Menú

¿Qué ocurre en el cuerpo al comer avena diariamente?

La avena es un cereal altamente beneficioso para el ser humano. ¿Para qué sirve? ¿Puede ser contraindicada? ¿Se puede tomar todos los días?

La avena es un cereal altamente beneficioso para el ser humano. ¿Para qué sirve? ¿Puede ser contraindicada? ¿Se puede tomar todos los días?
Oats on a marble table, flat lay | Unsplash/Melissa Di Rocco

La avena es uno de los productos alimenticios considerado como superalimento y razones no le faltan porque aporta al organismo muchos nutrientes beneficiosos para el organismo. Y aunque ahora esté más de moda que nunca, no se trata de un producto nuevo, de hecho, los gladiadores ya consumían este cereal hace muchísimos años porque les daba mucha fuerza. Además, entre sus múltiples propiedades destaca su efecto saciante, su alto contenido en fibra y que ayuda a reducir el colesterol "malo".

No hay que olvidar que el consumo habitual de avena ayuda a disminuir los niveles de colesterol y azúcar en sangre. Además, gracias a sus fitoquímicos, también protege contra el cáncer. Aporta energía, B6, Vitamina E y B5, también minerales como hierro, selenio, manganeso y cobre, además de aminoácidos esenciales.

Los efectos del consumo diario de avena

La avena es una fuente excelente de fibra, proteínas, vitaminas y minerales, lo que la convierte en un alimento muy completo y saludable. Por lo que, al consumir avena regularmente, se pueden observar diversos cambios positivos en el cuerpo, los cuales contribuyen a mejorar el bienestar general. Además, la avena es fuente de hidratos de carbono complejos, proteínas vegetales y fibra en grandes proporciones ofreciendo ante todo fibra soluble que en el cuerpo puede ayudar a controlar los niveles de colesterol y otros lípidos así como también, a obtener energía de calidad y optimizar los niveles de glucosa. Entonces, ¿Qué beneficios tiene la avena?

  • Regula el azúcar en sangre: El beta-glucano de la avena desempeña un papel importante en la regulación de los niveles de azúcar en sangre. Al ralentizar el proceso de digestión, permite una liberación más gradual de glucosa en el torrente sanguíneo, lo cual es especialmente beneficioso para las personas con diabetes tipo 2. Este efecto también contribuye a mantener niveles de energía constantes a lo largo del día, evitando los picos y caídas de azúcar que pueden provocar fatiga y hambre.
  • Podría el colesterol: La fibra de la avena natural, además de ayudar a la digestión, podría reducir los niveles de colesterol malo en el cuerpo. Una taza de avena ofrece alrededor de 8 gramos de fibra y es principalmente fibra soluble, que es el tipo de fibra que se ha demostrado para reducir el colesterol LDL (malo) y azúcar en la sangre. Además, la fibra soluble de la avena se asocia con una mejoría en el control del azúcar en la sangre.
  • Mejora la salud cardiovascular: El beta-glucano ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL o "malo" sin afectar el colesterol HDL o "bueno", reduciendo así el riesgo de enfermedades cardíacas. Los antioxidantes únicos presentes en la avena, como los avenantramidas, tienen propiedades antiinflamatorias y ayudan a prevenir el endurecimiento de las arterias, ofreciendo una protección adicional contra enfermedades cardiovasculares. Los betaglucanos de la avena son el nutriente que ha demostrado tener más peso en estos resultados, pero existen otros fitoquímicos con capacidad antioxidante y antiinflamatoria que también aportan un beneficio para el sistema cardiovascular.
  • Estimula la saciedad y ayuda a reducir la ingesta de alimentos ad libitum en comidas posteriores, siendo también de utilidad para prevenir o revertir el estreñimiento. De esta forma, el consumo de avena integral y sin azúcares agregados puede ser de gran ayuda para beneficiar la actividad metabólica, favorecer la pérdida de peso y alejarnos de múltiples enfermedades. El motivo es que una de las propiedades que tiene la fibra soluble es la de incrementar la viscosidad del contenido intestinal, este efecto permite una sensación temprana de saciedad y una mayor plenitud después de comer.
  • Aliviar malestares estomacales: Sumado a su posible efecto con el colesterol, en algunos estudios se ha visto que un consumo moderado de avena podría aliviar problemas estomacales como el estreñimiento. Estos beneficios destacados de la avena para el organismo están relacionados, de nuevo, con la presencia de fibra. En este cereal destacan tanto la del tipo soluble como la insoluble, aunque la primera es más abundante. La fibra contribuye al movimiento del bolo fecal a través del intestino. Además, aumenta el volumen de las heces. Por ambos motivos, puede ser un alimento de ayuda para aliviar el dolor de estómago y el estreñimiento.
  • Beneficia la salud de la piel: Sus propiedades hidratantes y antiinflamatorias pueden calmar la piel irritada y protegerla contra diversas afecciones dermatológicas. Más allá de los beneficios de consumir avena, esta también puede ser una aliada cuando se usa de forma tópica. Se puede conseguir una piel y un cabello mucho más bonitos, dado que tiene un efecto suavizador e hidratante. Además, presenta actividades antioxidante y antiinflamatoria, que pueden proporcionar beneficios dermatológicos.

Avena, pero sin excesos

Por supuesto, en nutrición ningún exceso es recomendable, es por eso que ante el consumo de avena también se aconseja que prime la moderación. El motivo es que un consumo y abundante a diario puede desequilibrar la dieta y propiciar la hinchazón de vientre a causa del exceso de fibra, especialmente si no se está habituado a su consumo.

Por eso, aunque se trate de avena integral y sin azúcares agregados, para disfrutar de todos los beneficios que su consumo diario puede ofrecer recomendamos no caer en excesos e intentar no superar las dos tazas cada día.

En Chic

    0
    comentarios