Menú
Juan Manuel González

Carrie ha vuelto

0

Desde luego, los responsables publicitarios de MGM deben tener mucha más inventiva que sus ejecutivos. El estudio, una vez refinanciado por Sony, se ha embarcado en una política revisionista de sus títulos más llamativos y queridos por el público. Esto es, hacer remakes. Sólo así se entiende la llegada de Robocop (retrasada, por cierto, hasta 2014 por mil problemas de producción) y ahora Carrie, una nueva versión de la primera y excelente novela de Stephen King, que ya fue llevada a la gran pantalla por Brian De Palma en la que fue su primera gran película de estudio y uno de los títulos paradigmáticos de esa década de oro del terror que fueron los setenta. El tráiler, decimos, resulta sin embargo prometedor, como por otra parte es el deber un tráiler, prometer, y anticipa escenas de destrucción rural superiores en escala a las de la original: tiembla, pueblecito de Maine.

Kimberly Peirce dirige la película en lo que supone su primera incursión en el terror, si es que Boys don’t Cry, aquella película que le reportó el Oscar a Hilary Swank, no lo era ya (y aquí tómese con ironía o sin ella, como ustedes prefieran...). El guión corre a cargo de Roberto Aguirre-Sacasa, responsable de los libretos de series de televisión como Glee y Big Love, esta última de HBO. La buena nueva es que Carrie está intepretada por Chloe Grace Moretz, una de esas aventajadas intérpretes infantiles de la generación Fanning que, pese a estar ya en la adolescencia, hasta ahora se ha revelado como una verdadera robaplanos capaz de plantar cara a Julianne Moore, en quien ha recaído la responsabilidad de hacer las veces de madre castradora, es decir, el papel de Piper Laurie en la versión original. Dos aciertos de casting que, sin embargo, tendrán que vencer las reservas que nos genera la película. 

Carrie se presentó el fin de semana pasado en la Comic Con de Nueva York junto a otro remake de terror algo más prometedor, al menos para quien esto escribe: la nueva versión de Evil Dead que produce Sam Raimi según su propio largometraje de debut, y que ha entregado al debutante uruguayo Fede Álvarez. Al parecer, el filme que protagoniza Jane Levy (Suburgatory) conserva el increible gore del original, pero con un tono mucho más serio que las secuelas realizadas por el propio Raimi. Las reacciones al avance, que aún no se ha difundido por la web, han sido atronadoras.

En Cultura

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios