Menú

Ridículo espantoso de Irene Montero al llamar negro a Dani Olmo

La eurodiputada de Podemos intenta sacar rédito político con un discurso populista y termina siendo el hazme reír de las redes.

La eurodiputada de Podemos intenta sacar rédito político con un discurso populista y termina siendo el hazme reír de las redes.
La eurodiputada y número dos de Podemos, Irene Montero, atiende a los medios de comunicación durante la manifestación estatal del Orgullo | Europa Press

Irene Montero no pierde la ocasión siempre que puede de tirar de populismo. La eurodiputada de Podemos no defrauda y en esta ocasión ha intentado politizar el espectacular triunfo de la selección española de fútbol y lo que ha conseguido es quedar retratada y en ridículo.

Montero confundió a Dani Olmo con Nico Williams, llamó al futbolista del Leipzig persona "racializada" y tuvo que recoger cable y borrar el vídeo que subió al ser objeto de todo tipo de mofas, memes y burlas varias.

"Estoy muy contenta porque ayer la selección masculina de fútbol hizo que España pasase a la final de la Eurocopa. Y los dos goles los marcaron dos personas racializadas, personas que normalmente reciben el odio, el racismo de una parte de la sociedad, también de las instituciones. Un racismo que lo asocia con la inmigración y a las personas racializadas falsamente con la delincuencia y que les criminaliza", comentó Montero.

Irene intentó marcarse su banal discurso contra el racismo, un racismo que no tiene cabida alguna en esta selección en la que dos de sus puntales son Nico Williams y Lamine Yamal. Demostró lo poco o nada que le importan el fútbol con una confusión -llamó negro a Dani Olmo- que indica claramente que ni siquiera vio la semifinal. Eso sí, para hacer campaña política, el fútbol como cualquier cosa, es una herramienta más que valida, debió pensar.

Políticas públicas que levantan muros y fronteras en vez de llevar a cabo acogidas y que ningún ser humano es ilegal. Políticas públicas que compran esa idea como el Pacto de Migración y Asilo de la Unión Europea de que la inmigración es una amenaza.

Y bueno, en realidad ayer quedó muy claro a ojos de todo el mundo que España es Nico Williams, sus padres saltaron la valla de Melilla, fueron detenidos, sufrieron el riesgo de ser deportados. España es Lamine Yamal, que celebra el gol haciendo el número 304, que es el código postal de su barrio. Un barrio, en Mataró, que la extrema derecha llama estercolero multicultural

Lamine Yamal viene de una familia antifascista. Su padre ha sido multado por enfrentarse al fascismo de Vox. Creo que en un día como hoy es muy importante recordar a Nico y Lamine que ningún ser humano es ilegal y en España necesitamos políticas antirracistas, mucha educación y servicios públicos y derogar la Ley de Extranjería, porque ningún ser humano es ilegal. Lo que necesitamos en nuestras fronteras son mantas, comida caliente y que las personas que migran tengan sus derechos garantizados

Montero ha descubierto en pleno siglo XXI que el fútbol lo juegan personas de todos los estatus sociales. Su grotesco y rancio discurso le estalló en la cara firmando una actuación estelar.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso