Menú

Streaming, ¿presente y futuro de la televisión?

Los streamers están en boca de todos porque ha habido polémicas últimamente con algunos periodistas pero, ¿es realmente el futuro?

Los streamers están en boca de todos porque ha habido polémicas últimamente con algunos periodistas pero, ¿es realmente el futuro?
La pantalla de un ordenador con un aviso de noticias falsas. | EFE/Paolo Aguilar/Archivo

El streaming es una tendencia ahora, no solo en España sino en el mundo entero, y muchos medios de comunicación o periodistas a nivel individual temen por su futuro profesional. Además, hay un dato que es que en menos de 5 años las empresas que no se adapten a este nuevo concepto quedarán obsoletas.

¿Cuál podría ser uno de los motivos? Que el live streaming crece anualmente a un ritmo vertiginoso en China, mercado en el que movió 100.000 millones de euros en 2020, y tiene 600 millones de usuarios activos, el doble que el mercado americano. Por su parte, en Estados Unidos el live ecommerce aún está en un estadio incipiente, con unos 5.000 millones de euros, si bien todos los principales players occidentales están apostando fuerte por esta causa; no tenemos más que ver el impulso de Amazon Live o Instagram Live Shopping. Por supuesto, Live Shopping TikTok o Aliexpress Live tampoco se quedan atrás, prueba a acceder a un top ventas y seguramente se esté emitiendo un vídeo en directo asociado al producto.

Hay que destacar que la pandemia de la covid 19 hizo que la demanda subiera de manera exponencial y, en muchos casos, inesperada, sin embargo, los servicios de streaming fueron los que más crecieron. Si uno se fija en los datos de empresas como Netflix, Amazon Prime Video o Hulu verá que consiguieron millones de clientes nuevos en pocos meses pese a la aparición de nuevos formatos como Disney+ o HBO Max.

Sin embargo, el éxito a futuro no está garantizado para todas estas empresas, debido sobre todo a la alta competencia entre ellos. ¿Por qué? La competencia es intensa y todos tienen un límite para el número de suscriptores que una familia está dispuesta a comprar. De hecho, los datos con respecto a 2020 son inferiores, en el caso de Netflix, por poner un ejemplo, sumó en el primer trimestre de 2021 tan solo un millón de suscriptores nuevos. Por eso, la próxima fase de crecimiento de este tipo de compañías deberá estar impulsada por objetivos estratégicos diferentes a los que venían teniendo hasta ahora. Algunos estudios incluso creen que podríamos estar entrando en una nueva fase de crecimiento del streaming más orientada a mejorar la experiencia de los clientes y más dedicada a retener a los suscriptores.

Los ganadores de la próxima guerra del streaming crearán comunidades alrededor de universos de contenido, tendrán equipos ágiles que puedan encontrar múltiples fuentes de ingresos y producir interesantes experiencias a gran escala.

¿Por qué suceden estos cambios en un periodo tan corto de tiempo? Internet, los teléfonos móviles, las tablets… han cambiado los hábitos de consumo de contenidos de los espectadores. Sabemos que cualquier contenido audiovisual podemos verlo online en cualquier momento del día, y en cualquier lugar.

El tema de que con el contenido online pueda verse en el momento más adecuado para cada persona hace que la televisión tradicional ya no sea el principal medio de entretenimiento ya que se ha visto desbancado por los contenidos online. Entonces, ¿cuál es la opción preferida por los ciudadanos? El streaming es el presente y el futuro de la televisión. Ahora el consumidor valora poder acceder a cualquier vídeo bien sea en directo o a la carta, e incluso la posibilidad de poder interactuar.

Y, ¿cuál sería uno de los motivos? Que la televisión online optimiza el flujo de trabajo y permite conocer mucho mejor a la audiencia a través de un análisis más preciso y completo. Se conoce mejor qué contenidos interesan al público, a qué hora ve los programas, desde qué dispositivo… un dato muy valioso para la publicidad que será más efectiva al dirigirse al público adecuado.

Ver la televisión ya no necesita cables ni antenas, con una conexión a internet es suficiente. La televisión de hoy pasa por contenidos especializados dirigidos a un público específico. Una programación online para ser vista tanto en directo como a la carta, donde el telespectador controla en todo momento la reproducción.

Y llegados a este punto es bueno saber qué nos depara el futuro inmediato y a largo plazo. En un panorama con tres grandes actores pelando codo a codo por nuestra suscripción mensual y con unos catálogo inmensos de buenos contenidos cabría pensar que no hay espacio para más contendientes. Pues nada más lejos de la realidad, otras dos de las mayores empresas del mundo tienen ya sus personales propuestas listas para salir a competir de tu a tu con estos tres grandes rivales. Hablamos de Apple con su servicio AppleTV+, y Disney con Disney+. Cada una tiene unos puntos fuertes muy interesantes que sin duda complementarán el panorama hasta hacerlo inabarcable hasta para el mayor de los fans de la televisión.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador