Menú

La muy libre vida interior de Ana Frank

Llega la adaptación de El diario de Anne Frank al cómic, por obra de Ari Folman.

0
Portada del cómic 'El diario de Ana Frank' | Penguin Random House Mondadori

La de Ana Frank es la historia de una adolescente en unas terribles circunstancias. La de una joven que confía a su diario los secretos que con nadie más puede compartir. Un relato interrumpido. Un fatídico final que no se cuenta porque ya se conoce. Cuando la pequeña Ana, al cumplir 13 años, recibe un cuaderno como regalo lo inaugura así:

Espero poder confiártelo todo como aún no lo he podido hacer con nadie, y espero que seas para mí un gran apoyo. (12 de junio de 1944)

Tan real como desgarradora es la narración de su cautiverio en Amsterdam, desde junio de 1942 hasta agosto de 1944. Dos años con altibajos en los que convive junto con otras 8 personas en una buhardilla anexa al edificio donde el padre de Ana tenía su fábrica de estabilizantes para mermelada. Es la historia del holocausto: el genocidio.

El Fondo Ana Frank, heredero universal de Otto Frank y de los derechos de autor de su hija, ha publicado una nueva versión del diario en cómic, que también tendrá versión en el cine. El responsable de la adaptación es Ari Folman, director de la oscarizada Vals con Bashir.

Sus últimas anotaciones datan del 1 de agosto de 1944. El 4 de agosto, los alemanes irrumpieron en su casa y detuvieron a toda familia. Y ese mismo día este diario, que ahora leemos en cómic, fue conservado por los protectores de los Frank, quienes se lo devolvieron a Otto al ser liberado.

hqdefault.jpg


En esos textos se encontró con la inmensa vida interior de una niña que tiene que estar forzosamente encerrada en mitad de su adolescencia. Una época convulsa en la que Ana hace introspectiva. No le queda otra. Complicadas son ya de por sí las relaciones afectivas en plena pubertad, encerrada con otras muchas personas lo dificulta un poco más.

El diario es el refugio de esta niña, que podría ser cualquiera con 13 años: malas relaciones con su madre o con su padre, desafectos familiares, enamoramientos y desenamoramientos. Nada particular de no ser por su particularísima reclusión.

La dicha en el corazón a lo sumo puede velarse, y siempre, mientras vivas, volverá a hacerte feliz.

Es el libre albedrío lo único que queda cuando ya no queda nada. Y a eso se agarra Ana, quien -pese a todo- vive con la ilusión de ser un día libre.

La adaptación al cómic

Ari Folman relata en el epílogo cómo llegó este proyecto a sus manos, pensando -desde el primer momento- en su adaptación al cine. Quiso ser tremendamente fiel al relato, consciente de su excepcionalidad. Sin embargo, por extensión, muchas de las páginas del texto original se resumen en viñetas o secuencias, que cuentan más o menos lo mismo que la propia Ana quería decir.

ana_frank_comic_illustracin1.jpg

En otros casos: hay textos que merecen ser leídos de arriba a abajo, por su intensidad o por su cadencia. Y así se contienen en esta obra. Folman se sorprendió con la capacidad narrativa de la autora, en la que aprecia una evolución, motivada por diversos factores: el tiempo que lleva encerrada, el nuevo hábito de escribir. Conforme más anodino parece el día, Ana consigue exprimir el relato. De no haber muerto en un campo de concentración, habría sido una gran escritora. Así lo reconoce Ari Folman junto con el pudor de quien sabe que está ante un texto que se ha leído mucho, y que ahora debe ser releído una vez más, porque hay historias que no hay que dejar de contar nunca.

Anne Frank, El diario de Anne Frank, Novela gráfica. DeBolsillo, 2017. Adaptación de Ari Folman y David Polonsky. 17 euros. 160 páginas. ISBN: 978-8466340564

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco