Menú

La ansiedad, encarada desde la ficción

Diego Sánchez Aguilar publica Los que escuchan, una novela que explora la angustia y los miedos enraizados en la sociedad contemporánea.

Diego Sánchez Aguilar publica Los que escuchan, una novela que explora la angustia y los miedos enraizados en la sociedad contemporánea.
Detalle de la portada 'Los que escuchan' | Candaya

Diego Sánchez Aguilar (Cartagena, 1974) publica su segunda novela Los que escuchan (Candaya), un libro construido sobre emociones que explora, principalmente, las distintas caras de la ansiedad que acechan a la sociedad contemporánea, pero no desde el "punto de vista psiquiátrico, sino como un reflejo directo, casi documental, de cómo vivimos el miedo al futuro, la ecoansiedad, la ansiedad ética o la presión por triunfar".

los-que-escuchan.jpg

Sánchez Aguilar, novelista y poeta, ha repartidos sus propios miedos en los distintos personajes que conforman la novela, dispares, reales, utópicos: asesores de imagen, una enferma de Alzheimer, el presidente de un gobierno, un niño que cuenta pasos, una activista climática, un escritor encerrado en un baño... Los que parecen más cuerdos desembocan en la ansiedad y los que no, están directamente locos.

"Siempre escribo a partir de preguntas. Ofrezco al lector esas inquietudes, no le doy respuestas. Solo quería reflejar este presente de ansiedad y miedo que veo. Saqué como conclusión que, tal vez, hay un exceso de competitividad. Hay una ideología del éxito y del triunfo que no es sana. El personaje de Andrés, un niño de 12 años, está sometido a esa presión desde que entra en el sistema educativo. Esa carrera infinita hacia el éxito, el tratar de estar por encima de los demás, es negativa e impide mirar a los demás como amigos o buscar soluciones colectivas a los problemas que nos rodean".

El autor ha apostado por una estructura peculiar, parece un libro de relatos inconexos hasta que, a partir de la segunda parte, empiezan a conectarse las historias. Un concepto, dice muy cervantino, muy de Roberto Bolaño, una "novela en la que caben muchas historias". "Aparecen cosas que no queremos ver, pero hay que señalarlas. No me gusta edulcorar mis historias, ni forzar finales felices. Siempre intento decir la verdad", nos cuenta desde Londres, donde reside desde hace unos meses.

diego-sanchez-aguilar.jpg
Diego Sánchez Aguilar, novelista y poeta.

Los personajes de Sánchez Aguilar parecen abocados a un futuro que no quieren pero que no se puede detener, como si "el mundo fuese por unos railes muy marcados que nos llevan a algo que no parece bueno, pero que no hay forma de pararlo". Paradójicamente, la forma de explorar esta ansiedad requiere de un ejercicio de sosiego. "Intento que el libro sea para el lector un espejo en el que se refleje para que reflexione. La novela nos permite mirarnos y analizarnos mejor. Quizás, por eso, la literatura tiene menos espacio hoy en día, porque vamos con demasiada prisa y ese tiempo de reflexión se está perdiendo".

Jugando con el título, los que escuchan, considera el autor, son muchos menos de los que hablan. Además, el lenguaje nos está conduciendo, defiende, a un terreno fangoso, el sentido común adquiere una formalización matemática en el lenguaje informático. "El lenguaje está colonizado por el marketing, sin un lenguaje en el que el hombre pueda pensarse a sí mismo y al futuro, no tenemos lenguaje. Esa competitividad, esa búsqueda del éxito, ese egocentrismo, está dentro del lenguaje. No siempre el término 'éxito' ha significado lo mismo, hoy quien lo busca quiere dinero y estar por encima de las personas. Hay muchas palabras que se están cargando de un significado egoista".

Y dentro de ese egoísmo surge "el concepto de familia" a través de las relaciones entre las dos hermanas protagonistas, las que mantuvieron con su padre ya fallecido y con su madre enferma. "Hay tres estratos: el individuo, la familia, y la sociedad a nivel político. La familia me resulta un tema muy complejo y es fundamental en la novela. Hay un personaje que odia a la familia porque piensa que es una ampliación de nuestro propio egoísmo. 'Si mis hijos están bien, lo demás no importa'. Dice que la familia es antisocial, una burbuja. Planteo este punto de vista y que el lector decida".

La novela intercala "capítulos humorísticos, mas satíricos, más Iigeros, con otros más profundos que analizan la psicología y las angustias de los personajes. Hay escenas muy terribles que se ponen en un ambiente cómico".

Diego Sánchez Aguilar ha publicado Nuevas teorías sobre el orgasmo femenino, que obtuvo el Premio Setenil al mejor libro de relatos publicado en España en 2016, y la novela Factbook. El libro de los hechos (Candaya 2019). Como poeta ha publicado Diario de las bestias blancas (Premio Internacional del Poesía Dionisia García, 2008), Las célebres órdenes de la noche (2016) y La cadena del frío (2020).

Diego Sánchez Aguilar. Los que escuchan. Editorial Candaya. 544 páginas.

En Cultura

    0
    comentarios