Menú

Carlos Lozano advierte a 'Gran Hermano' de un Ángel Garó desconocido

Noche de primeras nominaciones y una confirmación oficial: Gran Hermano VIP es el show de Aramis Fuster.

0

Y dos apuntes más: Verdeliss, Instagramer consagrada, partía con puntos de ventaja debido a un concurso en redes, lo que despertó sospechas de tongo. La segunda gala de Gran Hermano repartió también los primeros privilegios por aquello de, ya saben, empezar a dividir al personal. El descartado del juego de la noche obtendría derecho a usar una hora al día un lujoso baño con todos los aditamentos, con bañera y agua caliente, lujos especialmente cotizados tras una semana de ducharse con manguera. La ganadora fue Techi, a quien nadie quiere pero, a cambio, disfrutará de un baño de espuma gratis.

Los platos sucios causaron el primer conflicto. Y aquí empieza a surgir la figura de Ángel Garó, nuestro protagonista de la noche. Él era el encargado de lavarlos, y pidió al grupo que enjuagaran adecuadamente la vajilla, un detalle necesario ya que no hay agua corriente en la casa. Se produjo la consabida discusión. Tras la crisis del cómico, Aramis trató de erigirse en portavoz y exigió a todos pedir disculpas a Ángel. Suso no pasó por el aro y el tema explotó. Ángel acusó a la organización de manipular los vídeos y montarlos para exagerar el conflicto; y Suso y Aramis acabaron a gritos.

Quizá Garó estaba molesto por la ausencia de un baño convencional. El cómico de las varias personalidades lleva una semana poniendo a prueba su pudor ya que no es capaz de desahogarse en público. Y por desahogarse no nos referimos a actuar, en absoluto. Al no haber baño cada participante debe hacer sus necesidades al aire libre y casi, casi, a la vista de todos. Algo que no gusta nada a Garó, a quien molesta especialmente que los demás le vean pero, sobre todo, le oigan. "Soy un personaje público. Imagínate que me contratan en el teatro de San Sebastián y luego es una cuadra. Yo no he venido a una selva", dijo, amenazando con marcarse un Oriana, es decir, abandonar.

Carlos Lozano, que lo conoce desde hace 22 años, realizó una advertencia inquietante: "Ángel es cambiante y tiene una personalidad muy mala". También una muy buena, dijo, dibujando a un señor capaz de pasar de un extremo a otro. De modo que todo apunta a la existencia de, al menos, una personalidad que los habitantes de la casa desconocen... o quizá no tanto. En el recuerdo el episodio del cómico desnudo desde un balcón de Málaga, increpando a los vecinos, y su altercado con una expareja. El mal genio de Garó motivará su salida temporal el día 26 para acudir a un juicio por violencia doméstica. De momento solo hemos visto al Ángel amable, pero... ¿cuándo saldrá el malo?

Por supuesto, hay más peligros en la casa que la posible explosión nuclear de Ángel, y es que Mónica Hoyos quiere problemas. Los busca, los quiere, los acaricia. Llamó "Maléfica" a Miriam Saavedra y ésta la respondió "metemierda". Es cuestión de tiempo que ambas lleven al extremo su campaña de desprestigio mutuo, para eso las convocaron a la casa de Guadalix. De momento solo hemos visto gotitas, pero Gran Hermano es una olla que en próximos días explotará. Oh, sí, ya lo verán.

Con sus votos, el público decidió que los concursantes vivieran su primera nominación a la cara. Chabelita, el Koala, Míriam Saavedra y Mónica Hoyos fueron los primero nominados de la edición. Gracias al premio que recibieron Darek y Makoke por ganar la prueba para ser jefes semanales, decidieron salvar a Mónica de la nominación.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios