Menú

'El País' dio por muerto a Manuel Alejandro, compositor de Raphael y Rocío Jurado

Un diario madrileño dio ayer por muerto al compositor de los grandes éxitos de Raphael y Rocío Jurado.

0
'El País' dio por muerto a Manuel Alejandro, compositor de Raphael y Rocío Jurado
Manuel Alejandro | Cordon Press

El diario El País, en su edición del domingo, 11 de septiembre, insertaba en la página 56 una entrevista con Raphael en la que refiriéndose a su último disco la autora de ese diálogo comentaba que "en él hay muchos temas de Manuel Alejandro. Cuando habla del gran compositor fallecido, Raphael se santigua a modo de homenaje al hombre que le escribió la mayor parte de sus grandes temas".

La verdad es que Manuel Alejandro está vivito y coleando, a sus ochenta y cinco años cumplidos el pasado mes de febrero. Reside en Madrid, donde tantos años estuvo aunque a partir de la década de los 80 se estableció durante largas temporadas en tierras americanas. Su avanzada edad no le impide continuar componiendo, pues goza de buena salud: "Siempre he estado trabajando, estudiando, aprendiendo...". Y añade sobre su condición profesional: "Soy un escribidor de canciones, palabra que me gusta mucho y que utilizaba a menudo Gabriel García Márquez".

Natural de Jerez de la Frontera, hijo de un prestigioso músico-compositor, Manuel Alejandro desarrolló en Madrid a comienzos de los años 60 su dura carrera. Quien hoy está considerado un maestro de la balada flamenca, prolífico autor de más de un millar de títulos para un buen número de estrellas de la canción melódica resulta que en sus comienzos, allá al principio de la mencionada década, se ganaba la vida en un club de mala nota en la calle de la Ballesta, donde es de suponer le hacía poco o ningún caso la clientela ocupada en sus devaneos con fulanas. Muy pocos años después conoció a un joven cantante de Linares que precisaba de un empuje para convertirse en figura: Raphael. Manuel Alejandro le proporcionó su primer gran éxito, "Yo soy aquel", que obtuvo una buena clasificación en el Festival de Eurovisión. Al año siguiente volvieron ambos a concursar con "Hablemos del amor", también con parecida puntuación final. Y ya en adelante Manuel Alejandro se convirtió en el compositor habitual de Raphael brindándole un sinfín de afortunados temas románticos. La historia de "Yo soy aquel", por desconocida, merece contarse. No la escribió el maestro pensando en el artista citado… sino en Purificación, una muchacha con la que Manuel Alejandro se encontraba a diario a la hora del desayuno en una cafetería. Hasta que pudieron celebrar sus esponsales. Porque había problemas por medio. Él ya estaba casado: con Helena Gómez Estrada, con quien había tenido tres hijos. Cuando ya le fue posible formalizaría su relación con quien le había inspirado "Yo soy aquel", aunque "no la persiguiera por las noches", como reza la letra… sino por las mañanas, ante una taza de café con leche, mirándola fijamente tras sus habituales gafas de concha. Con Purificación Casas Romero ha tenido cuatro hijas. Es quien firma con seudónimo algunas composiciones de su marido, treta imagino utilizada por muchos de sus colegas para solventar sus obligaciones fiscales. El seudónimo elegido por el maestro para su mujer es el de Ana Magdalena, pensando en quien fuera esposa de su admirado Juan Sebastián Bach.

hqdefault.jpg


Fue requerido asimismo por la casa de discos de Nino Bravo, para quien creó sus primeras melodías, como "Es el viento". Jeanette le estrenó "Soy rebelde", y también "Corazón de poeta", tema que le inspiró la manicura de la peluquería que frecuentaba. La lista es larga, pues Rocío Jurado también le solicitó más de un álbum, y así pudo lograr triunfos tan sensacionales con "Señora", "Se nos rompió el amor" (cuando se fue al garete su matrimonio con Pedro Carrasco), "Si amanece"… En la voz de Marisol sonó mucho tiempo "Háblame del mar, marinero". "El Puma", de quien dice Manuel Alejandro que posee una de las más bellas voces que ha conocido, de ser rockero lo convirtió en baladista gracias a "Voy a perder la cabeza por tu amor". Luis Miguel, Julio Iglesias, Plácido Domingo y otras glorias musicales han grabado muchas más creaciones del genial jerezano.

Humilde, un punto tímido, Manuel Alejandro es afectuoso en el trato pese a que elude entrevistas, premios, presencia en actos sociales aunque sean en su honor… Alguien me propuso escribir una biografía suya. Fijamos una cita y tras disfrutar de un cálido encuentro contestó negativamente. Podíamos, me dijo cortésmente, charlar horas y horas, pero como amigos; no para que sus palabras se transcribieran en un libro, que era el objetivo. Hombre independiente, muy creativo, no ha sucumbido nunca a presiones de nadie, y fue el primer compositor que en los años 70 y 80 cobraba una millonada por disco. Luego, parece que sus negocios le proporcionaron algún disgusto y fue cuando resolvió irse de España algún tiempo. Asunto que nunca quise inquirir cerca de él.

Posee la Medalla de Bellas Artes que le concedió en 2014 el Ministerio de Cultura, Manuel Alejandro, por esa enfermiza casi timidez y discreción, no suele aparecer en los medios informativos. Ahora, con ocasión ayer de esa falsa noticia de su fallecimiento, he podido enterarme de que está ilusionado con la aparición en el mercado de unas grabaciones, selección de ochenta de sus éxitos, en su propia voz y por supuesto acompañándose él mismo con su piano.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios