Menú

'Yo no me callo', el nuevo libro de Esperanza Aguirre

Adelanto a los lectores de un capítulo del nuevo libro de Esperanza Aguirre, Yo no me callo (Espasa), que se presenta el 11 de abril en Madrid.

0

13

EL AGOTAMIENTO DEL MODELO DE 1990

Hay en los partidos, en todos los partidos, y desde luego en el PP, muchos dirigentes y funcionarios que tienen una actitud de decidido escepticismo, cuando no de descarado desprecio, a todo lo que se refiere al estudio y a la elaboración de sus bases ideológicas. Sus intervenciones en todos los órganos internos de esos partidos se dirigen siempre a determinar cómo hay que «vender» la marca o los candidatos antes de las Elecciones y en el día a día. En el fondo vienen a decir que da lo mismo lo que un partido piense o defienda porque lo más importante es cómo se sale en los medios de comunicación y, sobre todo, en la televisión.

Yo, sin embargo, creo que el andamiaje ideológico de un partido es fundamental. Absolutamente fundamental. Cuando un partido no tiene claro cuál es su ideología, cuáles son sus principios, cuáles son los valores que tiene que defender y cuál es el objetivo de su acción política, la consecuencia es que sus militantes y, también, sus dirigentes van como pollos sin cabeza. Ya pueden hacer juegos malabares los estrategas de la comunicación que, al final, los ciudadanos, al no saber qué es lo que defiende de verdad ese partido, acaban abandonándolo.

Esos estrategas de las formas que desprecian el fondo están minusvalorando terriblemente la capacidad de los ciudadanos a la hora de entender la política. Y, a mi modo de ver, están profundamente equivocados. Porque los ciudadanos saben de política mucho más de lo que esos funcionarios y estrategas de los partidos creen y están mucho más interesados en la política de lo que parece. Una prueba bastante contundente y significativa de esto que digo la tenemos en el éxito que ha logrado un programa como La Sexta Noche. A una hora de esas que se llaman de prime time de los sábados por la noche, cuando todas las cadenas buscan desesperadamente aumentar sus audiencias a base de realities o programas similares, la Sexta tuvo la idea de colocar un programa de crítica política —y de crítica política siempre, curiosamente, contra el PP— y con ese programa ha logrado en prime time unos resultados impresionantes frente a su competencia. Prueba de que a los españoles les interesa la política mucho más de lo que se creen algunos políticos.

Para seguir leyendo pincha aquí.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios