Menú

Entrevista a Enrique Loewe: "El lujo se está asfixiando"

Entrevistamos a Enrique Loewe, una de las personas más importantes a la hora de definir la moda como arte en nuestro país.

0
Entrevistamos a Enrique Loewe, una de las personas más importantes a la hora de definir la moda como arte en nuestro país.
Enrique Loewe | Efe

Pocos creerían firmemente que la moda es un objeto de estudio de la misma categoría que la economía, la sociología o la política. Al final, sin darnos apenas cuenta, la Moda –con mayúscula- es un fenómeno global que lo recopila absolutamente todo condicionando cada una de las ramas de la vida humana. Y Enrique Loewe es de esas personas que conceptúan la moda como arte, ciencia, filosofía, de la cual es imposible prescindir. "Sólo sé que no sé nada" es de esas frases que podrían describir con mucha nitidez a este filósofo del siglo XXI, que acaba de dejar la presidencia de la Fundación Loewe. "Se me ocurrió proponerle al consejo de administración de LOEWE que creáramos una fundación para dar oportunidades a jóvenes, centrándonos sobre todo en el campo de la poesía, como arte de los más abandonados.

Extracto de entrevista a Enrique Loewe

El mayor lujo es el tiempo, suele decir. El dualismo o la casi dialéctica entre lo material e inmaterial... ¿Hasta qué punto es mayor lujo lo intangible? Pues aquello que es material, es accesible para todos, siempre cuando haya medios para alcanzarlo; pero cuando se trata de un conocimiento/sentimiento... ¿sería mayor lujo este último tipo?

Sabes que soy muy seguidor del Teorema de la Mona‘ –Enrique sonríe-: "Aunque la mona se vista de seda...". Creo que la verdadera elegancia, el verdadero sentido de la moda, nace de un proyecto interior y después se materializa en una serie de decisiones. Hay que conocerse a sí mismo antes de "embobarse". Por ello sí pienso que, al final del día, seré anticuado –ríe-, es infinitamente más valioso lo que es uno por dentro que lo que es uno por fuera, porque siempre he creído que lo que es uno por fuera es una imagen de lo que es uno por dentro. Fuera, enseguida se traiciona si no coincide con el interior.

¿No es en cierto modo paradójico afirmar que "la verdadera moda no es ir a la moda"?

Para mí esta frase es un grito de libertad. Es lo que confirma que para mí la moda es una elección y no imposición. Puedes seguir la moda o no. O puedes hacer el mayor grito de libertad que es el de no seguir ninguna moda. La moda es la forma del conjunto de formas de vestirse que tiene una determinada sociedad en un momento determinado, y se compone de "modas", "no modas"; "modas retro", "modas góticas". La Moda, con mayúsculas, es un conjunto de modas con minúsculas.

Hay teorías que confirman que la moda es de lo que las masas abusan...

En ningún momento las masas se lanzan detrás de ninguna moda: las filtran, las cambian, las adaptan.

Como decía Ortega, precisamos de la masas para saber quiénes somos las élites, ¿existiría el lujo sin las masas?

El lujo es lo que las masas producen como excelencia, como elitista. Evidentemente no existiría el lujo sin las masas. El lujo es en cierta manera un perfeccionismo, una búsqueda de lo más bonito, de lo más interesante. Si no hubiera ese deseo de evolucionar, crecer, mejorar... probablemente el lujo sería otra cosa. Pero el lujo, querida amiga, está en crisis. Y es una crisis de mismidad: una crisis porque todas las tiendas te ponen las mismas cosas. Como digo, vas por la Calle Serrano y no te das cuenta de que has pasado de D&G a Gucci. Hay un malestar de la cultura por el cual, verdaderamente, el lujo se está asfixiando. El lujo ya no es para unos pocos. La propia dinámica de la sociedad capitalista ha hecho que se dé una contaminación, por parte de la élite a las masas, y abordando las masas cada vez más esa élite, y queriendo hacerse con migajas de lo que tiene la élite. El "Status-symbol". Cuanto más abunda un producto entre las masas, menos lujo es.

Entonces, ¿la música clásica es un lujo?

La música educa a todo el mundo. El ser humano vive con la música. La clásica es un cierto sector algo más refinado, cuyas experiencias son más concretas. Después de ver tantos teatros llenos en París, Milán, no puedo decir que no gusta, pero no es masiva. Creo que es un problema de educación: a los niños no se les enseña la música, no se les enseña pensar en sonido. La música clásica desgraciadamente es muy ignorada y muy poco sentida. La gente dice que no entiende, pero la única razón es que no la ha oído. Ahora mismo estamos viviendo un ruido de la sociedad actual de la angustia y de todo lo que ha sido el siglo XX que creo que queda magníficamente reflejado en la música, en la poesía y en la pintura. Y no entiendo porqué en la poesía y en la pintura "tragamos" con lo que sea, y en la música no. Es un misterio que todavía no he descubierto.

Si quieren seguir leyendo hagan click aquí

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios