Menú

Ana de Armas, la chica Bond que se divorció de un catalán

Ana de Armas, la nueva chica Bond, vivió varios años en Madrid. Se divorció de un catalán y ahora está en Hollywood.

0
Ana de Armas, la nueva chica Bond, vivió varios años en Madrid. Se divorció de un catalán y ahora está en Hollywood.
Ana de Armas | Cordon Press

La saga cinematográfica de James Bond, basada en relatos del escritor británico Ian Fleming siempre ha tenido un protagonista masculino para dar vida al agente 007, el más habitual Sean Connery. El último, entre los galanes masculinos, ha sido Daniel Craig, quien ya no volverá más a encarnar el personaje. Sin duda más molesto que cansado por encarnar al héroe, ha manifestado lo siguiente: "No veo por qué ahora James Bond tiene que ser una mujer". Celos artísticos sin duda de Ana de Armas, la cubana que hace unos meses fue contratada para tal fin y es la heredera del mítico papel, uno de los más universales del género de aventuras. En efecto: Ana de Armas ya ha rodado No time to die, título del número vigésimo quinto de la filmografía de James Bond, que en español se conocerá como Sin tiempo para morir.

Ana de Armas es Paloma, una "chica Bond" que nadie podría imaginar: "No es una mujer perfecta – manifiesta su protagonista – sino todo lo contrario: un completo desastre". En belleza, desde luego no. Ana de Armas lleva una carrera impresionante como actriz. Natural de un pueblo cubano, Santa Cruz del Norte. El próximo 30 de abril cumplirá treinta y dos años. Quizás aparente alguno menos. Descendiente de abuelos españoles, de Palencia y León. Siempre tuvo claro que su vocación era la de actriz. Muy decidida, cuando Manuel Gutiérrez Aragón preparó las pruebas entre jovencitas cubanas para completar el reparto de Una rosa de Francia, que rodó en La Habana, Ana Celia de Armas Caso, una desconocida entre las actrices de su país, se presentó muy ufana, logrando en seguida que el realizador cántabro le otorgara el papel. Con dieciocho años, viendo que su futuro artístico no avanzaba en su tierra caribeña dio el salto a España, con dieciocho años y sólo trescientos dólares en los bolsillos, se afincó en Madrid, apuntándose a cuantos "cástings" pudo enterarse. Modo por el que la contrataran para la serie El internado, donde desarrolló el personaje de Carolina Leal.

clotet-ana-de-armasport.jpg
Ana de Armas con Marc Clotet | Archivo

Pero en adelante, ambiciosa siempre, no se contentó con su participación en filmes como Mentiras y gordas y Por un puñado de besos. Quizás aquí no calibraron su potencial, con su atractiva anatomía. Por eso, en 2014 puso sus pies en Hollywood con un par de narices, plena de ilusión y confianza. Y como por su espectacular figura y fe en sí misma no pasó inadvertida, pronto encontró su oportunidad. El caso es que no sabía inglés, hizo un cursillo rápido del idioma y ahora ya no tiene problemas con la lengua sajona. Ha trabajado con actores de categoría: Robert de Niro, Keanu Reeves, Harrison Ford (en una secuela de Blade Runner), una serie para Netflix, Blonde, convertida en Marilyn Monroe, ha concluido ya el rodaje de Deep Water, compartiendo honores estelares al lado de Ben Affleck, "trhiller" psicológico dirigido por el mismo responsable de Atracción fatal y Una proposición indecente.

La vida sentimental de Ana de Armas ha sido intensa hasta el momento. Se casó en la Costa Brava en ceremonia secreta con un actor barcelonés, Marc Clotet, el de la serie Física o Química y la película La voz dormida, de Benito Zambrano. Fue en julio de 2011. Poco les duró la felicidad. Se veían poco, entraron en crisis y se separaron en 2013. Ella se desquitó en seguida con un guionista y director llamado David Victori. Breve romance. Ana siguió rompiendo corazones, hasta que cayó en los brazos semanas atrás de un seductor llamado Bradley Cooper, el de Ha nacido una estrella. Trabajaron juntos en Juego de armas en 2016, título que parece también una divertida coincidencia con el apellido de la bella cubana. Que es, siguiendo un poco el chiste fácil una mujer de armas tomar...

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios