Menú

¿Qué le pasa a Céline Dion? (además de flirtear con un bailarín malagueño)

Céline Dion todavía tiene en el recuerdo a su marido, fallecido de cáncer en 2016.

0
Céline Dion todavía tiene en el recuerdo a su marido, fallecido de cáncer en 2016.
Céline Dion | Cordon Press

Céline Dion destacaba en los pasados años 90 como una de las grandes divas del pop internacional. La muerte de su esposo y representante artístico marcó un alto en el camino de su triunfal carrera, que ha relanzado en varias ocasiones, aunque lleva unos meses de inactividad. Dentro de sí todavía siente el luto por la desaparición del hombre al que tanto quiso. No obstante, desde hace unos meses, se especula con que ha renovado sus ilusiones gracias a la estrecha compañía de un bailarín malagueño, Pepe Muñoz, guapo veinteañero, aunque ella no ha querido pronunciarse todavía acerca del noviazgo.

Asegura que éste es su mejor amigo, que ha encontrado en él el mejor apoyo sentimental que necesitaba y que el futuro de la pareja ya se verá... De momento, los testimonios que hemos contemplado de ambos no deja dudas sobre la complicidad que les une, asidos del brazo y muy sonrientes. Céline es, probablemente, la cantante canadiense más popular de los últimos años, la única que ha atravesado fronteras con sus discos, que canta en francés e inglés regularmente aunque asimismo se exprese en varias lenguas, entre ellas la española. El último 30 de marzo ha cumplido cincuenta y un años.

Vino al mundo en Quebec, en el seno de una familia católica en la que padres e hijos cantaban. De hecho, Céline comenzó a actuar en público a muy temprana edad con sus padres y hermanos en algunos clubs de su ciudad natal. Su nombre le fue impuesto por sus progenitores en recuerdo de una melodía que les encantaba, "Céline", del francés Hugues Aufray. En sus comienzos profesionales, todavía adolescente, grabó discos en francés pero a partir de 1990 es cuando inició su despegue internacional para el mercado anglosajón, ya en inglés. ¿Y a quién debe Céline su éxito desde que comenzara a soñar en convertirse en una artista popular? A un productor discográfico llamado René Angélil. Se dirigieron a él Céline y su madre, tras percatarse que era el adecuado para darle a conocer las primeras composiciones de la joven y ambiciosa canadiense, que a la sazón contaba sólo con trece años. René, de treinta y ocho entonces, no sólo quedó admirado por la precocidad de la jovencísima intérprete y autora: es que se prendó de ella, a pesar de la diferencia de edad. Empeñó cuanto tenía para financiar grabaciones y galas de Céline. Y acabaron casándose, profundamente enamorados, en 1994. Con anterioridad a la boda, Céline ya había ganado el Festival de Eurovisión de 1988, representando a Suiza, con la canción "No te vayas sin mí".

celine-dion-rene-angelil.jpg
Con su marido René Angelil | Gres

Su estilo musical, ecléctico, ha sido siempre muy variado, desde la balada, el pop-rock, dance, soul, R&B... Llevada por alcanzar la mayor difusión de su repertorio, acaso se dejó llevar por su inclinación a un exceso de sentimentalismo, a lo que se entiende como meloso, en pos de una comercialidad que le criticaron comentaristas muy exigentes. Sabiendo desde luego que Céline podía en cualquier momento alcanzar registros sonoros insuperables con su espléndida voz de soprano. Que pareciera ecléctica respecto a sus gustos populares no suponía merma alguna de su categoría como solista. "I'm your Angel" sería uno de sus múltiples éxitos, algunos llegaron al número 1 de las listas de Estados Unidos y de otros países. Todo ello le supondría vender ingente cantidad de discos, que en la actualidad se han cifrado en un total de doscientos treinta millones. Y en resumen, con un bagaje que entre grabaciones, derechos de autor, galas, actuaciones en televisión, giras por medio mundo la convertirían en una estrella mundial, con un patrimonio estimado en setecientos millones de dólares. Cinco premios Grammy adornan las estanterías de su casa. Y un prestigio sin mácula, aunque en su vida existan momentos decisivos, difíciles, que la aconsejaron retirarse no en una sino en varias ocasiones.

Desde luego, su mejor etapa está fechada en la década de los años 90. ¿Cuándo y en qué circunstancias dejó de actuar? La primera vez en 1999, año en el que se encontraba en el cénit de su carrera, ¿Por qué lo hizo? Para atender a su familia: era madre de tres varones, los dos últimos gemelos. Retornó a los escenarios en 2002, en Las Vegas, donde permaneció varias temporadas, hasta que en 2014 cortó por lo sano sus apariciones públicas para dedicarse en cuerpo y alma a su marido, enfermo gravemente de un cáncer de garganta, que lo llevaría a la tumba el 14 de enero de 2016. Sin ganas de seguir en el mundo del espectáculo pero aconsejada para que siguiera cantando, y así ir superando su inmenso dolor, aceptó reaparecer en la que se llama "la capital del pecado", en el Caesars Palace de Las Vegas. Allí, en septiembre de 2018 declaró otra vez que decía adiós temporalmente a la música. En esa ocasión no mediaban cuestiones familiares; probablemente el cansancio, el peso de su notoriedad no obstante disminuida con respecto a su pasado.

celine-dion-pepe-bailarin.jpg
Céline y Pepe | Gtres

Aunque Céline Dion no ha perdido del todo su ángel, su capacidad para entusiasmar a legiones de admiradores, que la esperan para una cita que ella ya hace tiempo anunció: estará en Londres, el próximo 5 de juli, en el Festival BTS Hyde Park. Ha trascendido la inusual delgadez de la cantante canadiense, desde que en la última Semana de la Alta Costura de París, se presentara en algunos de los desfiles con un físico algo desmejorado, al menos con mucho menos peso que en su anterior aparición pública. Ella se ha adelantado a confesar que ni sufre anorexia y jamás ha padecido sobrepeso.

La protege en todo momento de la intromisión de "paparazzi" a su alrededor su habitual acompañante, el ya citado Pepe Muñoz, que se ocupa de la coreografía de los espectáculos de Céline y de todo lo que supone el estilismo, que ha cuidado tanto siempre la intérprete, habitualmente rubia, interesada en mostrarse dentro y fuera de los escenarios con un "look" de acuerdo a su incuestionable personalidad. Que se casen o no es por el momento una incógnita. Pero que entre ellos hay lo que suele denominarse "química" es más que probable, a juzgar por los arrumacos que se prodigan y que los reporteros gráficos que los persiguen han captado ya con sus cámaras. Las penas de Céline desde que enviudó las va apurando poco a poco gracias al apoyo de nuestro joven compatriota. No sería raro verlos por la costa malagueña el verano que viene.

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios