Menú

Premier League

Manchester United-Liverpool: la historia de una rivalidad eterna

Los dos clubes más laureados de Inglaterra se enfrentaron por primera vez en 1894, y de momento el balance es favorable a los red devils.

0
Los dos clubes más laureados de Inglaterra se enfrentaron por primera vez en 1894, y de momento el balance es favorable a los red devils.
Lance del último duelo Liverpool-United, jugado en Anfield el pasado 22 de marzo (1-2). | Cordon Press

Saltan chispas cada vez que se enfrentan en el campo. Ambos protagonizan el llamado Derbi del Noroeste de Inglaterra, pero en realidad es el clásico del fútbol inglés por excelencia. No en vano, estamos hablando de los dos clubes más exitosos del país, con 121 títulos entre ambos: 62 para el Manchester United fundado en 1878 bajo la denominación de Newton Heath LYR Football Club– y 59 para el Liverpool creado en 1892 por un hombre de negocios llamado John Houlding. Dos rivales históricos, dos pesos pesados no sólo del fútbol inglés, sino también mundial, con cinco Copas de Europa para el club de Anfield y tres para los diablos rojos.

Además de por el número de títulos ganados, de momento el dominio corresponde al United: de los 192 partidos en los que se han enfrentado a lo largo de la historia, el club de Manchester ha ganado 77, mientras que el Liverpool se impuso en 64 y los 51 restantes acabaron en empate. El primer duelo se produjo el 28 de abril de 1894, con victoria por 2-0 para el Liverpool frente al Newton Heath. Un año y medio después, el 12 de octubre de 1895, el Liverpool volvió a ganar al conjunto mancuniano gentilicio de Manchester, por 7 a 1, siendo la mayor goleada de un equipo sobre el otro hasta la fecha.

Plantila del Newton Heath en la temporada 1892-93. | Wikipedia

El cuadro de Manchester se vengó apenas tres semanas después con un triunfo por 5-2 en Bank Street, que era el campo que tenían en el suburbio de Clayton antes de la inauguración de Old Trafford en febrero de 1910.

La lucha por la importación del algodón

Pero, ¿cómo nació la rivalidad entre los dos clubes más laureados de Inglaterra? Todo empezó con la crisis financiera mundial que se desató a finales de 1857 (Pánico de 1857). Estados Unidos abordó una serie de reformas que enfrentaron al Norte proteccionistas con su creciente industria y al Sur librecambista para seguir exportando algodón, desembocando años después en la Guerra de Secesión (1861-1865), culpable de paralizar la antigua relación comercial y financiera con el extranjero.

Batalla de Chickamauga en la Guerra de Secesión estadounidense. | WIkipedia

Inglaterra pensó que ganarían los Estados Confederados de América, integrados por once estados del Sur que proclamaron su independencia. Pero se equivocó. La victoria fue para la Unión y sus previsiones tuvieron graves consecuencias, también en lo que a la importación de algodón se refiere. Los puertos del sur de Inglaterra se bloquearon y los ingleses se vieron obligados a dejar de importar esta materia prima.

Años después, en plena Segunda Revolución Industrial, el noreste del país inició una lucha por la supremacía del comercio del algodón. Las dos ciudades referentes eran Liverpool y Manchester. Hasta entonces, la construcción en 1830 del histórico ferrocarril que unía ambas ciudades era un signo de la interdependencia entre ambas urbes, separadas por apenas 50 kilómetros. En lo que a la lucha por el algodón se refiere, Liverpool había construido la primera dársena del país, además de haberse convertido en uno de los principales puertos del mundo, pero en Manchester estaban las grandes fábricas de tejidos e hilaturas. La importación recalaba siempre en la ciudad del río Mersey y las materias primas salían y llegaban desde allí, siendo dirigidas después a Manchester.

Vista de la ciudad de Liverpool. | Wikipedia

Pero los mancunianos supieron reaccionar con la construcción del Manchester Ship Canal, una gran obra para transportar las mercancías desde Salford sin pasar por Liverpool, evitando de esta forma los aranceles. Una construcción que, según varios historiadores, fue la clave que desató la rivalidad entre las dos ciudades vecinas y, por consiguiente, entre sus dos clubes de fútbol, el Liverpool FC y el Manchester United, que se llamó Newton Heath hasta 1902.

La construcción del canal finalizó en diciembre de 1893 y fue inaugurado un mes después el 1 de enero de 1894, pocas fechas antes del primer partido entre los dos equipos. Así, la rivalidad había cambiado de escenario y del algodón se había pasado al césped.

Aspecto de la ciudad de Manchester. | Wikipedia

Con el paso del tiempo y la profesionalización del fútbol, la rivalidad entre United y Liverpool fue en aumento. Las ciudades crecieron y, con ellas, sus clubes y sus aficiones. No fue hasta la década de 1920 cuando los enfrentamientos entre Liverpool y Manchester United empezaron a adquirir la categoría de clásico.

La época de Busby y Bill Shankly

En la segunda mitad de la década de los 50, los diablos rojos se alternaban el reinado en Inglaterra con el Wolwerhampton Wanderers. Aquel Manchester United era el equipo de los Busby Babes. Era el United liderado en el campo por el mitico Bobby Charlton, uno de los 21 supervivientes del desastre aéreo de Múnich, el accidente de avión que tuvo lugar el 6 de febrero de 1958 en el aeropuerto de Múnich-Riem y en el que fallecieron 23 personas, entre futbolistas y miembros del cuerpo técnico del club y personal aéreo, tras un partido de cuartos de final de la Copa de Europa en Belgrado contra el Estrella Roja.

SIr Matt Busby, leyenda del Manchester United. | Cordon Press

Siete futbolistas del United que viajaban en el avión fallecieron en el acto, mientras que Duncan Edwards, una de las mayores promesas del país, moriría quince días después a causa de sus heridas. Otros dos jugadores tuvieron que abandonar la práctica del fútbol debido a sus lesiones. Un auténtico drama mundial. El entrenador, el escocés Matt Busby, también tuvo que ser hospitalizado durante varios meses a causa del siniestro.

El United tuvo que ser reconstruido completamente, con Jimmy Murphy como técnico provisional mientras Busby –el segundo entrenador más longevo en la historia del club tras Sir Alex Ferguson al dirigir al equipo entre 1945 y 1969 se recuperaba de sus heridas. Y esa reconstrucción giró en torno a Bobby Charlton, uno de los futbolistas con más proyección en ese momento en el fútbol mundial. Poco después, se incorporarían al equipo jugadores como Denis Law, Paddy Crerand y George Best. Ellos formaron la base de aquel United que ganó su primera Copa de Europa en 1968 tras derrotar al Benfica de Eusebio en la final de Wembley.

El Liverpool, por su parte, caminaba sin pena ni gloria por la Second Division. Pero hubo un hecho que acabaría cambiando la historia del club. En 1959, el presidente Tom Williams llamó por teléfono al entonces técnico del Huddersfield Town, que había sido jugador del Preston North End. Se trataba del escocés Bill Shankly, que acabaría convirtiéndose en figura clave y leyenda del club de Anfield. "¿Le gustaría entrenar al mejor equipo del país?", le preguntó Williams, a lo que Shankly, ni corto ni perezoso, respondió con otra pregunta: "¿Por qué, es que se marcha Busby del United?".

Bill Shankly, técnico del Liverpool entre 1959 y 1974. | Wikipedia

Shankly, un hombre de pocas palabras y modales secos, revolucionó el equipo de Mersey a su llegada, sembrando la semilla del mejor Liverpool de la historia, el que dominaría el fútbol europeo en la década de los 70 y los 80. Tras algunas temporadas en la Second Division, el escocés llevó a los Reds a la First Division en 1963 y al año siguiente le dio el sexto título liguero de su historia. Como contragolpe, el United de Busby ganaría la liga en 1965.

Eran años en los que había una buena relación entre los dos clubes. Busby y Shankly se tenían un gran respeto mutuo. Y entre ellos había también una buena amistad: no en vano, Shankly solía acudir a la casa de Busby una vez a la semana para charlar y tomar el té, y viceversa. Paddy Crerand, por su parte, dijo en más de una ocasión que si el United no podía levantar un trofeo, prefería que fuera el Liverpool el que lo hiciera. Una relación idílica.

Dalglish, Keegan y el auge de los 'hooligans'

Sin embargo, las tornas cambiaron en la década de los 70 con el auge de los hooligans y la animadversión creció hasta límites insospechados. Para los aficionados mancunianos, el Liverpool era la imagen de la arrogancia durante la década de los 70 y los 80, coincidiendo con la época más gloriosa de los Reds en la que levantaron todo tipo de trofeos –entre ellos, las dos primeras Copas de Europa consecutivas en 1977 y 1978, mientras que el United incluso descendió a la Second Division. Era la época en la que el equipo de Merseyside contaba con jugadores de la talla de Kenny Dalglish, Kevin Keegan, Ian Rush, Terry McDermott, Phil Neal o Bruce Grobbelar, entre otros.

Kenny Dalglish, un mito en la historia del Liverpool. | Archivo

Además de aquellas dos Orejonas conquistadas en los 70, el Liverpool ganó otras dos Copas de Europa a principios de los 80: en 1981 se impuso al Real Madrid y en 1984 a la Roma en los penaltis. Un año después perdió la final frente a la Juventus de Turín. Aquel día, 29 de mayo de 1985, pasaría a la historia como la Tragedia de Heysel, el estadio de Bruselas donde fallecieron 39 personas –en su mayoría italianos, seguidores de la Juve y otras 600 resultaron heridas como consecuencia de una avalancha por parte de hooligans ingleses. El partido se acabaría jugando y ganó la Vecchia Signora, con un gol de Michel Platini, pero los italianos ni siquiera lo celebraron. Fue la final del horror.

Tragedia de Heysel en 1985. | Archivo

Tragedias al margen, lo cierto es que el mayor glamour del Manchester United siempre cayó como una bomba en Liverpool: cuando los Reds dominaban Inglaterra y Europa, siempre se le dio más repercusión mediática a los de Old Trafford. Así lo denunciaron reiteradamente mitos del Liverpool como Kenny Dalglish o Graeme Souness, recriminando constantemente a la prensa su predilección por los red devils.

Dos de los personajes del United más odiados por la afición del Liverpool son Alex Ferguson y Eric Cantona: en 1996, en la final de la FA Cup, al técnico escocés le propinaron un puñetazo en las gradas de Wembley cuando subía al palco a recoger el trofeo, mientras que al polémico delantero francés, autor del único gol del partido (0-1), le escupieron en la cara. Diez años después, también en la FA Cup, la ambulancia que transportaba al polivalente jugador Alan Smith fue atacada con excrementos por parte de aficionados del Liverpool en su camino hacia el hospital.

Eric Cantona y Alex Ferguson, odiados por la afición del Liverpool. | Archivo

Hace unos años, en un partido de la Premier League en Old Trafford contra el Liverpool, seis seguidores del United fueron expulsados del estadio por mostrar sus partes íntimas a la afición rival.

Son algunos de los altercados protagonizados por los hinchas de dos equipos que tradicionalmente son los grandes dominadores del fútbol inglés, pese a haber visto cómo Chelsea, Manchester City y Arsenal les han comido terreno en los últimos años. Es por ello que el gran clásico de la Premier League no atraviesa actualmente su mejor momento. Los diablos rojos ganaron su última Premier en 2013, mientras la sequía en Anfield está siendo mucha más larga, pues la última ocasión en la que los Reds se proclamaron campeones fue en 1990.

Un pacto no escrito que dura medio siglo

Dentro de esta gran rivalidad, hay también un pacto no escrito entre ambos clubes que se viene cumpliendo desde hace medio siglo: un futbolista no debe abandonar el Manchester United para fichar por el Liverpool y viceversa. Un pacto que a punto estuvo de romperse en 2007, cuando Gabriel Heinze abandonó Old Trafford y estuvo cerca de recalar en Anfield, aunque finalmente el central argentino acabaría fichando por el Real Madrid. Sí hemos visto jugadores que han vestido las dos camisetas, como es el caso de Michael Owen, Paul Ince y Peter Beardsley, pero habiendo militado en otros equipos entre medias.

Michael Owen, con la camiseta del Liverpol y con la del United.

El último jugador que abandonó el Liverpool para fichar por el Manchester United fue el centrocampista Allenby C. Chilton, en 1938. Quince años después, el defensa Thomas McNulty fue traspasado del United al club de Anfield por 7.000 libras. El mismo camino siguió después, en 1964, el delantero Phil Chisnall, marchándose de Old Trafford al conjunto red a cambio de 25.000 libras.

Son los últimos casos de jugadores que se han ido del United al Liverpool. Y en un camino inverso, Raheem Sterling podría seguir ahora los pasos de Chilton 77 años después. El delantero internacional inglés, de sólo 20 años, medita abandonar Anfield y fichar por el Manchester United el equipo de Louis van Gaal puede jugar Champions la próxima temporada, aunque deberá pasar por la previa, mientras que el de Brendan Rodgers tendrá que conformarse con la Europa League–, pese a que también hay otros clubes que estarían interesados en sus servicios como el Manchester City o el Real Madrid.

Ocurra finalmente el salto de Sterling a los diablos rojos o no, de momento se mantiene esta larga sequía de traspasos entre los dos clubes más importantes del fútbol inglés, que volverán a enfrentarse el sábado 12 de septiembre en Old Trafford, en partido correspondiente a la quinta jornada de la Premier League 2015/16. Un duelo que tendrá su morbo, como el último que enfrentó a ambos el pasado 22 de marzo en Anfield –ganaron los red devils por 1-2, con dos goles de Juan Mata para el cuadro visitante–, independientemente de cómo lleguen los dos equipos, y en el que siempre saltarán chispas.

Raheem Sterling, en la órbita del Manchester United. | Archivo


Títulos

Liverpool: 18 ligas, 7 FA Cup, 8 Copas de la Liga, 5 Copas de Europa, 3 Copas de la UEFA, 15 Community Shield y 3 Supercopas de Europa. | Total: 59
Manchester Utd.: 20 ligas, 11 FA Cup, 4 Copas de la Liga, 3 Copas de Europa, 1 Recopa de Europa, 20 Community Shield, 1 Supercopa de Europa, 1 Copa Intercontinental y 1 Mundial de Clubes. | Total: 62

0
comentarios

Servicios