Menú

El Delibes más personal

La aparición de un cuento inédito del Premio Cervantes ha motivado la publicación de sus textos más autobiográficos

0

Cuenta Elvira Delibes, hija de Miguel Delibes y presidenta de la fundación que lleva su nombre, que durante los últimos años de su padre, cuando comenzó a notar que se le diluían las ideas, le solía decir: "La culpa la tienen tus hijos, que se han ido. Ellos eran los que me decían cuándo era de día y cuándo de noche". La frase, además de conmovedora, es trascendente, ya que muestra otra faceta del gran escritor, y nos invita a entrar en la parcela más privada y familiar de su vida. Algo así persigue la nueva publicación póstuma del que fuera Premio Cervantes, que bajo el título de La bruja Leopoldina y otras historias reales (Destino), contiene sus textos más autobiográficos (Mi vida al aire libre y Tres pájaros de cuenta) junto a un pequeño cuento inédito que escribió con tan solo 18 años.

"Mi padre era muy autoexigente consigo mismo. No le gustaba nada lo que había escrito cuando era joven. Prácticamente todo lo quemó o lo destruyó, pero conservó esta libreta vieja en la que hemos descubierto su cuento de la bruja Leopoldina". Se trata de un relato corto, en verso, redactado con una caligrafía limpia e ilustrado por el propio Delibes. "Literariamente no es ningún embrión de lo que escribió después. En la libreta sobre todo se encuentra su faceta de dibujante, que era algo que le encantaba y que hacía a todas horas", contó Elvira durante la presentación del libro, en la Biblioteca Nacional. "De hecho, siempre decía que si hubiese tenido formación habría podido ser un buen dibujante o pintor. Creía que para esa disciplina sí que era imprescindible la enseñanza, y no para la escritura, que es más para autodidactas".

No es un dato anecdótico. Su primer trabajo fue de caricaturista en El Norte de Castilla, antes de hacerse periodista y llegar a dirigir el medio. "Dibujaba en todos lados. En los periódicos, todos los días, dejaba caricaturas en los márgenes, y a sus nietos cuando les escribía cartas les incluía dibujos también", añadió Elvira.

Por su parte Emilio Rosales, editor del libro, ha querido destacar su valor como un texto que puede ayudar a estudiar más detalladamente la biografía literaria de "este clásico del siglo XX". "Lo escribió con 18 años, una década antes de sus inicios novelísticos y de su premio Nadal". "En los textos que hemos incluido, además, se ve su faceta más personal, su periodo más feliz y bucólico. Su vida al aire libre, sus aficiones a la caza, al deporte, al campo…", añadió, antes de concluir diciendo: "Con esta publicación Destino mantiene editada toda la obra de Delibes".En la edición se encuentran escaneadas las páginas de la libreta en la que se encontró el cuento.

Preguntada por la posibilidad de que sigan apareciendo obras inéditas del escritor, Elvira fue clara: "No. Mi padre, aunque caótico, era ordenado. Todo lo que iba escribiendo lo iba guardando en carpetas. Gracias a eso hemos encontrado esta libreta inédita. Pero no hay nada más", explicó. "Además, hay que tener en cuenta que él exprimió mucho todo lo que escribió cuando estaba en vida. Cuando tuvo cuatro hijos en tres años se agobió. Se creía que iba a acabar teniendo veinte. Y tenía que darnos de comer, así que publicó todo lo que pudo". En ese sentido, Elvira también tuvo palabras para la muerte de su madre, uno de los episodios que más marcaron la vida de Delibes: "Claro, es normal. Perdió a la mujer de su vida, que había sido su novia de hacía muchos años. Le dejó viudo y con varios hijos pequeños. Algo para lo que, a lo mejor, no se sentía preparado. Me acuerdo que los adolescentes le sacaban de quicio. Durante un tiempo no escribió nada, pero luego acabó reponiéndose, con el tiempo" terminó.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios