Menú

El ¿regreso? de los muertos vivientes

Louis C.K. fue desterrado de la televisión por masturbarse delante de cinco mujeres. Su aparición sorpresa fue aplaudida por el público.

0
Louis C.K. | Cordon Press

De Louis C.K. lo único que se reveló fue su faceta de tío marrano. Cinco mujeres lo acusaron de masturbarse delante de ellas (¡otra investigación del New York Times!). Pero a rebufo del #MeToo fue desterrado del paraíso de la televisión como si hubiera violado a 13.000 vírgenes. Cancelación de su película, Netflix rompiendo el contrato para un segundo especial y desaparición de su serie en cualquier plataforma (en Amazon todavía se puede encontrar algo). El domingo por la noche apareció por sorpresa en el Comedy Cellar, legendario club de Nueva York, y actuó durante 15 minutos. El público, que no sabía nada, lo aplaudió en pie antes de empezar. Según ha contado Noam Dworman, el dueño del local, al New York Times, sonó como si estuviera probando material nuevo, como ha hecho en los diez años que ha actuado allí, aunque habló de lo que otras veces (racismo, propinas, desfiles…). Si trataba de tantear al público, a ese le gustó. Pero a lo mejor ese público ya era contrario al destierro de Louis C.K. y no se trata de que el supuesto escándalo se haya enfriado. No sé. "Me preocupa hacer lo correcto, pero creo que no puede haber una sentencia permanente sobre alguien que ha hecho algo mal", dijo el propietario del Comedy Cellar.

De Louie hay cinco temporadas. En España lo emitía Canal+ Series. Parece que hace un siglo. Louie había ido a donde otras comedias no se habían atrevido ni a mirar (en España, El fin de la comedia). John Landgrad, el CEO de FX, estaba encantado con la serie, "a veces divertida, a veces desgarradora, siempre provocando". Una ficción/no ficción de la que Louis C.K. era creador, productor, guionista, director, actor y hasta editor. Pero ese control absoluto se fue al garete porque hoy nadie puede controlar un movimiento de opinión. "Ofender a la gente es un acto necesario y saludable. Cada vez que pasa provocas una discusión y fuerzas a la gente a pensar", decía Louis C.K. Otra cosa es hacerse pajas delante de tías que no lo han consentido.

De sus monólogos, mi favorito quizá sea el del abuso infantil, el de la tercera vez que fue anfitrión en Saturday Night Live. "Los que abusan de los niños son muy tenaces. Es muy loco cuando consideras el riesgo de ser uno, eso sin hablar del daño que estás haciendo. No hay vida peor que la del tipo que es cogido como abusador de niños. Y siguen haciéndolo". Luego comparó su chocolatina favorita con cómo uno de esos delincuentes debe de ver a un niño. "Me encantan las Mounds. Es mi cosa favorita, pero hay un límite. Aunque son deliciosas, si alguien me dijera 'cómete otra e irás a la cárcel y todo el mundo te odiará', dejaría de comerlas". Dijo que no entendía a los abusadores pero que sólo podía pensar que desde su punto de vista lo que hacen "debe de ser algo muy bueno". Ante la reacción del público, temió lo peor: "Siento que este podría ser mi último show". Pero había cosas peores que chistes sobre abuso sexual a niños.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation