cante en la Cofradía de las Siete Palabras. Por la pinta. Encima, en la foto que se difundió (y dio pie al cachondeo en Twitter) se veía detrás un nazareno con un estandarte que decía "En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso". Tan llamativo como ese "Yo rompo con Rajoy" que se veía el sábado detrás de Esperanza Aguirre en la manifestación contra el aborto.

En el QMD! de esta semana sale Terelu Campos. Es una página maravillosa. Aparece presentando el cartel, protagonizado por ella, de la XXXVIII edición de la Exaltación de la Mantilla. "No me lo esperaba tan real, has sabido reflejar lo que significa para mí la Semana Santa y las tradiciones tan malagueñas como la mantilla", dijo a Antonio Montiel, el pintor, al descubrir el lienzo. En el cuadro se la ve en un plano hasta un poco más abajo de la cintura con mantilla, vestido negro de manga larga con escote en uve y un cirio entre las manos que sujeta como si fuera una flauta. Parece que va a empezar a tocar ‘El cóndor pasa’. Para la presentación del cuadro se fue con un vestido rojo cuyo largo estaba situado unos quince centímetros por encima de la rodilla. Y unos zapatones de plataforma. Unos peep toes color carne (ya me cuesta escribir peep toes, lo de nude me lo evito). Parece dos personas. La del vestido rojo y la de la mantilla. Es como de Vaya par de gemelas, la revista de Lina Morgan.

Ni siquiera la lluvia tiene manos tan pequeñas, escribe el poeta e.e. Cummings. Ni siquiera Terelu tendría el cuajo de ir como la saetera. Al menos de mantilla. Sólo lo hace de civil.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation