Menú

La diseñadora de joyas de origen madrileño que ha seducido a Brad Pitt

Brad Pitt medita su boda con una diseñadora de joyas tras su sucesión de escándalos con Angelina Jolie.

Brad Pitt medita su boda con una diseñadora de joyas tras su sucesión de escándalos con Angelina Jolie.
Primer plano del intérprete de Érase una vez en Hollywood, por la que ganó el Oscar, que ha dado la vuelta al mundo en redes sociales por la intocable belleza del astro. | Cordon Press

Brad Pitt es un consumado mujeriego. Se le sigue considerando en Hollywood desde la década de los 90 uno de los galanes más "sexy" de la pantalla. Y también de los mejor pagados. Su complicado divorcio de Angelina Jolie, que aún colea, es argumento que periódicamente aparece en las revistas rosas. Ella se ocupa más de sus siete hijos, pero él no los ve tan a menudo. Continúa siendo muy solicitado por los productores cinematográficos y estas semanas pasadas ha rodado secuencias como piloto de fórmula I en una película donde entre otros compañeros tiene a nuestro compatriota Javier Bardem. Al margen de su constante trabajo, Brad Pitt está muy ilusionado con su última conquista, diseñadora de joyas que desciende de una familia madrileña.

Estrenará sus sesenta años de vida en el próximo diciembre. Se conserva estupendamente y nadie diría que se acerca a esa edad. En sus años juveniles le dio por estudiar Periodismo, carrera que dejó pronto pues le empezó a interesar más ser algún día un actor importante, lo que ha conseguido. Naturalmente, le costó. Y hubo de "currarse" bien sus primeros papeles en series de televisión o películas de pobres presupuestos. Para ir tirando y poder pagarse sus gastos más elementales, hubo de disfrazarse de "Pollo Loco", anunciando una marca; o conduciendo una limusina. También hizo de peón de cuerda. Hasta que poco a poco le llegaron mejores papeles. Por ejemplo, cinco capítulos en Dallas, culebrón de gran éxito, donde era el novio de la hija de Priscilla Presley.

Ya a temprana edad era consciente que despertaba el interés de las chicas. Las tuvo a porrillo. Y entre sus compañeras en el cine, una de las primeras en convertirse en su pareja fue Juliette Lewis, que tenía solo dieciséis años cuando se enrollaron entre 1990 y 1993. A la que sucedió una principiante, Gwyneth Paltrow, su compañera de cama durante tres temporadas, hasta 1997. A propósito: dos años antes, durante unas vacaciones, ambos fueron sorprendidos por un "paparazzi" cuando retozaban completamente desnudos. Hubo imágenes de los dos, frontales, donde se veía perfectamente su sexo. El asunto derivó en acusaciones y una demanda que no obtuvo el fin deseado por Brad y su amiga. Al fin y al cabo, Brad Pitt fue desde sus comienzos un aspirante a ser "sex symbol".

angelina-jolie-brad-pitt-2010.jpg
Con Angelina Jolie | Archivo

Jennifer Aniston, que como la anterior asimismo disfrutaría de muchas oportunidades en la pantalla, quedó encantada con Brad Pitt cuando se conocieron rodando Friends. Dos años de relajo entre ambos, para casarse en 2000, hasta su divorcio en 2005. Brad empezó destacando en el cine, a veces con breves pero destacadas intervenciones, caso de "Thelma y Louise", donde la fugitiva Geena Davis "se colaba" por él tras invitarlo, como autoestopista, a subir al deportivo que llevaban.

El río de la vida le permitió estar junto a uno de sus ídolos, Robert Redford, año 1992. Dos más tarde, disfrutó de honores estelares al lado de Tom Cruise en Entrevista con el vampiro. Y, sucesivamente, obtendría papeles protagonistas hasta el presente. Seven era un filme inquietante y desagradable para muchos espectadores, mas le sirvió a Brad como otro escalón para redoblar su notoriedad. Fue astronauta en Ad Astra. Y mucho más tarde, en Ocean´s eleven se vio compartiendo reparto con otros grandes del cine.

Entre medias de esos imbatibles triunfos Brad Pitt y Angelina Jolie formaron pareja, compartieron lecho hasta que se casaron. Años de felicidad, tras protagonizar juntos la comedia Sr. y Sra. Smith. Al año de casarse tuvieron una hija, en 2005. Y en 2008 un par de mellizos. Ella lo convenció para adoptar otros niños. Siete en total serían sus descendientes. El carácter fuerte de ambos terminó con su felicidad conyugal, separándose definitivamente en 2016. Desde entonces continúan pleiteando, el último juicio por unos viñedos y bodega que Brad adquirió en Francia estando casados, de cuyos beneficios ella cree tener derecho a su parte correspondiente. El litigio es el más duradero de cuantos matrimonios de actores conocemos al romper su vínculo.

De Brad Pitt se han contado interioridades muchas veces, aunque él sea un tipo poco complaciente con la prensa. De la que se ha servido "para poner el cazo" tanto en su primera boda como en la segunda, cobrando de People, Hello! y otras publicaciones mundiales generosos talones bancarios. Aceptemos a regañadientes las exclusivas millonarias de sus nupcias, pero es que también se lucraron al posar con su primera hija, Shylow. El dinero es para el actor una prioridad. Y no ha vacilado últimamente en rodar un "spot" en la Riviera francesa junto a la actriz Karina Beuthe, anunciando una marca de electrodomésticos.

Poco después, en el mes de junio último, Brad Pitt enloquecía de contento simulando ser un piloto de Fórmula 1 en la película Apex. El productor es nada menos que el veterano as del volante Lewis Hamilton, que también aparecerá en el filme, adiestrando a Pitt quien, amén de conducir motos de carreras nunca se había atrevido como ahora a pilotar una máquina de arriesgada clase. Pero se entrenó lo suficiente, en un coche de menor cilindrada, para dar veracidad a su personaje: un corredor que lleva años alejado de los circuitos y vuelve junto a un compañero, cuyo papel lo encarna Javier Bardem. Se han aprovechado secuencias del Gran Premio de Gran Bretaña de Automovilismo en el circuito de Silverstone.

Hay un asunto que creemos no muy divulgado en la vida personal de Brad Pitt, relativo a su salud. Hace bastante tiempo que padece una rara enfermedad, prosopagnosia, lesión cerebral que quienes la padecen como el actor, están incapacitados para reconocer el rostro de cualquiera, sea o no conocido. Muchos son los sufrimientos que Pitt ha vivido a veces cuando no ha podido identificar el rostro de algún amigo del pasado. El ángulo amargo para quien sí ha gozado de muchas otras satisfacciones en la vida. Nunca le ha faltado una bella mujer a su lado.

Temas

En Chic

    0
    comentarios