Menú

Jorge Javier Vázquez brota contra todos en su noche más cruda

El presentador está muy enfadado y harto del comportamiento de los concursantes. Ayer le tocó a Mila Ximénez.

0
El presentador está muy enfadado y harto del comportamiento de los concursantes. Ayer le tocó a Mila Ximénez.
Jorge Javier | Telecinco

Quejas, quejas y más quejas es lo que sale por la boca de los concursantes de Gran Hermano VIP 7 desde que arrancó el programa el pasado 11 de septiembre. Algunos de ellos, como Alba Carrillo o Mila Ximénez, aseguran que la dirección del programa les tiene como marionetas y las humilla para disfrute del público. La última ocurrencia fue obligar a Mila a disfrazarse de "abeja reina", como la llamaba su enemigo y compañero ya expulsado Hugo Castejón.

Casi entre lágrimas y maldiciendo a todo y todos, la colaboradora de Sálvame terminó accediendo a ponerse el traje de abeja porque estaba convencida de que abandonaría la casa al día siguiente. Esta reacción terminó con la paciencia de Jorge Javier Vázquez, que como muchos espectadores está cansado de la actitud infantil de los protagonistas del reality.

Antes de continuar con la gala, el presentador le recordó a Mila que el disfraz no era para siempre y que solo tendría que llevarlo durante la última gala. "Después de 20 años de profesión, en esta publicidad, me he dado cuenta de lo que me sigue importando mi profesión porque he estado a punto de llorar", comenzó Jorge Javier. "He estado echando cables a una concursante que es una de mis mejores amigas, intento que disfrute, que se lo pase bien y ella se lo toma como una humillación. Si ella supiese todo lo que la quiero y todo lo que la intento ayudar...", dijo sobre Mila mientras ella permanecía cabizbaja. "Me duele escuchar palabras como 'a tomar por tal' el Súper, que es un compañero mío... Decís cosas y luego no os acordáis. Me ha dolido muchísimo escuchar cosas como 'yo mañana me largo a mi casa, este no me conoce', cuando 'este' soy yo y soy uno de tus mejores amigos".

Después, llegó el turno de abroncar a todos los concursantes. "¿Por qué no dejáis de ver el programa, a la organización, al Súper, como un enemigo? ¿Por qué no veis el programa como un equipo de gente que está trabajando para que todos nos lo pasemos bien y no para putearos y haceros la vida imposible? ¿Por qué veis demonios donde no los hay? ¿Por qué estáis en ese momento paranoico? ¿Con quién os pensáis que trabajáis? Cuando veo algunos de vuestros comportamientos, sí que pienso '¿con quién estamos trabajando?'", se preguntó el presentador. "Lo que está sucediendo en esta edición –y llevo muchos realities a mis espaldas– no lo había visto en mi vida", sentenció antes de decir un sonoro "¡basta ya!" que levantó el aplauso del público.

El presentador empezó fuerte la noche y antes de abroncar a los VIP, puso en su sitio a Moha, amigo y defensor de Diego El Cejas en plató. Moha compartió un vídeo en sus redes sociales en el que acusaba a la dirección del programa de manejar a su antojo las porcentajes de las votaciones del próximo expulsado. Jorge Javier le animó a abandonar el plató y acudir a una comisaría de Policía para denunciar el supuesto tongo. "Te invito a que vayas a una comisaría y denuncies. ¿Tienes pruebas de que hay tongo?", le preguntó muy enfadado ante las acusaciones.

La cara del amigo de El Cejas fue de sorpresa porque no se esperaba que el presentador fuera tan directo. "Fue un error que tuve, borré el vídeo… Estaba caliente", se excusó. "Pues si estabas caliente, una ducha fría", contestó Jorge.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios