Menú

Balotelli, de villano a héroe en diez minutos

Después de pisar la cabeza a un rival, el delantero italiano marcó de penalti el gol que dio la victoria al Manchester City ante el Tottenham.

0
Después de pisar la cabeza a un rival, el delantero italiano marcó de penalti el gol que dio la victoria al Manchester City ante el Tottenham.

El Manchester City se ha encomendado a Mario Balotelli para lograr un triunfo (3-2) ante el Tottenham Hotspur, en uno de los partidos destacados de la vigésima segunda jornada de la Premier League, que le permite afianzarse al frente de la tabla con tres puntos de ventaja sobre el vecino Manchester United y ocho sobre el propio equipo londinense.

En el tiempo de descuento del electrizante partido disputado en el Etihad Stadium, Balotelli provocó un penalti de Ledley King que acabaría resultando decisivo. El propio delantero italiano se encargó de lanzarlo y de batir al guardameta Brad Friedel para asegurar la victoria de los citizens, después de que Jermain Defoe y Gareth Bale hubieran neutralizando los tantos que previamente habían marcado Samir Nasri y Joleon Lescott para el conjunto dirigido por Roberto Mancini.

Pero lo cierto es que Super Mario, que fue elegido mejor jugador del encuentro, no debió haber seguido en el campo, pues apenas once minutos antes había protagonizado una fea acción que recordó al pisotón de Pepe a Leo Messi en la mano durante el clásico del pasado miércoles en el Santiago Bernabéu entre Real Madrid y Barcelona, en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey (1-2).

En el minuto 84, Balotelli pisó la mano del jugador rival Scott Parker de forma involuntaria. Aunque lo peor estaba por llegar. Acto seguido, el italiano repitió la acción conscientemente con el pie derecho, esta vez en la cabeza del centrocampista del Tottenham. El croata Luka Modric, que pasaba por allí, intentó impedirlo sin éxito.

La acción pasó desapercibida para el árbitro Howard Webb, viejo conocido de la afición española al tratarse del mismo colegiado que, el 11 de julio de 2010, dirigió la final del Mundial de Sudáfrica contra Holanda, en un partido marcado por la patada de Nigel de Jong a Xabi Alonso en el pecho. Sí pitó, en cambio, el penalti de King a Balotelli que acabaría cambiando el signo del encuentro.

En la rueda de prensa posterior al choque, el técnico del Tottenham, Harry Redknap, arremetía duramente contra Super Mario. "No entiendo cómo alguien puede ir y pisar la cabeza a otro cuando está tirado en el suelo. De verdad que no lo entiendo. No es la primera vez que Balotelli hace esto y estoy seguro de que tampoco será la última", aseguraba Redknapp.

Preguntado por la doble cara del delantero italiano, famoso por sus incidentes tanto dentro como fuera del campo, el entrenador de los Spurs quiso mantenerse al margen. "Él no es mi problema, sabemos que es un gran jugador, todo el mundo conoce su talento (...) Creo que soy la última persona que debe hablar sobre sancionar a un jugador, pero es bastante obvio que Balotelli tiene actos como éste frecuentemente. Scott tiene un precioso corte en su cabeza", ilustró Redknapp.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios