Menú
Juan Manuel González

'En fuera de juego'

0

Nueva entrega de comedia española, esta vez en coproducción con Argentina. En fuera de juego, cinta picaresca ambientada en la trastienda del deporte rey, propone una útil vuelta de tuerca al estereotipo del pillo y el estafador español mediante su forzada asociación con otro modelo de ‘loser’, el del atribulado porteño interpretado por Diego Peretti.

Diego (Peretti) es un médico argentino que no está contento con su vida. En España, Javi (Tejero, en su tercera película ambientada en el mundo del fútbol) es un representante español de tercera que sueña con colocar algún jugador del barrio al Real Madrid. Un joven crack argentino (Chino Darín, hijo de Ricardo) las circunstancias unirán a ambos en la capital de España, en un periplo por los pasillos de los grandes equipos repleto de mentiras y mucha picaresca.

Pero a partir de ahí, poco más hay que contar. La química entre Fernando Tejero y Diego Peretti brilla por su ausencia, y los gags verbales o físicos no llegan a levantar el vuelo. El director valenciano David Marqués trata de marcar un contraste entre la comprensión con la que dibuja a estos dos gamberros opuestos y el retrato, mucho más cínico, de la compra-venta de jugadores por parte de los grandes clubs. Pero la mezcla entre costumbrismo afable y doméstico y comedia negra se le cae debido a la poca eficacia del humor y un enredo muy poco animado.

En fuera de fuego parte de un esquema prometedor, el de la buddy-movie picaresca, y de hecho cuenta con un esqueleto bastante recio a nivel de estructura, por mucho que alguna subtrama doméstica se descuelgue por su nulo interés. Pero pese a eso y el notable reparto de secundarios, la cinta carece de ángel, todo resulta tan prometedor sobre el papel como inútil en resultados, y acaba siendo apenas un pálido y televisivo reflejo de las mejores muestras cómicas a este y el otro lado del charco.

Y es que por mucho que la cinta mezcle reputados actores argentinos con españoles, el humor tira de frase hecha y Marqués confía en exceso a que la fiesta la anime el invitado especial de turno (cameos como los de Iker Casillas o Jose Ramón de la Morena, para quien le interesen, por no hablar del de Ricardo Darín, algo más eficaz). En fuera de juego se queda sin argumentos mucho antes del final.

En Cultura

    0
    comentarios
    Acceda a los 4 comentarios guardados

    Servicios