Menú

Cultura concede a Morante de la Puebla el Premio Nacional de Tauromaquia por su "renovación del toreo clásico"

El diestro de La Puebla del Río ha sido la figura más relevante en la temporada de 2021.

Cultura concede a Morante de la Puebla el Premio Nacional de Tauromaquia por su "renovación del toreo clásico"
Morante de La Puebla tras cortar una oreja en Las Ventas este año. | Jose Velasco / Europa Press

A la gran temporada de José Antonio Morante Camacho, Morante de La Puebla, (La Puebla del Río, Sevilla, 1979) apenas le faltaba nada después de haber puesto patas arriba el mundo del toro. El año en el que el cigarrero ha sido líder del escalafón y triunfador de la Feria de San Miguel de Sevilla el jurado del Premio Nacional de Tauromaquia, que concede el ministerio de Cultura, ha decidido otorgárselo.

Los miembros del jurado han remarcado que los merecimientos de Morante de La Puebla para obtener este galardón en su edición de 2021 se resumen en "la singular personalidad creativa de un artista que recrea y renueva el toreo clásico para el público actual".

morante-de-la-puebla-esradio-52021.jpg
Morante de La Puebla hace unos meses en esRadio

También han destacado "su compromiso con la tauromaquia en un momento especialmente difícil tras la crisis provocada por la covid-19, en la que el diestro, asumiendo su responsabilidad como primera figura del toreo, ha diversificado sus actuaciones". Esta temporada Morante, además de haber cuajado grandes faenas tanto en Sevilla como en Madrid, ha abierto el abanico de ganaderías anunciándose con toros de distintos encastes.

"Morante de la Puebla ha apostado por la variedad de encastes y de carteles, liderando el escalafón taurino en una temporada en la que ha desarrollado faenas memorables en las principales plazas españolas", ha añadido el jurado de este premio dotado con 30.000 euros.

A punto de cumplir 25 años como matador

El torero de La Puebla del Río (Sevilla) celebrará el año que viene 25 años como matador de toros. Morante debutó como novillero en 1994 en Guillena (Sevilla) y tomó la alternativa en Burgos en 1997 de manos de César Rincón y Fernando Cepeda como padrino, con toros de Juan Pedro Domecq.

Su confirmación se produce en 1998 en Madrid con Julio Aparicio como padrino y Manuel Díaz el Cordobés actuando como testigo. Ese mismo año debuta en Francia en el coliseo de Nimes y en América en la plaza de Cali. En 1999 abre la Puerta del Príncipe de la Maestranza de Sevilla.

Ha triunfado en las principales plazas de toros de España, Francia y América, siendo considerado por los aficionados como ejemplo de torero de arte e inspiración.

Temas

En Cultura

    0
    comentarios