Menú

Receta: tortilla crujiente con queso

Si eres de los que quiere innovar con la comida y la tortilla francesa se te hace aburrida, esta con un toque crujiente gracias al queso te encantará.

Si eres de los que quiere innovar con la comida y la tortilla francesa se te hace aburrida, esta con un toque crujiente gracias al queso te encantará.
Tortilla crujiente con queso y espinacas. | Flickr/CC/Kalboz

Una tortilla francesa es uno de los platos más utilizados cuando no apetece mucho cocinar pero añadir pequeñas variaciones, de vez en cuando, no debería ser problema, de hecho ayudan a que el plato sea mucho más nutritivo. Se le puede añadir chorizo, jamón york y queso, queso de cabra, sobrasada.... la esencia es la misma pero con un toque de sabor.

Si, además de querer una cena rápida y sencilla eres de esos que aman el queso y mucho más que cruja la comida en cada mordisco, sin duda, esta receta es la tuya. ¿Por qué? Porque nos hemos preparado una tortilla crujiente con queso que es un plato nutritivo, sencillo, rápido y que puedes preparar para cualquier momento del día, por supuesto, también es ideal para meter en un tupper para tus días de playa o piscina.

Por ello, desde Libertad Digital proponemos una receta de tortilla que, como decimos, no sustituye a una tradicional pero, para un momento puntual, es deliciosa. Además, es una manera muy original de comer esas verduras que nos dan tanta pereza de cualquier otra manera. Recomendamos coger papel y bolígrafo para tomar nota, no decepcionará.

Ingredientes (para una o dos raciones):

  • tres huevos
  • un puñado de mozzarella rallada
  • un puñado de brotes de espinacas
  • medio tomate
  • especias
  • sal

Preparación:

Es muy importante que la sartén sea antiadherente porque sino no funcionará.... Lo primero que debemos hacer es repartir el queso por el fondo de la sartén caliente y dejar que se vaya fundiendo.

Mientras tanto batimos los huevos y, cuando veamos que el queso empieza a fundirse y dorarse echamos los huevos por encima con un poco de sal y especias. Para que no se coman todo el sabor yo prefiero echarle ajo y cebolla en polvo y, en algunas ocasiones, un poco de orégano. Tapamos y dejamos cocinar durante tres o cuatro minutos a fuego medio.

Pasado este tiempo añadimos las espinacas y el tomate en rodajas sobre uno de los lados y plegamos. Dejamos que se cocine hasta que termine de cuajar y dorarse. Si vemos que es necesario le damos la vuelta para que esté igual por los dos lados.

Luego, simplemente sacar, emplatar y a disfrutar. Si la dejamos enfiar porque la hacemos para llevar a la playa o la piscina está igualmente deliciosa.

En Chic

    0
    comentarios