Menú

Bartomeu y Rosell abandonan la AN sin aclarar el fichaje de Neymar

Los últimos presidentes del Barça no responden sobre la segunda vertiente del caso que investiga delitos de estafa y corrupción entre particulares.

6

No dan más explicaciones ante el juez ni a los medios. El presidente del FC Barcelona, Josep María Bartomeu, y su antecesor en el cargo, Sandro Rosell, han permanecido una hora y media en dependencias de la Audiencia Nacional. Con el magistrado José de la Mata, sin embargo, poco más de diez minutos en los que se han ratificado en las declaraciones prestadas entre julio de 2015 y febrero de 2015 ante el titular de su Juzgado Central de Instrucción 5, por entonces Pablo Ruz. Dieron cuenta por presuntos delitos discales, societarios y de apropiación indebida en el llamado Caso Neymar 1, que investigaba un pago de 40 millones del club azulgrana a la empresa de los padres de futbolista: si eran prima de traspaso o sueldo y si se tributaron correctamente.

Aquella causa se instruye en los Juzgados de Barcelona y este lunes la Audiencia Nacional ha trabajado en el denominado Caso Neymar 2. Surge a raíz de una querella que interpuso la empresa de representación DIS, propietaria del 40% de los derechos federativos del brasileño. Como tal, le correspondía ese porcentaje del montante fijado para el traspaso de Neymar. Según expone en su queja, lo cobró sobre 17 millones de euros en los que ambos equipos (Barça y Santos FC) tasaron inicialmente el fichaje, lejos de los más de 83 millones calculados por la investigación y de los 94 que cifra la Fiscalía Anticorrupción. De la presunta usurpación de la diferencia nacen los presuntos delitos de estafa y corrupción entre particulares.

Figuran siete investigados, anteriormente conocidos como imputados. Seis que declaran este lunes: Josep María Bartomeu; Sandro Rosell; el Barcelona como persona jurídica representado por su director general, Nacho Mestre; el Santos como persona jurídica; y los dos últimos presidentes del equipo brasileño, Luis Álvaro de Oliveira (que se ausenta por enfermedad) y el actual, Odilio Rodríguez. Y otros cuatro que comparecen este martes: Neymar Jr; su padre, Neymar da Silva Santos; la madre del delantero, Nadine Gonçalves da Silva Santos; y un representante de N&N Consultoría Esporteiva e Empresarial LTDA, empresa de los progenitores del delantero propietaria del 60% de los derechos federativos.

Dicen que sí, pero no declaran

"Esta mañana los señores si han declarado, lo digo porque ha habido alguna información que decía que no. Han ratificado los hechos que declararon ante este mismo juez y fiscal. Estamos tranquilos y por supuesto muy confiados en el buen hacer de la Justicia". Es la versión de Josep Vives, portavoz del FC Barcelona. En definitiva, los dos últimos presidentes del equipo no han aportado nada nuevo. Según la postura oficial, se habla "de los mismos hechos que se están enjuiciando en Barcelona y por eso teníamos que decir exactamente lo mismo". Aunque se han olvidado del aspecto más polémico en la investigación: "No hemos hablado de ninguna cifra. Hay una declaración en la que sí hablamos de todo, que consta ante el juez".

En aquellos testimonios a los que se refiere, Bartomeu y Rosell sostuvieron que el Barcelona "lo había hecho todo bien". Vives ha querido subrayar este punto: "En primer lugar, hemos hecho las cosas bien, negamos que se haya hecho nada mal en la gestión". Aunque ha rehusado preguntas sobre los detalles tanto de la acusación durante el interrogatorio como de los medios de comunicación a la salida de la operación: "Las partes si lo estiman conveniente darán más detalles del contenido de la investigación".

Inferior a la oferta del Madrid

La Justicia duda acerca de varias aristas del fichaje. Por ejemplo, la querella de DIS hace referencia también a un pago de 40 millones de euros efectuado por el Barça a la empresa de los padres de Neymar. La entidad catalana perseguiría con ese acuerdo amarrar el fichaje de la estrella canarinha: al amparo de aquella rúbrica, Neymar recalaría en Barcelona en 2014, finalizado su contrato con el Santos, y de incumplirse lo pactado por alguna de las partes -el club o el entorno del jugador- compensaría a la otra con dicha cantidad. Dado que se adelantó la compra a 2013, fue el cuadro culé quien abordó el cargo, fraccionado en un primer abono de 10 millones y otro de 30.

En el auto de admisión a trámite de la querella de DIS, el juez de la Mata consideró los indicios que apuntan a un fichaje "fuera de la normal competencia" y por un valor "inferior al del mercado". Según fuentes jurídicas, el magistrado solicitó a Real Madrid, Manchester United, Bayern Münich y Chelsea sus ofertas por Neymar. Solo contestaron el equipo español, que cifró la suya en 45 millones de euros y la escuadra alemana que no concretó ninguna cifra. Al parecer, el entorno de Neymar desestimó esta opción en virtud del precontrato firmado con perjuicio en caso de incumplimiento.

Y aparece un último conflicto, el coste real, el dinero total que pagó el Barcelona por Neymar. La investigación de la Audiencia Nacional suma más de 83 millones de euros: 17 por los derechos federativos, 40 por el acuerdo entre el club y el futbolista, y el resto por una serie de "contratos simulados", en palabras del juez, que "pretendían disfrazar lo que en realidad era el pago por la transmisión de los derechos federativos con otros conceptos que no obedecían a la realidad".

Habrían consistido en el pago de 7,9 millones de euros por un convenio de colaboración en materia de fútbol base que habría permitido la adquisición por parte del Barça de los jugadores Víctor Andrade Santos (3,2 millones), Givanildo Pulgas Da Silva (1,8 millones) y Gabriel Barbosa Almeida (2,9 millones). También la celebración de un partido amistoso en Brasil con Neymar como jugador del Barça, que de no celebrarse, como así ha sido hasta la fecha, suponía un pago de 4,5 millones al Santos.

El juez explicaba que estos dos acuerdos se firmaron "prácticamente en la misma fecha que la transferencia de los derechos federativos", y que presuntamente supondrían "una simulación contractual dirigida a perjudicar a DIS", que debería haber recibido "un porcentaje" de los mismos.

Peticiones de prisión

En el primer procedimiento por el fichaje de Neymar la Fiscalía pide que Bartomeu sea condenado a dos años y tres meses de cárcel y Rosell a siete años y medio, al tiempo que reclama que los dos mandatarios y el propio club abonen multas e indemnizaciones por responsabilidad civil que superan los 62,6 millones de euros.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios