Menú

Las tragedias que marcaron la vida de Tina Turner

Ike Turner hizo profundamente infeliz a Tina durante muchos años. El suicidio de su hijo ocupa otro lugar preeminente en su biografía. 

0
Ike Turner hizo profundamente infeliz a Tina durante muchos años. El suicidio de su hijo ocupa otro lugar preeminente en su biografía. 
Tina Turner, con Ike al fondo | Gtres

Tras la figura todavía esbelta de Tina Turner, que cumple setenta y nueve años este 26 de noviembre, dueña de unas piernas espectaculares por las que han suspirado millones de sus admiradores, se esconde una vida llena de éxitos gracias a su portentosa voz, pero también un pozo de dolor y amargura por su triste pasado. Días de vino y rosas que ha contado ahora en su libro de memorias, "My Love Story", aunque en el mercado existan también otros volúmenes sobre su existencia firmados por diferentes biógrafos. Coincide ello con el éxito que estos días sucede en un teatro de Londres donde se representa "The Tina Turner Musical", basado en la vida personal y profesional de la diva del pop mundial, a cuyo estreno asistió, en calidad de espectadora desde luego, aplaudiendo al elenco profesional que lleva a cargo el espectáculo.

Ya su llegada al mundo fue distinta al común de otros niños, pues hija de una india cheroqui y navaja fue adoptada con tres años por un matrimonio de blancos. Tampoco en el seno de esa familia de repuesto tendría la vida tranquila, pues terminó cuidada por unos abuelos. Estudiaba en una escuela secundaria cuando se enamoró de un muchacho llamado Harry Taylor. Tan entusiasmada se sentía creyendo que iba a ser el compañero de su desdichada existencia hasta enterarse que ese jovencito ya estaba casado. Fue su primera decepción sentimental, que no la última. Por cierto: su nombre real es el de Anna Mas Bullock, identidad adquirida por sus padres adoptivos, claro.

hqdefault.jpg

Para ganarse la vida, antes de que la descubrieran como cantante, ingresó en un hospital como auxiliar de enfermería. Recordando sus experiencias en un grupo de su iglesia y en unión de su hermana Aillene formó un dúo musical, de breve recorrido, hasta que la admitieron en una banda denominada The King of Rhythm, cuyo líder era Ike Turner. Pero antes de que éste la conquistara, Tina se enrolló con el saxofonista del grupo, aventura que le deparó en agosto de 1958 ser madre, a los dieciocho años, de un niño al que llamarían Craig Raymond. El padre "se hizo el longuis" y no quiso saber nada del crío. Zelda, la madre de Tina, la echó de casa al conocer la noticia. Entró en acción Ike Turner, tipo enamoradizo, que todavía estaba casado con Lorraine Taylor. Y vino a ser una especie de Pigmalion, por un lado apiadándose de la situación de Tina, y por otro, prestándose a ayudarla, dándole consejos y clases para perfeccionar su voz y adaptarse al repertorio del grupo que él comandaba. Y además, adoptó finalmente al hijo de Tina de soltera.

En principio parecía que Tina iba encarrilando su existencia, pero aún le quedaba un futuro impredecible junto a Ike Turner, personaje que la haría infeliz años más tarde. Dos años después del nacimiento de su hijo, Ike le propuso boda, que ella aceptó pues llevaba ese tiempo ya conviviendo con él. De paso, Ike aprovechó para que los dos hijos habidos en su matrimonio ya roto con la antes mencionada Lorraine pasaran a la jurisdicción educadora de Tina, que aceptó tratarlos como si fueran propios. La ceremonia nupcial la celebraron en Tijuana, en la frontera de Estados Unidos con México. No se sabe quién los casó, en todo caso aquel matrimonio nunca tuvo validez. Otro tropiezo que a Tina no le afectó hasta mucho más adelante, al saberse soltera por culpa de los tejemanejes de su compañero, que no marido.

La verdad que en los primeros años 70 la pareja formada por Ike y Tina Turner fue una sensación musical no sólo en los Estados Unidos. Lanzaron un repertorio fundamentalmente de rhythm and blues consiguiendo aupándose en los primeros puestos de las listas de éxitos, uno de ellos su versión de "Proud Mary", aquel afortunado tema del conjunto Creedence Clearwater Revival, y otros más que no reseñamos para no extendernos demasiado en su destacada discografía. Mas bien nos interesa reflejar aquí las experiencias traumáticas que Tina Turner experimentó con aquel sujeto con quien convivía. Tuvo otro hijo, Ronnie. Y al quedarse otra vez embarazada descubrió que una de sus mejores amigas, Anna Thomas, esperaba un bebé... de Ike. O sea que él le ponía unos cuernos de campeonato a espaldas de Tina, sin recato alguno. Y ésta optó por abortar. Un año después, a costa del maltrato que Ike le proporcionaba, Tina quiso suicidarse. Tendría que operarse del tabique nasal, consecuencia de los golpes que le proporcionaba su pareja.

Pero, ya se sabe: en aquellos tiempos, todavía sin una auténtica emancipación femenina, ¿qué podía hacer Tina Turner? ¿Dejar a Ike? Porque en esos años su popularidad iba en aumento. Duraría hasta finales de los 70, cuando Ike mostró otro lado aún más miserable. Se dio cuenta de que el público premiaba con aplausos más a su mujer que a él. Sintió celos por todos los lados. Y ya que se encargaba de los contratos del dúo decidió quedarse con la mayor parte de los ingresos. Así es que, cuando Tina se dio cuenta y quiso separarse para siempre, se enteró de que Ike le negaba la mitad de cuanto le pertenecía. Fue en el Dallas Statler Hilton, donde se hospedaban, cuando Ike Turner le pegó una tremenda paliza a Tina, que escandalizó a los huéspedes del hotel. La monumental bronca fue noticia en la prensa. Y Tina ya no aguantó más y tras dieciseis años de convivencia dejó a Ike e inició su carrera en solitario, pudiendo utilizar su apellido Turner en virtud de unas cláusulas consesuadas por la pareja. Desde entonces, el nombre de Ike fue esfumándose hasta su fallecimiento en 2007.

tina-turner-chic-portada.jpg
Tina Turner, en la actualidad | Cordon Press

Por su parte, Tina Turner se convirtió en una estrella que dominaba un extenso y variado repertorio, no sólo de R&B, sino de rock, rock and roll, pop, folk, country, góspel... Su nombre, ya conocido antes en el dúo, cobró más fuerza si cabe en todo el mundo. Su capacidad como bailarina, coréografa y actriz se puso de manifiesto en el teatro, la televisión y en el cine, pues intervino en varias películas. Recordemos, por ejemplo, "Tommy", de 1975. El "sexy" de Tina Turner era un plus importante añadido a su extraordinaria voz. Con una carrera que alcanza discográficamente la cifra de doscientos millones de álbumes vendidos, Tina Turner está considerada una de las más grandes intérpretes de color. Nuestro compatriota Antonio Banderas no olvidará el dúo que protagonizó con ella en 1996. Una auténtica "fiera" en el escenario, que logró reunir ¡ciento ochenta mil espectadores! Fue en el estadio de Maracaná, en Río de Janeiro. Auténtico récord que únicamente logró en otra ocasión Paul McCartney.

El año 1985 encontrándose en Londres en el transcurso de un cóctel de su casa de discos conoció al productor musical de origen alemán Erwin Bach. Simpatizaron pronto, al punto de que acabaron enamorándose. Su convivencia duró unos años hasta que en 2013 decidieron darse el sí. Fue el año también en el que Tina Turner decidió retirarse, a sus setenta y cuatro años. La pareja habita el Chateau Algonquin, en los alrededores del lago Leman, en Zurich, Suiza. Esa es la nacionalidad que adquirió la cantante, renunciando a la norteamericana. Aún el destino le iba a deparar otros golpes de infortunio: un cáncer, afortunadamente ya desaparecido, un trasplante de riñón que la obligó a duras sesiones de diálisis y, lo peor: en julio pasado, hace tan solo cuatro meses, su primogénito Claig Raymond, de cincuenta y nueve años, decidió quitarse la vida con un tiro de pistola. Parece que una decepción amorosa lo llevó al suicidio. Su madre contaba que era para ella un ser sensible, demasiado tímido, que vivía en soledad en su piso de Los Ángeles. Esa muerte ha marcado los últimos días de esta admirable artista, que cumple ahora setenta y nueve años, teñidos de gloria y también tragedia.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD