Menú

España, muy afortunada en el sorteo de la Copa Confederaciones

Tahití y el campeón de la Copa África serán las amenazas. En el otro grupo, Brasil, Italia, México y Japón. Mucho más difícil.

0

La primera impresión que se obtiene al observar el sorteo de los grupos de la Copa Confederaciones es la gran diferencia entre uno y otro. Y es que puede decirse con rotundidad que a España le ha sonreído la fortuna en la formación de sus rivales.

Por un lado, a priori el más fuerte, Uruguay. Una selección, pero, que poco tiene que ver con la que se proclamara semifinalista del Mundial de Sudáfrica y campeona de la Copa América 2010. No en vano, en este 2012 tan solo ha ganado dos de los diez encuentros disputados, uno de ellos amistoso ante Polonia.

Además, las goleadas encajadas ante Colombia, Argentina y Bolivia en encuentros de clasificación sudamericana para el Mundial de 2014 han dolido, y mucho, en el seno de la celeste. Tanto, que la clasificación para el próximo campeonato se antoja ya complicada.

Un nombre resume esa decadencia de la selección uruguaya: Diego Forlán. De ser elegido mejor jugador del Mundial de 2010 ha pasado a subsistir profesionalmente en el Internacional brasileño, después de salir por la puerta de atrás del Inter de Milán.

Aún así, el combinado dirigido por el sempiterno Óscar Washington Tabárez siempre se puede presentar como un rival complicado por su carácter aguerrido y su entrega casi extrema hasta el final. Sigue teniendo en sus filas a dos de los mejores delanteros de Europa, Luis Suárez y Edinson Cavani, además de jugadores de la talla de Godín, Cebolla Rodríguez, Mono Pereira o Arévalo.

Tahití puede ser decisivo

Y no es que se vea a la selección oceánica capaz de robar puntos a nadie, sino que la diferencia por la que pueda perder Tahití con sus rivales puede llegar a ser determinante si el pase se decidiese por el goal average. Porque las posibilidades reales de la selección que se proclamó campeona de Oceanía –después de imponerse en la final a Nueva Caledonia en un campeonato en el que, recordemos, no está desde hace tiempo Australia- de sumar algún punto son realmente complicadas.

Y finalmente el otro rival de España será el campeón de la Copa África. Un rival que puede dar más miedo por el nombre que por su potencial en sí. Y es que si bien es cierto que el fútbol del continente negro sigue creciendo, no puede decirse lo mismo de sus selecciones.

Habrá que ver, por supuesto, quién se proclama campeona de la Copa de África que comenzará el mes que viene; pero hay que tener en cuenta que ni la Camerún de Eto’o ni Egipto, la selección más laureada, estarán presentes, y que la última campeona, el año pasado, fue Zambia.

En cualquier caso, Costa de Marfil, Ghana, Nigeria o Marruecos se perfilan como principales opciones. Rivales todos ellos que, a pesar de atesorar un potencial interesante, no deberían convertirse en serios rivales de España. Baste con ver, a excepción de los águilas negras, su rendimiento en el último Mundial.

Un verdadero grupo de la muerte

La composición del Grupo B, el de España, contrasta con la del A. Y es que casi podría decirse que la cuarta clasificada de las cuatro selecciones podría ser perfectamente la segunda en el B. Brasil, Italia, México y Japón pueden dar lugar a cualquier resultado. A cualquiera.

Los brasileños, obviamente, partirán como favoritos, por jugar en casa, y porque por fin han conseguido hacer un equipo cuya mayor estrella es esa, el bloque. Bien aderezada, por supuesto, con jugones como Neymar, Óscar o Pato. Italia ya demostró en la pasada Eurocopa que ha sabido reinventarse y convertirse, seis años después de ser campeona del mundo, en una nueva gran potencia.

Estos dos son, a priori, quienes más números tienen de clasificarse. Pero Japón y México no se andarán con bromas. Los nipones han dejado claro en la última década que su fútbol sigue creciendo a pasos agigantados, y tienen una oportunidad de oro para demostrarlo; y los aztecas, sin grandes alardes, siempre son un rival muy complicado, difícil de superar, y que además ahora pretende recoger los frutos de una selección que se proclamó campeona de los Juegos Olímpicos tras imponerse, precisamente, a Brasil.

En Deportes

    0
    comentarios