Menú

Raúl levanta a un Bernabéu entregado a su capitán

El estadio al completo ovacionó al mítico capitán del Real Madrid durante el trofeo Santiago Bernabéu.

0

Tres años más tarde, el Bernabéu le dedicó la despedida que se merecía y que no pudo recibir en su adiós. Más de 80.000 gargantas ovacionaron al mítico capitán blanco, al alma del Real Madrid, a ese delantero listo como el solo, generoso en el pase y entregado en el juego. Raúl González Blanco volvió a vestir la camiseta blanca con su 7 de siempre, cedido por Cristiano Ronaldo, y volvió a sentir la emoción de mandar el balón al fondo de la red.

El Real Madrid se llevó el Trofeo Santiago Bernabéu tras vencer al Al- Sadd catarí por 5-0, con goles de Raúl, Isco, Benzema y doblete de Jesé. Pero en este encuentro, el resultado fue lo de menos. Los cientos de banderas, pancartas y mosaicos con el nombre del homenajeado evidenciaban que la noche era diferente. Se iba a vivir un viaje al pasado y de hecho, hasta se volvió a escuchar aquello de "Raúl selección".

Sonó el himno del centenario del Real Madrid, salieron los titulares elegidos por Ancelotti, y tras ellos, Raúl. Tras agradecer el ensordecedor aplauso, subió a saludar al Rey al palco de honor y fue allí, tras besar a sus cinco hijos, cuando no pudo contener las lágrimas. Con esa emoción, empezó el partido, vistiendo la camiseta del Real Madrid y portando el brazalete de capitán.

Aplausos para Casillas

Raúl era el hombre que buscaban todas las cámaras, pero el estadio quiso nombrar a un actor secundario. Casillas, que salió desde el inicio, fue vitoreado en numerosas ocasiones por la mayoría de los presentes entre gritos de "Iker, Iker" que acallaban algunos otros pitos.

Tras el descanso, Raúl se puso la camiseta del conjunto de Qatar y entregó su camiseta a Cristiano. Ancelotti dio entrada a Diego López, Morata, Benzema o Isco, que puso el 2-0 tras un remate de cabeza a pase de Carvajal.

El tercero fue obra de Benzema en el 78 de la segunda mitad desde los once metros. Minutos más tarde, Jesé reivindicó el juego de la cantera con un doblete; el primero, por el interior, desde el borde del área, con un balón raso que mandó cruzado; y el segundo, en un mano a mano con el portero visitante.

Con el 5-0 terminó el partido. El Real Madrid se llevó el trofeo y Raúl se marchó del césped tal y como entró, entre aplausos. Le vimos torear en el campo, silenciar a la grada y levantar el ánimo del equipo durante los años que pasó en la casa blanca, tiempo en el que ganó seis Ligas, cuatro Supercopas, tres Champions, dos Intercontinentales y una Supercopa de Europa. Toda esa entrega, fue devuelta por la afición. Gracias Raúl.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios