Menú

¿Cuál es el significado de algunas tradiciones matrimoniales?

Las bodas tradicionales están llenas de supersticiones. El vestido, los complementos, la noche de bodas... ¿Qué significan? ¿Se mantiene el original?

Las bodas tradicionales están llenas de supersticiones. El vestido, los complementos, la noche de bodas... ¿Qué significan? ¿Se mantiene el original?
boda, matrimonio, marido | Pixabay/CC/StockSnap

Una boda es una fiesta, pero una fiesta especial en la que se celebra la unión entre dos personas que se comprometen a estar juntas sin importar lo que pase. En esta celebración, los novios suelen participar en las tradiciones de boda, como los anillos o el ramo, sin saber su significado y simbolismo real. Sin embargo, saberlo le dará otro nivel de sentimiento a la celebración. No obstante, muchas parejas sí conocen el significado y siguen las tradiciones. También hay otros que rompen totalmente con ellas, incluso han surgido nuevas tradiciones que los novios han ido incorporando con el paso del tiempo.

Pero, ¿Cuáles son las tradiciones más famosas? ¿Qué significan? Las tradiciones de boda cuyo significado es el más conocido son las arras y los anillos. Las arras, representan el intercambio de lo material entre los novios, cada arra simboliza los bienes que compartirán en un mes, más una para la buena suerte. Por otro lado, los anillos de boda hablan de a la unión, lo eterno y la fidelidad.

No hay que pasar por alto que el matrimonio en sí mismo es una tradición, por lo que es normal que se componga de varios rituales comunes a muchos países. Las tradiciones matrimoniales son expresiones culturales arraigadas que simbolizan el compromiso y la unión entre dos personas. A lo largo de la historia y en diferentes culturas, estas prácticas han adquirido significados simbólicos únicos que van más allá de la simple formalización de una relación. Explorar el significado de algunas de estas tradiciones revela la riqueza de las creencias y valores culturales asociados con el matrimonio.

¿Cuáles son las tradiciones más arraigadas? ¿Cuál es su significado?

  • Hincar la rodilla: Según la tradición, el hombre es quien debe arrodillarse para pedir matrimonio. Es un gesto que demuestra que está dispuesto a entregarse a los deseos y necesidades de su pareja. Pero en la actualidad muchas mujeres toman la iniciativa y piden matrimonio a su pareja, regalándole un reloj y arrodillándose.
  • El anillo de compromiso: Los anillos de pedida o compromiso con diamantes se popularizaron gracias a los sicilianos, quienes creían que esta piedra preciosa se forjaba en los fuegos del amor. La idea de colocarlo en el dedo anular viene de la antigua Grecia, por aquel entonces se creía que a este dedo lo recorría la vena del amor, la cual iba directa al corazón. Desde siempre, en la mayoría de los países se acostumbra que el novio le entregue un anillo de compromiso a la novia para pactar el enlace. La tradición se le atribuye al archiduque Maximiliano de Austria, quien en 1477 le entregó un anillo con un diamante a su prometida.
  • El vestido blanco: A menudo asociado a la pureza y la virginidad, el vestido blanco en realidad no se puso de moda hasta que la reina Victoria del Reino Unido vistió uno para su boda en 1840. Hasta ese momento, las novias se vestían de cualquier color. Pero, no es algo universal ya que el vestido blanco en la cultura occidental representa esta pureza, sin embargo, en culturas como el islam, el vestido debe ser negro.
  • El velo: El velo de la novia se remonta a la Antigüedad y tenía un doble propósito: representar la modestia y la virginidad de la novia y ocultarla de los espíritus malignos. Esta es una aportación de la iglesia católica. Sin embargo, en algunas culturas orientales tiene un sentido más práctico y es que, en estas culturas, los novios no se conocen hasta casarse, por lo que el velo cumple la función de tapar la cara de la novia hasta finalizar la ceremonia.
  • Llevar algo viejo: Representa la conexión de la novia con su pasado. Se supone que este objeto o detalle debe provenir de una mujer que ya esté felizmente casada. Normalmente viene de algún familiar o amiga, por lo que suele estar relacionado con la amistad y la buena dicha que esa amistad quiere compartirle a la novia en su nueva vida.
  • Llevar algo nuevo: Simboliza un nuevo comienzo lleno de prosperidad.
  • Llevar algo prestado: Se trata de una costumbre celta en la que algo prestado representa el mantenimiento de los lazos parentales y la aceptación a una nueva familia. Por eso, este objeto debe venir de los parientes de la novia y suele ser una joya familiar de alguien que esté felizmente casado.
  • Llevar algo azul: De acuerdo con una costumbre israelí, el color azul significa felicidad y buena suerte para el matrimonio.
  • La liga: La liga se consideraba un símbolo de amor muy valioso con propiedades mágicas y se lo asociaba a la fertilidad, por lo que, durante la celebración, el hombre intentaba arrancársela a la mujer y colocársela en el sombrero para atraer la buena suerte. Las mujeres francesas del siglo XIV se ponían una liga el día de su boda como símbolo de pureza y de virginidad. Hoy en día en algunos países, la novia lanza la liga a los chicos solteros, al igual que se hace con el ramo a las mujeres, para que les traiga suerte en el futuro.
  • No a las perlas: desde la época de los romanos, la superstición compara a las perlas con las lágrimas de los ángeles, por lo que se dice que si la novia luce perlas el día de su boda, habrá muchas lágrimas durante su matrimonio.
  • El ramo: En la era victoriana, las novias solían llevar un ramo de ajo, eneldo, trigo y hiedra ya que se creía que su fuerte olor ayudaba a mantener alejados a los espíritus malignos. También se veía como un símbolo de fertilidad. Actualmente el ramo representa las emociones, naturaleza y delicadeza de la novia. En México se acostumbra portar tres ramos: el primero se entrega a la Virgen de Guadalupe después de la ceremonia religiosa para pedir su bendición en el matrimonio y agradecerle su compañía. El segundo se usa para lanzarse a las solteras con la creencia de que la soltera que lo coja será la próxima en casarse. Y el tercero es el propio de la novia que puede guardar como recuerdo.
  • El beso: Antiguamente, el cura solía darle un "beso de paz" al novio, quien luego se lo daba a la novia. Era una forma de bendecir el matrimonio dentro de la Iglesia.
  • Las damas de honor: En la antigua Roma, las damas de honor servían para distraer y confundir a los espíritus malignos que intentasen hacer daño a la novia. De hecho, en un principio las damas debían vestir igual que la novia por la misma razón.
  • El padrino: Originalmente, el deber del padrino era evitar que la novia huyese. A veces, incluso se le pedía que la secuestrase.
  • Que el padre de la novia la acompañe al altar: Antiguamente, cuando los matrimonios concertados estaban a la orden del día, las novias servían como moneda de cambio para saldar deudas o zanjar desacuerdos con las tribus vecinas, así como para mejorar el estatus del padre al entregar a su hija a una familia más adinerada.
  • La corbata del novio: se cree que ésta debe de estar perfectamente derecha durante la ceremonia, de lo contrario, puede ser un augurio de infidelidad.
  • Los anillos de boda: Para los romanos, griegos y judíos, los anillos servían como fianza para el padre de la novia por entregar a su hija en matrimonio. Uno de los rituales más comunes en todas las bodas del mundo es el intercambio de anillos, este gesto simboliza la promesa y el compromiso mutuo entre los cónyuges. Los anillos, circulares y sin fin, representan la eternidad del amor y la conexión sin interrupciones. Además, la colocación del anillo en el cuarto dedo de la mano izquierda se basa en la creencia de que este dedo tiene una vena que va directamente al corazón, fortaleciendo así el simbolismo romántico.
  • Las arras: Las arras matrimoniales son 13 monedas, 12 de oro y una de platino, que los novios se intercambian durante la ceremonia. Han tenido muchos significados a lo largo del tiempo, pero en general se las considera un símbolo de compartición de bienes dentro de la pareja y de la unión de esta.
  • Los votos: Otra tradición significativa es el intercambio de votos matrimoniales. Al comprometerse verbalmente ante testigos y seres queridos, los contrayentes expresan sus promesas y expectativas para el futuro. Este acto refleja la importancia de la comunicación y la transparencia en una unión duradera, subrayando la idea de que el matrimonio es un compromiso consciente y continuo.
  • No ver a la novia hasta la ceremonia: Una de las costumbres más arraigadas es el no verse antes de la boda porque dicen que trae mala suerte. La historia de esta superstición se remonta a cuando los matrimonios eran concertados por conveniencia y la familia de la novia evitaba que fuera vista por el novio para que no se arrepintiera y huyera. Hoy en día, es una costumbre que ha perdido su significado antiguo; y se ha convertido en una tradición más bien práctica, para que cada uno pueda prepararse para la ceremonia con su familia y amigos y sorprenderse al verse el uno al otro vestidos de novios.
  • Los regalos para los invitados: En los tiempos de la aristocracia europea del siglo XVI, los recién casados regalaban unas pequeñas cajas de cristal, porcelana y piedras preciosas llenas de dulces o terrones de azúcar a sus invitados.
  • La lista de regalos: El origen de las listas de regalos se remonta a 1924, concretamente a los grandes almacenes de Marshall Field's en Chicago. Se trataba de una forma de permitir a los novios escoger la plata y la porcelana para su día especial.
  • La tarta nupcial: La tradición de la tarta nupcial viene de la antigua Roma, donde los invitados rompían una rebanada de pan encima de la cabeza de la novia como símbolo de fertilidad. Después, los recién casados se la comían y los invitados recogían las migas del suelo para atraer la buena suerte.
  • El baile nupcial: La realeza del siglo XIX popularizó el Vals como protocolo nupcial, y desde ese momento, el baile de los novios suele abrir la celebración la boda. También es habitual que empiecen bailando la novia con el padrino y el novio con la madrina, para después sumarse los demás. Con el paso del tiempo, los gustos musicales se han diversificado, y muchos se toman el baile como un juego más dentro de la fiesta.
  • Lanzar confeti: Lanzar confeti no solo es divertido, sino que se considera un gesto de buena suerte. La tradición tiene su origen en Italia y se cree que otorga prosperidad y fertilidad a los novios.
  • Lanzar arroz: Esta costumbre tiene su origen en el Lejano Oriente, donde el arroz es la base de su alimentación, y representa la fertilidad de la tierra. Al lanzarlo a los novios, se les desea prosperidad y que tengan una gran descendencia. Actualmente es cada vez más común sustituir los granos de arroz por pétalos de rosa, que además de ser más coloridos, evitan que los novios pasen la luna de miel sacándose granos de la cabeza.
  • Lanzar el ramo: No se sabe con certeza cuándo comenzó esta tradición, pero parece que su significado original era el de compartir la felicidad y la buena suerte de la novia con una amiga o familiar. Aquella que logre coger el ramo después de ser lanzado por la novia, será la siguiente en casarse, según dice la tradición, porque ya se sabe: "De una boda sale otra boda".
  • En martes, ni te cases ni te embarques: según la mitología Romana, Marte es el dios de la guerra, por lo que se cree que este día es propicio para desgracias o catástrofes.
  • El mejor día para casarse: se cree que los mejores días para casarse son el lunes, el día de la Luna, porque asegura la fertilidad; el viernes, por ser el día de la diosa Venus, que atrae el amor duradero; y el domingo, día del Sol, que atrae la felicidad a la pareja.
  • La luna de miel: Antiguamente, la luna de miel era una forma que el marido tenía de esconder a su mujer durante un mes para que la tribu de esta no la pudiese encontrar. Básicamente, se trataba de un secuestro.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Libro