Menú

Los años de martirio y misantropía de Camilo Sesto

Dará 20 conciertos en las próximas semanas. Su hijo, Camilo Blanes, actúa con éxito en México.

17
Camilo Sesto | Archivo

Malos tiempos ha vivido Camilo Sesto en los dos últimos años, cuando ya lo creíamos retirado del mundo artístico, lo que afortunadamente no ha sucedido, como contaremos. Sí que ha tenido que superar serios contratiempos desde que en 2013 asaltaran su chalé en la localidad madrileña de Torrelodones, donde unos maleantes lo amordazaron entre amenazas de agresión, robándole importantes cantidades de dinero, relojes y joyas. Si pudo superar aquel susto con el paso de los meses se vio envuelto en pleitos tiempo más tarde, demandado por un representante artístico que le reclamaba elevadas deudas que luego, tras varias diligencias judiciales, resultaron inexistentes.

Aunque el cantante salió airoso del trance también acusó anímicamente aquella injusta causa. Lo peor vino después de resultas de una inoportuna caída casera mientras manejaba unos libros en una estantería: se lesionó el hueso calcáneo de su pie izquierdo. Mal curada la herida en un principio hubo de someterse finalmente a una intervención quirúrgica el pasado mes de junio, de la que se recupera satisfactoriamente. Atrás quedan muchos meses de fortísimos dolores; puro martirio cuando, de gira por Hispanoamérica a finales de 2014, tenía que desplazarse por largos pasillos de aeropuertos, o estar quieto el mayor tiempo posible durante cada actuación de hora y media en el escenario.

Camilo Sesto ha permanecido, años atrás, recluido por prolongadas temporadas en su antes citada residencia, donde pasaba horas y horas o bien componiendo nuevas canciones en su estudio o ante la pantalla del ordenador. Como alternativa, a veces se iba a otro salón a pintar, faceta en la que se desenvuelve con soltura, no en vano en su juventud se ganó la vida temporalmente con sus cuadros, que vendía en la calle de los Pintores, en el Rastro madrileño. Ése ha sido su mundo, ajeno a fiestas y salidas a estrenos en la capital, sin relacionarse prácticamente con nadie. Sólo por teléfono se comunicaba con muy escaso número de amistades, entre ellas su siempre adorada Ángela Carrasco, con quien triunfara a finales de 1975 en la ópera-rock Jesucristo Superstar.

Esa actitud algo rayana con la misantropía no dejaba de sorprender tratándose de un cantante y compositor muy reconocido al que la prensa siempre le dispensó el buen trato que sin duda merecía. Pues, bien: Camilo Sesto dio la impresión en estos últimos tiempos de estar missing, o sea, desaparecido. Deduciéndose que ya no tenía ganas de cantar. Y ello no era cierto, a pesar de que ni él ni nadie de su entorno divulgara sus actuaciones, por escasas que fueran. Desde luego no en España, donde no actúa creemos desde que en 2010 grabara su último disco hasta la fecha, "Todo de mí", y lo promocionara unos meses hasta el año siguiente.

En Argentina, Chile, Colombia y Perú lo pudieron aplaudir a finales del pasado año. Y ahora es cuando quiere, siempre que se cure definitivamente de su lesionado pie, emprender una gira entre octubre y diciembre; veinte conciertos que iniciará en México y culminará en Puerto Rico, con el título "Todo de mí", continuación de los que anteriormente llevaban la leyenda de "Camilo, pura vida", en una tournée que hubo de interrumpir, entre otros problemas por la dolencia ya comentada. Y ya ha anunciado que a partir de mayo de 2016, quiere cantar en quince ciudades españolas. Como en sus mejores tiempos, cuando era número 1 con "Algo de mí", "Amor, amar" o "El amor de mi vida", entre sus más de seiscientas canciones grabadas, casi todas de producción propia, con un balance triunfal de más de setenta millones de discos vendidos.

Camilo Sesto cumple este miércoles 16 de septiembre sesenta y nueve años. Con un físico que, de rostro aniñado y algo barbilampiño, no representa esa edad. Claro que el alcoyano ha pasado alguna vez por el cirujano para darse unos retoques porque él, como decía el recordado Joaquín Prat, puede argumentar aquello de "Mi cara es mi oficina". Ya en los años 80 se sometió en Japón a un trasplante de cabellos. Y hoy sigue luciendo su melena de siempre. Sentimentalmente lleva años sin compartir amor alguno, que se sepa. Del pasado queda aquel fugaz romance juvenil mediados los años 60 con la cantante italiana Laura Casale. O el más intenso con Rosetta Arbex (hermana de Fernando, líder de Los Brincos) a quien dedicó una canción con el nombre de ella. Sin olvidarnos de la relación que mantuvo con quien tanto lo admiró y quiso, Andrea Bronston (hija del productor de cine). Sobre Camilo Sesto siempre se deslizaron toda suerte de comentarios acerca de su condición varonil. No es nuestro menester pronunciarnos al respecto.

Lo cierto es que el 24 de noviembre de 1983 vino al mundo Camilo Michel Ornelas Soto en Santa María de la Ribera (México), fruto de las relaciones entre Camilo Blanes Cortés y María Lourdes Ornelas Soto. Ella, mexicana, trabajaba en la oficina que representaba artísticamente al cantante. Se enamoró apasionadamente de él. El 24 de septiembre de 1984 tenemos acreditado que "Camilo Blanes reconoce como hijo no matrimonial" a Camilo Michel "y consiente que en lo sucesivo ostente su apellido, de modo que pase a llamarse Camilo Michel Blanes Ornelas". Habían transcurrido diez meses desde su nacimiento. Previo acuerdo de la pareja el niño quedó en España al cuidado del padre. Hoy, a sus treinta y un años y anunciado como Camilo Blanes, el joven triunfa como cantante en México, rememorando éxitos de su progenitor y también con estrenos propios. Posee una bella voz y si no la potencia del padre sí que le reconocemos aptitudes como baladista romántico, aunque le falte rodaje hasta adquirir una personalidad propia, sin mimetizar las creaciones de aquél. Camilo Sesto, dado que en su adolescencia le creó no pocos problemas, apoya todo lo que puede a su hijo (que ha elegido México para vivir, pues allí reside su madre) con quien por cierto grabó ya una melodía a dúo, "Sentimiento de amor".

Temas

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco