Menú
Katy Mikhailova

Reinas y reinonas

Un poco de sentido común y respeto. Y cultura. Porque si algo tiene la frivolidad es la desinformación y el sentido de la ética con la estética.

Un poco de sentido común y respeto. Y cultura. Porque si algo tiene la frivolidad es la desinformación y el sentido de la ética con la estética.
Madame de rosa y su particular homenaje a Isabel II | Instagram

La frivolidad no tiene límites en la red. Tampoco en la vida real. Compadecer el fallecimiento de la reina Isabel II con una foto de uno mismo en una actitud repleta de vanidad y refleja la anestesia moral que padecen algunas personas. Realismo surrealista.

La colaboradora de Telecinco, Marta López, por ejemplo, lo hacía con una foto desde el plató, con sonrisa incluida. Sus seguidores (y haters) llenaban el post de críticas. Ante este aluvión de mensajes que le hacían ver la realidad -la moral y la del sentido común-, se vio obligada a cambiar el contenido del mensaje. Pasó de un "estamos viviendo un momento histórico, esperando noticias de la Reina de Inglaterra que todo apunta a que en breve anunciarán su fallecimiento -emoji triste-" a un "he decidido cambiar el texto ya que he herido alguna sensibilidad. Las fotos están de antes de la noticia. Sé cuándo me equivoco y me gusta rectificar, deciros que tenéis razón". Lo ha recogido muy bien el perfil @hazmeunafotosi y el tiempo entre texto y texto no supera los 10 minutos. Marta: la rapidez y eficacia es, sin duda, lo tuyo.

marta-lopez-reina.jpg

No menos alabanzas -ironía aparte- se merece la influencer Madame de Rosa, Ángela, quién lamentó la muerte de la Reina subiendo un recorte de periódico de hace meses en el que salía la Reina en una esquina. Debajo de la esquina, ella, en tamaño más grande, aparecía "divina de la muerte" -es que ella es un cañón-. Debía de ser el recorte de algún periódico que se hiciera eco de su indumentaria que llevó en algún desfile o evento. Ángela borró el story de Instagram. Probablemente haya sido lo más cerca que ha podido estar de la Reina, así que en este segundo caso podemos entenderlo.

madame-de-rosa-reina.jpg

El colmo de la frivolidad lo reina -y nunca mejor dicho- este personaje cuya identidad aún no he descifrado. Sus post los recoge el perfil @whatthefffake y se trata de un ser que posa en calzoncillos (por decir algo) para llorar la muerte de la Reina. Por si fuera poco, termina subiendo un vídeo mientras baila con una corona en la cabeza. Aquí pueden verlo y comprobarlo por ustedes mismos.

Yo estoy por hacerme un collage. Recortar mi foto y ponerla al lado de otras de la Reina. Y emular esta semana sus outfits. Ponerme la foto de mi whatsapp de perfil con un corazón negro, y respetar el luto de tres días, por cierto, declarado oficialmente en Madrid.

Por favor… Un poco de por favor, de sentido común y respeto. Y cultura. Mucha cultura. Porque si algo tiene la frivolidad es la desinformación y el sentido de la ética con la estética.

katy-reina-culo.jpg

Curiosamente el caso de la Reina nos impresiona más. Pero este es el pan de cada día en Instagram: combinar el materialismo y la vanidad con frases -de mierda- de autoayuda. "Subo una foto en un yate y lo completo con un ‘no es más feliz el que tiene sino quien menos necesita’". ¡Toma ya!

La realidad es que ha fallecido una mujer de bandera, una feminista de las de verdad, de las que se adelantaban a su tiempo; elegante, no ostentosa. Una belleza natural que se traslada a la actitud y no a los viales de bótox se podría haber pinchado. Liberal que nunca libertina. Con carácter y saber estar. Rigor y fuerza. Humildad pero sin olvidar quién es: una Reina. Supo serlo porque la corona estaba por encima de ella misma.

No pasa nada: quienes no tenemos foto con la reina Isabel II no vamos a convertirnos en apestados. La vida sigue. Podemos manifestar nuestra pena sin subir fotos de nosotros mismos. Hay vida más allá del ego.

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad