Menú

Los progres descubren que la izquierda recorta más

Llamazares se queda sin palabras al ver que Andalucía es la comunidad con un mayor recorte en gasto sanitario.

140

La misa progre de este pasado domingo tuvo como objeto de reflexión la sanidad pública, uno de los dogmas más sagrados de la izquierda que el centro-reformismo ha asumido como propio, faltaría más. La salutación de Ana Pastor a sus fieles comenzó con un canto a las bondades de la gestión pública de la sanidad que, como se encargó de señalar, es universal, gratuita y de extraordinaria calidad. El elevado coste que los servicios sanitarios estatales suponen para el contribuyente o las prolongadas listas de espera que los pacientes han de soportar casi sin excepción cuestionan estas afirmaciones de la oficiante. También el hecho de que los iconos de la izquierda prefieran atenderse de sus dolencias en clínicas privadas o los elevados estándares de satisfacción de los usuarios de este servicio cuando es prestado por la iniciativa privada. Sin embargo hablamos de un dogma de fe, no de una teoría susceptible de ser contrastada con la realidad salvo por los talibanes del libre mercado que, además, no suelen sintonizar la misa progre que cada domingo retransmiten a sus fieles las cadenas televisivas de mucho progreso.

Ana Pastor es muy partidaria de verificar con datos cada asunto sometido a su escrutinio, a pesar de que, como en esta ocasión, la tozudez de las cifras constituya una refutación en toda regla de las premisas sobre las que asienta sus homilías. Hasta ayer, todo el mundo creía saber que los recortes en sanidad eran patrimonio exclusivo de la derecha gobernante, porque la izquierda nunca se atrevería a reducir el llamado "gasto social". Sin embargo, el mapa autonómico que Ana Pastor mostró a sus feligreses señaló sin la menor sombra de duda que las regiones que más han recortado durante la crisis económica en sanidad son Extremadura (gobernada por el PSOE hasta 2011, dato que la presentadora olvidó señalar), Cataluña y nada menos que Andalucía, epítome de los valores de la izquierda en el ámbito autonómico con un gobierno de coalición eminentemente progresista formado por PSOE e IU.

Peor aún fue constatar que la única región que no ha reducido el gasto en sanidad, sino que lo ha aumentado un 0,4% en estos últimos años ¡ha sido Madrid!, el Mordor de la derechona que tantas manifestaciones de protesta ha obligado a convocar a la izquierda capitalina contra unos recortes que, casualmente, se producían más abajo en el mapa, justo donde gobiernan los suyos.

Gaspar Llamazares, invitado a la Misa progre en su recta final, se quedó sin palabras para explicar esta traición a los votantes de progreso. El pobre hombre intentó justificar este atentado a los "derechos sociales" perpetrados por el Gobierno autonómico del que su coalición forma parte apelando a su intención de mejorar en este asunto a través del trabajo de las instituciones. Así pues, socialistas y comunistas organizan protestas virulentas contra los políticos de la única Comunidad Autónoma que no ha disminuido el gasto de la sanidad pública, Madrid, mientras que donde ellos gobiernan, Andalucía, aplican a placer recortes de hasta el 22% en la confianza de que esas mismas fuerzas progresistas seguirán pastando del presupuesto sin emitir un balido más alto que otro.

Llamazares, cuyas cuentas bancarias reflejan un saludable saldo de más de trescientos mil euros según dio a conocer Ana Pastor en los rótulos del programa, no tiene pensado dejar de agitar a las masas obreras contra los recortes de la derecha. Pero en Madrid. En Andalucía, con su colega Diego Valderas en el Gobierno de los ERE, un recorte de más del 20% en sanidad es sólo una anécdota que la felicidad de contar con un gobierno regional de tantísimo progreso compensa más que sobradamente. Los andaluces, a tenor de las encuestas, parecen dispuestos a seguir dándole en el futuro toda la razón.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco