Menú
José García Domínguez

¿Hubo fascismo en España?

Ni Franco, un reaccionario católico de libro, era fascista, ni tampoco su régimen lo fue.

José García Domínguez
0
Ni Franco, un reaccionario católico de libro, era fascista, ni tampoco su régimen lo fue.
Franco, durante la Guerra Civil. | Cordon Press

Por otro de esos sarcasmos tan frecuentes en España, uno de los primeros joseantonianos entusiastas que hubo en la Cataluña de la República, el camisa vieja José Espriu, quien tras la victoria militar de los sublevados en 1936 ocuparía muy altos cargos de responsabilidad política en la demarcación durante toda su vida, siendo el primero de ellos el de jefe provincial de Falange Española Tradicionalista y de las JONS en Barcelona, solo pasará a la historia por haber sido el muy amado hermano mayor del poeta Salvador Espriu, el vate más laureado, cantado y recitado por el nacionalismo catalán, que acabaría haciendo de él una suerte de santo laico local. Elevación oficiosa a los altares para la que no supuso inconveniente alguno el hecho, tan conocido en la Ciudad de los Prodigios, de que el capitoste del régimen y el gran poeta nacional del País Petit compartieran idéntica vivienda familiar en un espacio piso del Ensanche barcelonés. Espriu, el pequeño, solía impresionar mucho a su audiencia catalanista con la confesión personal de que su misión en este mundo era recuperar los significados de las palabras.

Pero, visto el vaciado de significado que entre nosotros han padecido voces como fascismo, hay que concluir que fracasó en el empeño. Y es que ese significante ya hace lustros que dejó de remitir a la descripción objetiva de los rasgos principales de un sistema político muy preciso, el que se implantó en Italia tras la toma del poder por Mussolini, para pasar a convertirse en un arma retórica arrojadiza contra todo tipo de dianas imaginables. De ahí, por ejemplo, que la dictadura de Franco también haya acabado dentro ese cajón de sastre, el del fascismo. Pero ni Franco, un reaccionario católico de libro, era fascista, ni tampoco su régimen lo fue. Y ello porque el franquismo fue autoritario, obviedad que ni haría falta escribir, pero no totalitario, como sí lo fueron, en cambio, fascistas y comunistas. Los totalitarismos del siglo XX, e igual los de derechas que los de izquierdas, soñaban con la distopía común de demoler todas las barreras que separan la vida privada de la pública. Fascistas y comunistas eran, y por encima de todo, ingenieros de almas. Pero el franquismo fue otra cosa, una dictadura conservadora que aspiraba a legitimarse por la economía y postulaba el apoliticismo pasivo entre la población. Nada que ver, en el fondo, con lo otro. ¿Fascismo en España? Nunca lo hubo.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios