Menú

El huérfano de Europa

La historia de Kaspar Hauser es la de un niño salvaje que aparece en Alemania en 1828.

0
Portada del libro | Editorial Pepitas de Calabaza

De Mowgly a Kaspar Hauser hay una gran distancia, bajo el denominador común de un niño hecho a sí mismo, sin contacto con el ser humano. La parte salvaje que relataba Rudyard Kipling en El libro de la selva se omite aquí, porque este huérfano aparece en Europa, la tarde del 26 de mayo de 1828, en la localidad alemana de Núremberg. La singular historia de Kaspar Hauser, más allá del mito, se ha contado en numerosas ocasiones. Y a día de hoy sorprende, aunque hayan pasado más de cien años.

La editorial Pepitas de Calabaza publica Kaspar Hauser, ejemplo de un crimen contra la vida interior del hombre, una obra traducida por Ariel Magnus, que recopila el libro de Anselm von Feuerbach, su principal benefactor. No es el único libro que se ha escrito sobre este misterioso niño que apareció en un pueblo con una carta en la mano, en la que contaba que quería ser jinete, como lo fue su padre. Fascina lo que significa ser un niño salvaje, como cuenta Julio Monteverde en el epílogo:

Su historia atrapa porque es un crimen contra la libertad interior. Cuando este joven de unos 15 años, vestido de campesino, aparece en el pueblo, nadie sabía de donde venía. Prácticamente no articulaba palabra ni sabía caminar. En la carta que traía en la mano decía que quería ser jinete. Y escribir sabía. Así contó que llevaba más de una década en cautiverio, en compañía de unos caballos de madera, y que no había tenido contacto humano alguno.

Kaspar_hauser.jpg

Así se pergeña este crimen contra la vida interior del hombre. Una historia que conmueve por la figura casi animal, y por las cualidades excepcionales que poco a poco demuestra, pese a que había sufrido una enajenante infancia. Es, precisamente, esa inteligencia excepcional lo que le hace salir adelante en su cautiverio. Demostrando gran curiosidad e interés por aprender en cuanto vuelve a estar en contacto con otros seres humanos. Una historia de superación, pese a haber estado aislado, atado en una habitación, alimentado única y exclusivamente de pan y agua, porque cualquier otro sabor le provocaba una exagerada repugnancia.

¿Cómo será mirar al mundo con ojos limpios? Kaspar Hauser es el ejemplo. La sociedad se asombra de la visión estructurada que exhibe, aún sin interactuar con nadie. Una historia en la que no se aprecia un ápice de odio, pese a que podría albergar un natural resentimiento hacia su captor. Sus razonamientos lógicos despertaban suspicacias en quienes veían que era capaz de dar la vuelta a algunas cuestiones preestablecidas. Religión y sociedad se exponen al juicio de un ser inocente. Y el veredicto no es del todo benévolo.

En esta obra encontrarán también los Apuntes sobre Kaspar Hauser de Georg Friedrich Daumer, el primer tutor de Hauser. Y también se incluye el informe del médico que hizo la autopsia de su cuerpo; y el primer esbozo que el propio Hauser realizó de su autobiografía.

Lo intentaron asesinar en dos ocasiones. Y pese a que los planes de su captor se truncaron, dado que apareció misteriosamente una tarde de 1828. Solo cuando se supo que iba a escribir su autobiografía fue cuando terminó su historia. Sobre su origen sobrevolaba un rumor: que era un príncipe badense alemán. Una hipótesis plausible, pero no confirmada por el trágico fin, que lleva tras de sí una incógnita. ¿Quién era y de dónde salió? La leyenda de Kaspar Hauser continúa.

Paul Johann Anselm von Feuerbach, Kaspar Hauser, ejemplo de un crimen contra la vida interior del hombre, con epílogo de Julio Monteverde. Pepitas de calabaza, 2017. ISBN 978-84-15862-77-2.

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco