Menú

El Real Madrid vapulea a un Barcelona irreconocible en el segundo partido de la final de la Liga Endesa

El conjunto blanco se ha impuesto por segunda vez a los azulgranas para colocar el 2-0 en la final de la Liga Endesa (100-80).

8
El Real Madrid vapulea a un Barcelona irreconocible en el segundo partido de la final de la Liga Endesa
Alex Abrines acaba por los suelos en el segundo partido de la final. | EFE

El Real Madrid pasó por encima del Fútbol Club Barcelona en el segundo partido de la final de la Liga Endesa, en un partido con escasa historia casi desde el inicio del mismo, merced a un extraordinario acierto ofensivo de los locales en el primer cuarto, ante un rival desbordado y peor aún, sin actitud, y que dio la sensación de saltar a la cancha ya derrotado.

Ante un Barcelona mermado por la baja de Navarro, la avalancha blanca llegaría casi desde el salto inicial. Los seis primeros triples de los de Laso encontraron su objetivo, con un Llull absolutamente sideral, pero no fue ni mucho menos de esos días en los que un equipo abusa del lanzamiento exterior, pues por dentro Felipe Reyes y Gustavo Ayón hacían también mucho daño a la escuálida resistencia visitante. Ante un ataque compensado como el blanco, los azulgranas hacían aguas por todas partes, perdiendo balones absurdos y con una auténtica sangría en su rebote defensivo, que permitía una y otra vez segundas opciones a los locales ante la impasible mirada de Xavi Pascual, decrépito y sin reacción en el banquillo. El Madrid, intenso atrás como en las citas grandes, pero sin sorpresas más allá de lo esperado, agradecía uno tras otro los regalos de su rival. Tras el primer cuarto de locura (31-10), todo quedaría visto para sentencia, lo que da a entender perfectamente que el Barcelona apenas compitió en el partido.

Porque a partir de ahí, empezó a producirse un intercambio de canastas en el que el Madrid estuvo siempre cómodo, con la diferencia nunca por debajo de los 15 puntos. El Barça se entregaba a Doellman (24 puntos) para no salir aún más escaldado, pero su lamentable nivel defensivo y en el rebote hacían imposible que la diferencia menguase. Mientras, Pascual observaba impasible desde el banquillo, pidiendo su primer tiempo muerto en el minuto 30 para organizar el último ataque del tercer cuarto. Entregado, derrotado, y sobrepasado por los acontecimientos, como nunca se había visto al laureado entrenador de Gavá. Enfrente, mientras, seguía la fiesta, liderada por Llull (24) y Rudy (17, y omnipresente en el rebote ofensivo, palmeando y estorbando decenas de balones), y con Ayón, tocado como Navarro en el pie en el partido del viernes, sacando los colores a Tomic en la defensa del croata.

Nunca inquietó el Barça, nunca amenazó siquiera con asustar. Se limitó a decorar su marcador, sin preocuparse de mucho más allá. Con Hezonja desaparecido y echando más en falta la experiencia de Navarro de lo que ellos mismos pensaban, el vigente campeón zozobraba. El 2-0 en la final fue un hecho casi desde el minuto 10. El Barcelona sólo fue un convidado a la fiesta blanca en la que se sumó a un baile de carácter y canastas fáciles ante la mirada de un rival decepcionante, que a buen seguro lavará mucho su imagen a partir del próximo miércoles en Barcelona porque, en caso contrario, y de repetirse la lamentable presencia de los azulgranas este domingo en la final, habría terremoto en Can Barça. Sin embargo, las cinco últimas visitas del Real Madrid al Palau, fueron victorias locales. No lo tendrán fácil los de Laso para evitar que la final vuelva a Madrid, pero si el Barcelona repite actitud, en la cancha y el banquillo, la serie no se alargará demasiado.

Ficha técnica:

Real Madrid: 100, (31+18+26+25): Llull (24), Rudy Fernández (17), Rivers (5), Reyes (6), y Ayón (12) –cinco inicial- Nocioni (7), Carrol (9), Slaughter (5), Maciulis (5), Mejri (6) y Rodríguez (4).

Fútbol Club Barcelona: 80, (10+22+24+24): Satoransky (10), Abrines (9), Thomas (1), Lampe (0), y Tomic (11) - cinco inicial – Doellman (24), Huertas (7), Hezonja (5), Oleson (1), Jackson (3), Pleiss (4), y Nachbar (5).

         

Árbitros: García González, Pérez Pérez, y Bultó. Sin eliminados.

Incidencias: partido disputado en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid. En el descanso, el equipo infantil del Real Madrid presentó a la afición su título de campeón de España de la categoría.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation