Menú

Fórmula 1

¿Qué tienen en común un bombero y un piloto de Fórmula Uno?

Explicamos la influencia de la Fórmula Uno en la mejora de la seguridad de los bomberos.

0

Los pilotos de la Fórmula Uno se enfrentan, en ciertas ocasiones, al igual que los bomberos, a situaciones límite donde se pone a prueba su condición física y su fortaleza mental. Ambas son dos profesiones vocacionales que exigen no tener miedo, o mejor dicho, tener la capacidad de superarlo. Sin duda alguna, poseer buenas herramientas de trabajo es clave a la hora de afrontar un reto.

La evolución del mono de los pilotos

La importancia del mono que usan los pilotos en la Fórmula Uno ha ido evolucionando a lo largo de los años. En 1954, el gran Juan Manuel Fangio competía con un mono convencional de algodón. Hasta que no ocurrió el terrible accidente de Niki Lauda en 1976 -en el viejo trazado de Nürburgring el austriaco quedó marcado de por vida por las quemaduras-, no se comenzó a tener en cuenta la necesidad de tener un mono anti incendios. Afortunadamente, hoy en día las vestimentas son ignífugas.

El mono se ajusta al cuerpo del piloto como si de una segunda piel se tratara, y llega a resistir temperaturas de hasta 1.000 grados Celsius.

Los avances en materia de seguridad han sido enormes, pero también se ha evolucionado mucho en términos de comodidad. Los monos de hoy en día son transpirables, de tal forma que ayuda a los pilotos a no deshidratarse durante una carrera. Además, evitan que el piloto sufra incómodas rozaduras con el paso de las vueltas, usando un hilo especial en las costuras que también es ignífugo.

Enfrentarse a las llamas, al humo y a las altas temperaturas es ahora posible para los protagonistas del mayor espectáculo automovilístico del mundo.

La Fórmula Uno y los trajes de los bomberos

A raíz de la desgracia de Lauda y otras similares, la FIA endureció las normas de seguridad con relación a los trajes de los pilotos. De esta forma, las empresas especializadas en el desarrollo de tejidos ignífugos empezaron a trabajar pensando en un nuevo target –los pilotos de carreras automovilísticas–, algo de lo que se beneficiaron también sus clientes tradicionales: los bomberos.

Los trajes con los que un bombero se enfrentaba a las llamas eran muy sencillos allá por los años 60. Curiosamente, cuando la FIA buscó mayor protección en los pilotos, los bomberos se vieron beneficiados. Y es que la empresa Dupont desarrolló en los años 60 un material revolucionario que permitiría estar más tiempo en el foco de un incendio: el nomex.

Como bien dice el experto de Dupont, Andreas Fires, los trajes de nomex son "indestructibles". ¿Qué sentiríamos si alguien nos dice que el traje que llevamos ni se puede fundir, ni puede gotear, ni puede arder? Seguridad, lo que conlleva mucha mayor celeridad y confianza a la hora de enfrentarse a las llamas.

Dupont colaboró con varios equipos de la Fórmula Uno lo que permitió fabricar monos mucho más seguros. Ahora, y gracias al nomex, si se entra en contacto con las llamas, estas se apagarán. Esto lo saben bien los pilotos de la F1 en caso de accidente. Y ahora también los bomberos cuando atraviesan cortinas de fuego para rescatar a personas.

Martin Krämer es bombero y relata lo que vivió en la etapa de formación de los nuevos trajes nomex. "Hubo un incendio total en una casa y gracias a los nuevos trajes, pudimos salvar a dos niños pequeños que se habían escondido debajo de sus camas. Ahí tuvimos que atravesar las llamas con nuestros nuevos trajes, y envolver a los niños en ellos para sacarlos. La satisfacción del trabajo bien hecho es inmensa, pero cuando salvas vidas, la sensación no puede describirse".

El de bombero es un oficio, donde no hay mayor satisfacción que la de contemplar los ojos de agradecimiento de una persona que acaba de ser salvada, o que, tras la angustia inicial, puede volver a abrazar a sus seres queridos. Gracias a Dupont, no solo millones de bomberos podrán volver a casa con sus familias, sin las lesiones producidas por una mala protección, también resulta muy reconfortante saber que el progreso y la innovación aplicada a la Fórmula 1 mejoran las condiciones y la seguridad de una profesión tan bonita como exigente.

Por esta historia y muchas más, el Banco Santander se vuelca con proyectos e iniciativas de la Fórmula 1 que permiten avanzar a la sociedad y mejorar aspectos tan importantes en nuestra vida como los servicios de emergencia.

0
comentarios