Menú

A Bertín Osborne le resbala que le tachen de "machista"

"Algunos se exceden en su afán de meterse con Bertín Osborne, al que insistimos le resbalan esos comentarios sin fundamento".

"Algunos se exceden en su afán de meterse con Bertín Osborne, al que insistimos le resbalan esos comentarios sin fundamento".
Bertín Osborne | Cordon Press

Sesenta y dos años cumplió este madrileño criado en Jerez de la Frontera el pasado 7 de diciembre. Feliz porque este 2016, que ya da sus boqueadas, ha sido probablemente el tiempo más fructífero de su ya larga carrera iniciada discográficamente en 1981. Tres décadas y media dedicadas a la canción romántica, con un balance de veintiséis discos registrados. Sin embargo, toda esa actividad musical que le ha reportado éxitos artísticos y económicos se ha visto superada últimamente por sus programas En la tuya o en la mía, emitido en la primera cadena, y Mi casa y la tuya en Telecinco. Excelentes audiencias tuvo en el primero de los citados, y anécdotas inolvidables para él como el día que acudió a su chalé el presidente del Gobierno. Tan cómodo se sintió Mariano Rajoy que concluida la grabación continuó charlando con Bertín Osborne, entre chistes, confidencias y vino va y vino viene al coleto. Hasta que, bromeando sin duda, el anfitrión hubo de decirle a su invitado: "Pero, presidente… ¿es que se va a quedar usted aquí toda la noche?".

Acababa el contrato de aquel espacio y la productora entabló conversaciones con el Director de TVE. Cobraba el artista canoro 123.000 euros semanales, y pretendía con la renovación elevar su caché. No hubo forma. Y En la tuya y en la mía pasó a mejor vida. El presidente de la RTVE, José Antonio Sánchez, que había confiado en la diplomacia y habilidad de su subordinado, lamentó la despedida de Bertín Osborne, a quien en seguida fichó el canal de Paolo Vasile, con estas golosas condiciones: dos años y medio de contrato, hasta 2018 por lo tanto; 225.000 euros por cada programa, con opción a 25.000 más en caso de que la duración de Mi casa y la tuya se extendiera a ochenta minutos. Amén de algún plus, bonificaciones varias si la audiencia se disparara. Buen cuidado tendrá en tener un asesor que cuide sus ingresos y esté al día con "mamá Hacienda", para que no le ocurra lo que en 2003, cuando lo condenaron por fraude fiscal, acusación que luego, según él, quedó en alzamiento de bienes.

mariano-rajoy-bertin-osborne-2122015-1.j
Fotograma de 'Mi casa es la tuya'

En 2013 declaró haber pagado cinco millones en impuestos. ¡Imagínense sus suculentas ganancias! Porque además de sus espectáculos musicales, Bertín Osborne lleva seis años representando por toda España una divertida comedia trufada de constantes "morcillas" y ocurrencias, mano a mano con el estupendo cómico Arévalo, en los papeles de dos hermanos que, físicamente, no se parecen absolutamente en nada. No queda ahí el quehacer de nuestro amigo, quien posee un saneado negocio de industrias cárnicas, con jamones que llevan su nombre como comprensible reclamo publicitario. Y en la última primavera inauguró en Valladolid, en la calle del Paraíso, un bar conocido como "El Rincón de Bertín".

Problemas los tiene también, como cada hijo de vecino. Y el último radica en que el propietario del chalé madrileño que habita en la urbanización de La Florida, al que se accede por la carretera de La Coruña, el mismo en el que graba sus programas, no ha accedido a la solicitud del cantante para renovar el contrato del alquiler. Por medio, claro está, han discutido un precio, que a Bertín Osborne no le conviene. Así es que en las últimas semanas él y su esposa, la encantadora Fabiola Martínez con la que ha festejado este año su décimo aniversario de casados, han estado buscando una nueva mansión que les guste y sobre todo se adapte a las necesidades de su hijo Kike, con anchos pasillos, baño de suficientes dimensiones, ascensor… Entre tanto, estos días navideños los disfrutarán en el chalé que poseen cerca de Sevilla.

Mal le ha sentado, aunque no le haga suficiente mella a su espíritu burlón, las críticas que desde las páginas de un diario madrileño, aumentadas por las redes sociales, le han dedicado, tachándolo de machista. Le afean que en su programa relegue casi siempre a las mujeres, a quiénes sólo les pregunta por asuntos culinarios, de moda o de belleza, reduciendo la lista de féminas entre quienes se someten a sus entrevistas. Y hasta, creemos que injusta y caprichosamente, le echan también en cara que les dedique un disco, "Va por ellas", como si eso pudiera considerarse también machista. En fin, algunos se exceden en su afán de meterse con Bertín Osborne, al que insistimos le resbalan esos comentarios sin fundamento.

bertin-osborne-fabiola-moet.jpg
Bertín y su mujer Fabiola

Ese disco reúne hermosas melodías, que en su día grabaron grandes intérpretes. Sobre cómo y por quiénes fueron creadas, escribimos a continuación. "Santa Lucía" es una balada del argentino Roque Narvaja, que la estrenó al llegar a Madrid huyendo de la dictadura argentina, que lo amenazó de muerte. Es la historia del enamorado que pide a quien trata de conquistar que le dé una cita para ir juntos al parque: "… dame tus manos / siente las mías / como dos ciegos / Santa Lucía…". Miguel Ríos hizo de este tema, en su versión pop rock, un número uno. En cuanto a "Penélope", recreada ahora por Bertín Osborne como el resto de las piezas que comentamos, surgió de una partitura de Augusto Algueró, que entregada a Joan Manuel Serrat para que le pusiera letra en 1969, evocaba la leyenda de aquella mujer del mito de Ulises, lo que trasladado a época contemporánea se convertía en la muchacha que con su bolso de piel marrón acude todos los días a la estación en ilusionada espera de aquel caminante al que quería, que se subió un día al tren y no regresó. Seguimos con "Gloria", canción pop estrenada por su propio autor, el italiano Umberto Tozzi, del que la inglesa Laura Branigan realizó una versión insuperable. "Gloria, faltas en el aire / falta ru presencia / cálida inocencia / faltas en mi boca…". Y ¿qué decir de "Michelle"? Apareció en 1965 en el álbum "Rubber Soul", de Los Beatles. Paul McCarney acudió a una fiesta donde escuchó canciones francesas. Tanto le gustaron que quiso componer él una en donde constara esa fascinación: "Michelle, ma belle / sont des mots qui vont très bien ensemble. / Michelle, mi bella / estas son palabras que juntas van bien. / Mi Michelle, mi bella…".

Y, atención a este título, "Layla", de Eric Calpton, año 1970. Dedicada a la mujer de su gran amigo, el beatle Georhe Harrison, Pattie Boyd. Como quiera que George estaba más interesado en la meditación espiritual que lo llevó hasta un gurú de la India, que en atender sus deberes de marido, Eric Clapton "le echó los tejos a Pattie", que acabó sucumbiendo ante las eróticas insinuaciones del guitarrista, al que llamaban "Mano Lenta". ¡Y bien que metió mano a Pattie! Lo bueno es que Eric le confesó a Harrison estar enamorado de su media costilla. Y éste se lo tomó a broma. "Layla" hizo historia en el pop internacional. Como también "Sweet Carolina", del norteamericano Neil Diamond, quien en 1969 la estrenó con indiscutible éxito. Dijo estar dedicada a Carolina Kennedy, hija del presidente asesinado. Aunque más cierto nos parece que le fue inspirada por Marsha, su esposa. Pero en la letra ese nombre sólo tenía dos sílabas, Neil necesita tres que son las que, pronunciadas, utilizó con Caroline. El argumento de "Clara" ya lo contamos hace poco: Joan Baptista Humet, que no era valenciano sino catalán aunque pasara las vacaciones en Navarrés, conoció a una drogadicta y en ella se fijó para urdir el argumento de su bella balada.

hqdefault.jpg

En cuanto a "Agárrate a mí, María", reúne ingredientes emotivos, pues fue fruto del inmenso cariño que Enrique Urquijo, el alma de Los Secretos, sentía hacia su hija, así llamada. La tuvo en su relación con su penúltimo amor, Almudena. Llevaba consigo a su pequeña a todas partes, incluido el estudio de grabación. Sabido es que Enrique fue encontrado muerto en el portal de la vivienda de un traficante de droga. "Agárrate fuerte a mí, María / que esta noche es la más fría / y no consigo dormir…". Finalmente, "Lía", que Ana Belén grabó en 1989 logrando gran repercusión. Su autor, José María Cano, prefirió dársela a ella que no a su grupo, Mecano. Aunque se da la circunstancia que en principio había pensado en el brasileño Roberto Carlos para que la diera a conocer: "Lía, con tus brazos / un nudo de dos lazos / que me ate a tu pecho, amor…"

Bertín Osborne ha tenido, sin duda, un exquisito gusto en la selección de esas canciones, a las que él ha tratado de darles un aire personal.

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador