Menú

¿Es verdad que el Universo se muere?

La formación de estrellas se produce de forma mucho más lenta que en la primera etapa del Universo. ¿Qué significa?

Libertad Digital/esRadio
0
El broche: El universo se muere En casa de Herrero

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

La formación de estrellas se produce de forma mucho más lenta que en la primera etapa del Universo. ¿Qué significa?
En la imagen, una de las regiones más inexploradas de la Gran Nube de Magallanes, una de las galaxias más próximas a la Vía Láctea. En la foto se ven nubes de gas y polvo, fuente de nuevas estrellas, y restos de las explosiones de supernovas. | ESO

Hace unos días se publicó un artículo con un titular inquietante: El Universo se muere. En él, el investigador Pablo G. Pérez González del Centro de Astrobiología del CSIC contaba cómo puede que el futuro del universo sea mucho más hostil que el que conocemos y aportaba datos sobre la ralentización de la actividad cósmica. Hace 9.000 años (el Universo tiene unos 13.800), se formaban estrellas de forma 20 veces más rápida que hoy.

En Casa de Herrero, Javier Armentia, astrofísico y director del Planetario de Pamplona, ha comentado el titular y ha hablado de lo mucho que desconocemos aún del cosmos, "mucho más complejo de lo que nunca imaginamos". Sobre una hipotética muerte del Universo, Armentia ha comentado "que estamos abocados a lo que yo suelo llamar la muerte por aburrimiento: el Universo se irá haciendo cada vez más grande", crecerán los agujeros negros, "se disgregarán las galaxias" y "no quedará nadie para hacer el relato". "La propia materia se podría ir desintegrando poco a poco", ha comentado el astrofísico, que ha apuntado que en cualquier caso estamos hablando de unas escalas de tiempo gigantescas.

Según Armentia, "visto de otra manera", el Universo "fue muy complicado y violento al principio" y si hubiéramos estado ahí "habría sido muy incómodo". En su opinión, habríamos sido "aseteados" por energía y ondas gravitatorias y esa actividad es la que se ha ido apagando. "Que vivamos en un universo que se va tranquilizando no está mal: a la vida le vienen bien los sitios estables y nuestro sol ha vivido en una relativa tranquilidad", ha dicho.

El astrofísico sí ha incidido en que en los últimos años "se ha constatado cómo en galaxias cercanas a la Vía Láctea, o incluso en la Vía Láctea, la tasa de formación estelar es relativamente suave" y que cuando el universo era más joven se formaba más materia en forma de estrella. "Pero no conocemos tanto del Universo como para saber qué ha cambiado". Sí ha comentado que ahora que se sabe que el Universo está en expansión cada vez más rápida, impulsado por la energía oscura, es "más difícil que la materia y la energía interactúen" y en cambio era más sencillo en los primeros años del universo. Así ocurrió con galaxias gigantes como Messier 87, cien veces más grande que nuestra Vía Láctea, "un monstruo devorador de todo lo que tenía cerca" y que ahora "no tiene materia cerca y se ha vuelto más tranquila".

En cuanto a cuál puede ser el futuro del Universo según las más recientes teorías, Armentia ha comentado cómo hacia el año 2000 se creía que el Universo podría terminar "involucionando, colapsando y generando un nuevo Big Bang" mientras que ahora "no lo tenemos tan claro" al haberse detectado pruebas de "aceleración" en su expansión, "como si su estructura quisiera crecer descontroladamente", como una burbuja.

Según el astrofísico, quizás quienes ahora inician sus estudios serán capaces en unos decenios de adivinar qué ocurrirá en el futuro, gracias a los aceleradores de partículas o al telescopio gigante que la NASA acaba de enviar al espacio para "intentar mirar al pasado". "A mí esa esperanza de que quizás nuestros nietos sepan mejor cuándo se va a acabar, me consuela", ha comentado.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia