Menú
Katy Mikhailova

Pelirroja de mi vida

El pelo naranja ha sido objeto de persecución y mofa, pero ahora es tendencia.

Katy Mikhailova
0
El pelo naranja ha sido objeto de persecución y mofa, pero ahora es tendencia.
Alejandra Rubio ahora es pelirroja. | Instagram

De ser consideradas brujas y pasar a ser quemadas en las plazas como ocurría en los siglos anteriores, para luego padecer (en algunos casos y colegios) bullying y mofas en la infancia, a aterrizar ahora como tendencia: hablamos del pelo naranja. Recuerdo que en mi colegio había un chico que se llamaba Fernando. Él era pelirrojo. Muy pelirrojo. De esos, que venían acompañados de pecas, y presentaba una piel nacarada. Le llamaban ‘El Zana’ (de Zanahoria). Los niños se “metian” con él por eso. De aquello, 15 años fácilmente. Lo que no sabíamos es que ‘El Zana’ hoy habría sido influencer y hasta podría posar para Gucci.

Hace ya más de un año que las pecas aterrizaban en nuestras vidas con filtros y demás app (ya les escribía también del tema). Carmela Dávila, la reina de la micropigmentación, hasta las recrea de manera semipermanente en las caras de aquellos clientes que lo piden, consiguiendo un efecto impresionante. 

Y aunque nada nuevo, hoy el naranja capilar está mas ‘in’ que hace un año, si cabe. ¿El motivo? La joven Alejandra Rubio que pone de moda lo que decide. Reaparecía hace unas semanas con un cambio radical de color: pasaba de negro a un pelirrojo “con efecto natural” y sobre todo muy elegante.

De hecho, a Alejandra la conocí directamente pelirroja. Y nada más verla subirse en el coche detrás con su gato (íbamos a realizarle una sesión de fotos para una campaña contra el abandono animal con la fotógrafa Olga Natalia Alcaraz con la revista Fearless), pensé “¡qué guapa!”. Al rato, descubrí que, además de sus colaboraciones con marcas y sus pinitos en televisión, estaba estudiando Derecho, y me pareció muy interesante. 

Pero, retomando la coloración del cabello: ¿quién está detrás de ese naranja tan bien tratado y tan magníficamente conseguido? Roberto Alegre, en cuyas manos, y siguiendo la inspiración en Alejandra Rubio, se ponía mi amiga y compañera Teresa Haering. A sus “treinta y…” Teresa este jueves cumplía uno de sus sueños: tener el pelo rojo y no equivocarse en el intento. Así que Roberto hizo una de las suyas, una vez más, y también le convertía en una diosa de cabellos cobrizos. 

Otra pelirroja mediática es la protagonista de la serie Adult Material, sobre la vida de una actriz porno. 33 años, madre de tres hijos, es una conocida porn-star. Aunque la serie parece ser una bazofia en todos los sentidos (empezando por victimizar a una actriz porno a la par que elogiarla), el pelo naranja (en su vertiente más oscuro) sigue labrándose un hueco en la pequeña pantalla (aunque sea vía plataformas como en este caso Filmin). Hayley Burrows, la protagonista, vive un conflicto interno entre los valores y la tradición, el dinero y el libertinaje. Y yo sólo me quedo con su cabello (considerablemente mejorable), porque el discurso del guión me provoca sueño.

Esta misma semana, además, se estrenaba la nueva temporada de La Que Se Avecina, y es que en la serie más exitosa de la tele española, aunque pueda avanzar perfectamente sin el personaje que encarnaba Cristina Castaño, se añora todavía el naranja de la cuchufleta, otro rostro mediático nacional con cabellos rojizos (y naturales, para variar).

Y es que el color del pelo tiene ese no-sé-qué que atrae, confunde, distrae. El naranja es exótico y ha vuelto para quedarse. No me atreveré jamás a ponérmelo yo (entre otras cosas, porque la escasa calidad de mi pelo no va a soportar un tinte), pero me resulta curioso cómo un color de pelo puede darle “tanto rollo” a alguien (o quítarselo).

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios