Menú

Copa del Rey

Desde Qatar a León: llega a España Aspire Academy

Felipe Llamazares, exárbitro ACB y gerente de la Cultural Leonesa, nos acerca un proyecto único en España que tendrá su base en León.

0
Felipe Llamazares, exárbitro ACB y gerente de la Cultural Leonesa, nos acerca un proyecto único en España que tendrá su base en León.
Mega instalaciones de Aspire en Doha | Twitter

La Cultural y Deportiva Leonesa, equipo histórico del fútbol español con más de 90 años de vida, lleva cuatro décadas sumido en una profunda crisis deportiva. Anclado en la deficitaria e hipertrofiada Segunda B, en León añoran fútbol de primer nivel. Desde su conversión en Sociedad Anónima Deportiva, en 2001, con la llegada de un nuevo y coqueto estadio -Reino de León-, fueron muchos los buitres privados que se acercaron intrigados por el tufillo a dinero.

Con el paso de los años y la llegada de la crisis del ladrillo, esos mismos buitres accionistas privados fueron abandonando el barco, dejando un agujero de 6 millones de euros imposible de soportar en la división de bronce. En diciembre de 2010 la Cultural llegó a solicitar su liquidación, aunque finalmente logró sortear la desaparición.

El club descendió administrativamente a Tercera y se vio envuelto en el habitual circo que rodea a los equipos en apuros: empresas fantasma, millonarios desconocidos y agentes de dudosa reputación merodeaban en torno al moribundo con promesas de inversiones tan maravillosas como surrealistas. A trancas y barrancas, la Cultu logró el retorno y la permanencia en Segunda B, pero los problemas económicos no tardaron en volver a escena.

Camiseta esmoquin aparte, la imaginativa búsqueda de recursos había sido totalmente infructuosa. La deuda seguía aumentado y este verano se llegó a la situación límite; o se abonaban 200.000 euros o la sociedad se liquidaba. Tras vivir momentos de estrés y melancolía por ver morir a un clásico, la creatividad del gerente (y exárbitro ACB) Felipe Llamazares, lo cambió todo. Llamazares ha conseguido asegurar, gracias a su ingenio, la viabilidad de la Cultu.

La Cultural y Deportiva Leonesa pasa a ser propiedad de Aspire Academy, organización qatarí. La operación, cerrada en torno a 1’7 millones de euros (cantidad de la que Aspire ya ha ingresado 200.000 euros para hacer frente a los impagos que amenazaban con un nuevo descenso administrativo), supone la liquidación total de la deuda culturalista. Estos días Felipe se encuentra en Qatar inspeccionando a las instalaciones de Aspire, y haciéndose una ilusión mental de lo que puede reportar este convenio a León y a la Cultural. A pesar de estar en la otra punta del Mundo, Llamazares hace un hueco para atender a Libertad Digital.

Con la boca abierta y deslumbrado por las espectaculares instalaciones de Aspire en Qatar, Felipe Llamamazares se relame. Tras pasar un momento crítico con su equipo, la Cultural, al borde del abismo, el mítico colegiado exACB vive momentos de ilusión.

¿Qué es, exactamente, Aspire Academy?

Es una organización gubernamental montada en Qatar para formar y promocionar a los jóvenes, no solo en el deporte sino también como personas. Forman, prácticamente, a todos los futbolistas que están llegando a la selección de Qatar. Tienen otro centro de formación de jóvenes en África y quiere montar, que es lo que se está haciendo ya, otro centro de formación de futbolistas y de personas en España con la Cultural, para que lleguen al mundo profesional del fútbol.

Ya hay un antecedente con Aspire como es el Eupen belga

Sí, hace tres años compraron el Eupen, otro equipo que estaba en una situación económica muy delicada también. Y el año pasado el conjunto belga, que ha sido el equipo que más jugadores jóvenes tenía de Europa en todas las competiciones, jóvenes que venían de las propias academias de Aspire en Qatar y en África, se quedó a las puertas del ascenso a la primera división belga. Ese fue el primer eslabón para terminar el proceso de formación de los futbolistas. Una cosa es el entrenamiento y otra muy distinta es la competición, y ahí es donde entra en escena tanto el conjunto belga como nosotros, la Cultural. El objetivo de Aspire es disponer de equipos profesionales en ligas potentes donde poder terminar de desarrollar a sus promesas. Desembarcan en la Cultural para dar un paso más en una liga mucho más potente.

¿Van a llegar jugadores qataríes a la Cultural Leonesa?

Sin duda. Ya han llegado tres jugadores qataríes, dos de ellos que forman parte de la selección olímpica de Qatar, y también ha llegado otro jugador que llega del Eupen belga, que es de la Escuela de Aspire en África. Poco a poco irán llegando más jugadores para completar ese nivel de formación y para impulsar a la Cultural leonesa con jugadores de más nivel.

¿Este centro de formación es exclusivamente de jugadores qataríes?

Fundamentalmente el núcleo de jugadores es qataríes. Pero hay otro foco en África con la escuela que tiene allí Aspire, y ahora se quiere crear otro en León.

Por tanto, ¿Este proyecto es un respaldarazo importantísimo para el fútbol base leonés?

Sin duda. Este va a ser el impulso definitivo. Mira, está misma tarde vamos a ir a ver un gimnasio que ha montado Di Salvo, el que fue preparador físico del Real Madrid, para trabajar con los jugadores jóvenes de aquí, y que poco a poco lo implantaremos en León con todas las ventajas del trabajo personalizado e individualizado para que lo aprovechen todos los jugadores de la cantera de la Cultural. Los de ahora y los que vengan en un futuro.

¿Aspire Academy va a invertir dinero en la planificación deportiva?

No. Este es un proyecto diferente. No se va a tirar de talonario. El dinero se va a invertir en instalaciones, en formar técnicos y jugadores...en poner unos buenos cimientos para construir un proyecto sólido. Ahora estamos en los cimientos y tenemos que ir despacio. Si nos precipitamos, podemos poner mal los cimientos y que se nos caiga el edificio. Nosotros lo que queremos es que este edificio de la Cultural vaya poco a poco.

¿Cómo llega Aspire a León?

Aspire estaba buscando un proyecto en España, y el abogado de Aspire en nuestro país era José Lasa, el exjugador del Real Madrid de baloncesto, y otra persona que participa en el proyecto es Fernando Martín. A través de ellos, comenzaron los contactos y al final la cosa fraguó.

Con un proyecto totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en nuestro país, alejado de los fichajes mediáticos y de los focos, pero que pretende dotar de bases sólidas a un equipo, la Cultural, al que en breve no será extraño verlo por los campos de primera. Para terminar Llamazares lanza un mensaje. "Que la euforia no nos acelere. Dotar de instalaciones e infraestructura al club es el objetivo principal. Una vez puestos los cimientos, el futuro deportivo vendrá por sí solo. Trabajar abajo y no tener techo para ir subiendo.

En los próximos cuatro o cinco años quiere ver al equipo consolidado, al menos, en segunda división.

0
comentarios