Menú

Platos típicos de Asturias

Asturias tiene mar, montaña, buen clima.... y una gastronomía deliciosa, desde LD te presentamos 15 platos típicos para que salives.

0
Asturias tiene mar, montaña, buen clima.... y una gastronomía deliciosa, desde LD te presentamos 15 platos típicos para que salives.
Fabada asturiana | Cordon Press

Asturias es de esos lugares a los que vas por su entorno y te quedas por su gastronomía, podrías estar 24 horas comiendo, porque los asturianos son esos que comen hasta decir "buff, que hartura" y, si no sucede, algo raro pasa. Además no solamente se come mucho sino que se come muy rico.

Una curiosidad es que, si eres capaz de comerte un cachopo entero solo siendo foráneo, es que algo raro sucede, raíces asturianas debes tener porque sino es misión imposible. Uno de los puntos fuertes que tiene Asturias es su gastronomía y para que sepas bien qué escoger cuando visites el paraíso natural aquí va una selección de platos típicos de Asturias. Evidentemente hay alguno más, esto es simplemente para abrir boca y que tengas ganas de visitar el norte de España.

Fabada asturiana

Es conocida en el mundo entero como uno de los mayores placeres culinarios. ¿Por qué? Porque ningún plato hecho con alubias blancas es comparable a la fabada, ninguno. Lo más importante a la hora de pedir fabes en un restaurante es nunca decir ‘las fabes’ porque entonces te echarán de Asturias.

Destacar que la fabada es posiblemente el plato más tradicional de la gastronomía asturiana y uno de los más típicos de España. ¿De qué está hecha la fabada? Lleva ingredientes muy sencillos: fabes, chorizo, morcilla y tocino, es plato obligado si visitas Asturias.

Chorizo a la sidra

Es el mejor entrante que puede existir en Asturias, salvando las distancias con el queso, por supuesto. ¿Por qué? El chorizo es económico, típico, rico, abundante y lo encuentras en cualquier lugar. El chorizo a la sidra con un poco de pan para mojar y un chato de sidra, lo mejor después de un día de turismo.

Este es otro de los platos más típicos de Asturias y para el que se usa la bebida asturiana por excelencia, la sidra. Después de dorar los chorizos, se cubren de sidra, se dejan cocer y se sirven en una cazuela de barro.

Cachopo

Junto con la fabada es uno de los platos estrella de Asturias. De hecho, si eres capaz de acabarte uno alguna vez en la vida estarás totalmente integrado entre la población asturiana.

Sin embargo, aunque hay más variedades, el más tradicional está hecho con dos filetes de ternera rellenos de jamón y queso, empanados y frito. Pero ojo, no es un sanjacobo, es un cachopo y está riquísimo.

Dos apuntes reseñables: nunca nunca se dice que el cachopo es un san jacobo, son claramente diferentes, y por supuesto hay que compartirlo. No te asustes cuando veas que el cachopo ocupa todo tu plato y parte del plato de al lado, en teoría es entero para ti solo, sin embargo, debido a su tamaño lo ideal es compartirlo, sobre todo, para así poder pedir más comida y probar varios platos.

Queso asturiano

Elaborados con leche de vaca, oveja o cabra, o con una combinación de las mismas, han alcanzado un gran prestigio más allá de nuestras fronteras. En Asturias se elaboran una gran diversidad de quesos, todos ellos de gran calidad, siendo algunos de los más populares los que nombramos a continuación:

  • Afuega’l pitu
  • Beyos
  • Cabrales
  • Gamonéu
  • La Peral
  • Pría

Pastel de cabracho

Es uno de los platos más típicos de Asturias, ¿por qué? Es el acompañamiento perfecto a cualquier comida o cena, ya sea en casa tranquilamente en soledad o con familia o amigos. ¿En qué consiste el pastel de cabracho? Es una especie de paté elaborado con la carne del cabracho, un pescado, este se come en tostadas de pan crujiente normalmente acompañado de mayonesa o salsa rosa, sin ningún tipo de aderezo está rico y tiene un sabor muy suave.

Escalopines al cabrales

Los escalopines al cabrales son pequeños filetes de ternera pasados por huevo y pan rallado, y seguidamente fritos en abundante aceite. Se acompañan con patatas fritas y salsa de cabrales, que se elabora con nata y queso de dicha variedad. Se trata de un plato que encontraréis seguro en prácticamente todas las casa de comidas o restaurantes de la región, un clásico muy presente en el día a día de la comunidad asturiana.

Como premisas básicas para una buena ración de escalopines al cabrales son una carne de calidad y el conseguir una salsa equilibrada con el queso cabrales, ni muy líquida ni con grumos, con su característico sabor sin que por ello se oculte la carne.

El queso de Cabrales es uno de los muchos que se hacen en Asturias, quizá el más conocido fuera de sus fronteras, propio del concejo de Cabrales y que desde 1981 cuenta con denominación de origen. Es un queso azul que se elabora de forma artesanal a partir de leche de vaca, oveja y cabra y que tiene su proceso de maduración en cuevas situadas en los Picos de Europa.

Pixín

El pixín es otro punto fuerte de la gastronomía asturiana, es el rape de toda la vida y lo puedes encontrar en todas sus variedades. Fritos de pixín, pixín a la sidra.. hay cientos de opciones para comer un plato de pixín. Además, es uno de los platos más representativos de la cocina asturiana, ¿cómo exactamente? Pues lo más tradicional es la fritura de tajadas de este pescado, limpias como delicias.

Ideales para un segundo plato, una cena o también perfectos para servir de aperitivo, estos fritos de rape cuando se hacen en su punto, son un auténtico manjar. Además, al no tener ni escamas ni espinas, es un pescado muy fácil de comer para todos, en especial para los niños.

Pote asturiano

Es el potaje asturiano por excelencia, en este caso con berza. Típico plato caliente de un fin de semana de otoño o invierno lluvioso y frío. Es un cocino muy contundente y tradicional de la cocina asturiana. Solía prepararse, en época de matanza, en un pote en las chimeneas invernales, de ahí su nombre.

Se trata de un cocido hecho con fabes, berzas, patatas y un acompañamiento cárnico procedente del cerdo, que incluye chorizo, morcilla y tocino entreverado, y que podemos encontrar en los supermercados bajo el nombre de "compangu". Hay quien añade también oreja, careta o rabo de cerdo.

Tortos de maíz

Son tortos de maíz fritos que por encima pueden llevar carne, jamón, paté, huevo... En resumidas cuentas, puede llevar por encima de todo lo que se les ocurra. Son contundentes, pero riquísimos.

Dentro de los tortos con más tradición están los que acompañan a unos huevos fritos, un delicioso picadillo de la matanza y, como no, un remate de el increíble queso asturiano Cabrales. A lo largo de la comunidad podemos encontrar otras opciones de acompañamiento e incluso variantes en su elaboración.

Aunque los tortos más tradicionales son elaborados sólo con harina de máiz, también se les suele añadir una pequeña parte de harina de trigo. Esta harina facilitará el amasado y manipulación. Podemos decir que son las arepas españolas, similares y normalmente fritas.

Arroz con leche

El arroz con leche es un postre típico no sólo de la comunidad asturiana, sino que también lo es de otras partes del territorio español, e incluso de otros países más allá de nuestras fronteras como Portugal.

Es una receta muy sencilla, consistente sencillamente en hervir el arroz en leche y azúcar, espolvoreándose seguidamente con vainilla, canela o ralladura de cáscara de limón. Puede servirse tanto frío como caliente, dependiendo de los gustos de cada uno.

Casadielles, carbayones, frixuelos y moscovitas

Los asturianos son muy golosos, y el tema de los dulces es más sagrado que la Santina. Por ejemplo, no hay nada más ovetense que los carbayones, una especie de pastelitos de hojaldre muy ricos. También están las casadielles, las comía yo a veces para desayunar, y claro, luego me preguntaba por qué me había crecido tanto el culo misteriosamente.

Los frixuelos son típicos durante el carnaval asturiano. Y las moscovitas son pastas de almendra y chocolate. Todos ellos son los dulces típicos de Asturias. Perfectos para que los pruebes y lleves unos a modo de detalle a tu madre, a tu abuela y/o a tu suegra.

Pitu de caleya

Así es como se conoce en Asturias a los pollos que se crían alimentados a base de maíz, semillas y hierba. Además disfrutan de "libertad de movimientos", lo que hace, junto a su alimentación, que su piel sea más oscura y con menos grasa.

Este tipo de alimentación excluye el pienso, y permite que el pollo sea más grande, pudiendo alcanzar hasta los 6 kilos de peso. El pitu de caleya se caracteriza por tener menos grasa que el resto, y su carne es más dura. Se suele preparar en guisos.

Entrecot al cabrales

Este plato une dos productos muy representativos de Asturias, la ternera y el queso cabrales. También son muy típicos los escalopines al cabrales, escalopes de ternera asturiana empanados y cubiertos con salsa de cabrales.

Callos a la asturiana

Los callos a la asturiana constituyen, junto a la fabada, una de las más típicas recetas de la comunidad asturiana. La receta incluye, además de los callos, chorizo, jamón, morro de ternera, laurel, pimentón, cebolla y ajos.

Asturias es huerta, con la faba como reina, producto autóctono que es la base principal del plato de cuchara más emblemático de Asturias: la fabada. La riqueza de la huerta astur hace que los platos de cuchara, ideales para el otoño-invierno sean de excepcional calidad y muy variados: las distintas versiones de la fabada o del pote constituyen un mundo de posibilidades donde también tiene cabida las cebollas o los pimientos rellenos… u otros platos donde se incorpora también el tenedor, pero donde la excelencia de la huerta es la verdadera protagonista.

Bollo Preñao

El Bollo Preñao es uno de los platos más típicos de la gastronomía asturiana. Está formado por un pequeño pan cocido en el horno con un chorizo dentro. Es muy típico acompañarlo con una botella de sidra a la hora de comerlo sobre todo en las espichas (comidas tradicionales que se desarrollar en torno a la sidra cuando se espichan los toneles de sidra para comprobar su punto) o fiestas populares.

Este manjar tiene una historia muy antigua, los bollos preñados o bolos de lareira, lar o do lume, como se le llaman en Galicia. Nacen en las lareiras de muchos molinos, con la harina de maíz que caía fuera de la piedra de moler aprovechándola con un trozo de tocino de la matanza para no tirar nada. Los bollos preñados aún se preparan en muchas zonas en Galicia, en el Barco de Valdeorras (Ourense) se hacen en la época de la matanza.

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia