Menú

Ola de calor: el peligro de salir de casa

El calor puede ser peligroso si no se tienen los cuidados adecuados, de hecho, es mejor quedarse en casa si puede evitarse.

El calor puede ser peligroso si no se tienen los cuidados adecuados, de hecho, es mejor quedarse en casa si puede evitarse.
Mujer tomando el sol mientras estudia. | Flickr/CC/Ed Yourdon

La primera ola de calor del año ya ha llegado, antes de lo esperado por los ciudadanos sin duda. Durante unos días habrá rincones de España con más de 40º durante el día y superiores a los 20º durante la noche. Como si estuviéramos en pleno mes de agosto, incluso peor.

Hay que tener en cuenta que los efectos del calor no afectan a todo el mundo por igual. La canícula puede ser especialmente peligrosa para los colectivos más vulnerables, como las personas mayores, los niños menores de cuatro años, las mujeres embarazadas y las personas que trabajan al aire libre.

Sin embargo, si vamos a salir a la calle todos debemos tener cuidado y protegernos bien para evitar problemas derivados de las altas temperaturas. Por supuesto que lo ideal es evitar salir durante los días de más calor y, muy especialmente, en las horas centrales del día (12:00-17 :00) pero si no podemos evitarlo debemos seguir algunos consejos:

  • Limita tu actividad en las horas más calurosas del día. Si no te queda más remedio que salir de casa a hacer algún recado o ir a trabajar, se aconseja hacerlo con ropa ligera que permita la transpiración y protegiéndose la cabeza y la vista con gorra, sombrero y gafas de sol y a poder ser, procurar permanecer en lugares frescos, a la sombra o climatizados. Además, si por tus horarios solo puedes entrenar en esa franja horaria, busca un gimnasio donde poder hacer ejercicio sin necesidad de estar bajo el sol, si eres de los que prefiere hacer deporte al aire libre hazlo mejor a primera o última hora del día.
  • Utiliza ropa diseñada para el verano. Si esta ropa es de colores claros, mucho mejor, ya que no repelen los rayos del sol. Además, intenta salir a la calle con la cabeza cubierta, ya sea con gorra, sombrero o pañuelo.
  • Bebe líquidos aunque no tengas sed. Con estas temperaturas el cuerpo necesita refrescarse, tanto por dentro como por fuera. Eso sí, ingiere agua y evita las bebidas que contengan cafeína ya que pueden producir deshidratación.
  • Suprime los alimentos hipercalóricos. Estos días céntrate en comidas ligeras, en las que el cuerpo no tenga que hacer un sobreesfuerzo por digerirlas y procesarlas. Buenos ejemplos son las ensaladas, frutas o el gazpacho. Se aconseja alimentarse bien, comer a menudo y elegir platos ligeros que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor. De la misma manera, ante síntomas provocados por las altas temperaturas y que se prolonguen más de una hora, recomienda acudir al médico.
  • Tu piel siempre perderá la batalla con el Sol. Por ello, utiliza crema solar con un mínimo de protección de 15 y si puede ser de más, mejor.
  • En ningún caso duermas bajo el sol. Ya sabemos que es algo muy habitual en la playa y piscinas, pero de esta forma estarás ofreciéndote a dolorosas quemaduras y serás un blanco fácil para el cáncer de piel.

¿Qué efectos produce el exceso de calor?

  • Calambres
  • Agotamiento: malestar, dolor de cabeza, nauseas, vómitos, sed intensa
  • Deshidratación
  • Golpe de calor: nauseas, vómitos, dolor de cabeza, piel caliente y enrojecida, aumento de la temperatura corporal por encima de 40º, inestabilidad al andar, mareos, pudiendo llegar a tener convulsiones y coma

En Chic

    0
    comentarios